Luis García Bendezú

author

lgarcia@comercio.com.pe

Los motivos nunca faltaron. Ya sea por la promesa de ganar más dinero, por el desempleo, por la inseguridad o por seguir a sus familias, desde la década de 1930 casi cuatro millones de peruanos se fueron del país para forjarse un futuro en el exterior, según una investigación del Instituto Nacional de Estadística e Informática ().

Aunque la de los peruanos por el mundo se mantuvo estable durante la mayor parte del siglo XX, a partir de 1975 esta tendencia estalló debido a la crisis económica generada durante el gobierno militar. En las siguientes dos décadas, el y la hiperinflación añadieron más leña al fuego. Para miles de jóvenes –hoy adultos de aproximadamente 40 años– el Perú de hace 25 años no era una nación, era una trampa.

Esta sombría perspectiva tardó mucho en sanar. Aunque el PBI per cápita empezó a subir paulatinamente desde 1994, la salida creciente de compatriotas no se detuvo sino hasta el 2009, cuando llegó a su tope histórico. Ese año, más de 222 mil peruanos se fueron. “La recuperación económica se empieza a sentir en los últimos años de la primera década del siglo XXI. Otro factor es que muchos de los que se fueron en los 90, ya instalados en otros países, empezaron a jalar a sus familiares”, detalla el jefe del INEI, Aníbal Sánchez, a El Comercio.

Hoy, que se conmemora el Día Internacional del Migrante, el panorama es distinto. Desde el 2010, la emigración internacional de peruanos solo registra tasas negativas. Se pasó de 198 mil salidas en ese año a 160 mil en el 2015. Al mismo tiempo, el número de peruanos que regresa del exterior ha crecido desde el 2006. Cada año retornan unos 25 mil compatriotas, la mayoría desde Chile.

En el 2009 la migración internacional peruana llegó a su tope. Ese año, 222 mil compatriotas se fueron al extranjero para no volver. Desde el 2010, las tasas de salida de peruanos es negativa. (Foto: Alonso Chero / El Comercio)

La recomposición económica del Perú no es el único factor que debe ser tomado en cuenta. “También importan las crisis de los países receptores. En Europa, por ejemplo, le ha ido muy mal a España. Y en Estados Unidos hay un crecimiento muy lento del empleo, sobre todo del no calificado, que es al que apuntan la mayoría de migrantes nacionales”, matiza Carlos Aramburú, especialista en migraciones y docente de la Universidad Católica. Según el INEI, los países que más peruanos han recibido son Estados Unidos, España, Argentina, Chile e Italia.

—Los que más se fueron—

¿Quiénes son esos peruanos dispersos por el mundo? Según el INEI, el 56,7% eran jóvenes (de entre 15 a 39 años) y solteros en su mayoría (64,1%). Asimismo, casi el 60% de estas personas solo contaba con educación básica (colegio) cuando se fueron. A diferencia de lo que ocurre en otros países, donde la mayoría de migrantes son hombres, las peruanas superan ligeramente (51,4% ) a sus compañeros migrantes varones.

Mira aquí los datos completos sobre la migración de peruanos al extranjero. (Fuente: INEI. Infografía: Víctor Sanjinez)

Respecto a su procedencia, los distritos de (Lima), Quiches (Áncash) y Pativilca (Lima) concentran la mayor proporción de hogares con al menos un migrante internacional. “Estos hogares son especiales porque reciben remesas. Si la economía falla en los países receptores, también impactará en estos distritos peruanos”, explica Aníbal Sánchez.

En efecto, las remesas que envían los peruanos en el exterior no son desdeñables para la economía. Estas han ido creciendo desde el 2009 y este año superarán los US$2.849 millones. El INEI estima que el 41,5% de nuestros migrantes envía dinero a sus familiares, la mayor parte lo hace mensual o quincenalmente.

Lee también:

TAGS RELACIONADOS