Hasta el 2015, Piura perdía anualmente una tasa promedio de 19 mil 698 hectáreas (has) de bosque por año. Ese año se realizó el último estudio de deforestación, que reveló que esta región norteña ha perdido desde 1990 hasta el 2015 unas 677 mil 294 has, que representan la tercera parte de la totalidad de bosques en esta zona.

El primer semestre de este año, las autoridades forestales y el Gobierno Regional de Piura realizarán un nuevo estudio de deforestación, para saber si esta ha disminuido o aumentado. Hay preocupación en el jefe de la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre (ATFF) de Piura, Juan Otivo. Las dos principales causas de la deforestación en Piura son la agricultura migratoria y la tala ilegal.

El año pasado, la ATFF de Piura incautó 8 mil 759 kilos de carbón vegetal de algarrobo, 21 mil 019 unidades de leña de algarrobo, 1.8 toneladas de palo santo en trozos y 115.98 m3 de otras especies, como faique, zapote, pino, guayacán, ceibo y charán. Sin embargo, Otivo sabe que todos los días –a esta misma hora– siguen traficando carbón y leña en los bosques de Piura. Hay muchas rutas de escape y poco personal y recursos logísticos.

-El nuevo plan-

La tala ilegal es un problema complejo que Otivo ha estudiado desde que estaba en el sector privado. Por ejemplo, las rutas por donde los taladores sacan el carbón vegetal y la leña de algarrobo son: el peaje de Bayóvar (producto del Bajo Piura), el Km. 65 de carretera Piura-Chulucanas (producto de la selva y Huancabamba), el complejo Guineo de Aduanas, en Suyo, (lo que viene de la frontera y Ayabaca), y Marcavelica (por aquí pasa el producto de Tumbes y Lancones).

En esas zonas –donde actualmente no control permanente– se vienen implementando cuatro puestos de control que buscan acabar con la tala ilegal de especies forestales en Piura. El Servicio Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) invierte S/ 1 millón 200 mil en la compra de dos camionetas y 4 motocicletas, así como en la implementación de los puestos de vigilancia.

“Debemos inaugurarlos a mediados de marzo. Ahora estamos en plena instalación de los puestos de control, que contarán con equipamiento, computadoras, para tener una base de datos que estará interconectada con la base de datos a nivel nacional. Los vehículos se sumarán a las 2 camionetas que actualmente tenemos. Y vamos a trabajar con la fiscalía del Medio Ambiente y la policía ecológica”, dijo Otivo.

-Las sanciones-

La ley forestal establece, actualmente, sanciones de hasta 10 UIT (más de S/40 mil) para los que transporten o trafiquen producto forestal de procedencia ilegal. Sin embargo, Otivo dijo que dicha suma era impagable para los infractores. “Sabemos que es problema social, y por eso hemos establecido una gradualidad de sanciones. Ahora la multa llega a S/800 ó S/1.000 para los dueños de motofurgones, por ejemplo”, dijo.

Añadió que la idea es que los taladores ilegales se formalicen en el aprovechamiento de los bosques de algarrobo, bajo planes de manejo sostenible. “Eso estamos promoviendo en las comunidades campesinas, en los caseríos, pero a la gente no le da la gana de hacer las gestiones para formalizarse”, comentó.

El año pasado fueron inmovilizados 45 vehículos que transportaban productos forestales de procedencia ilegal. Otivo dijo que su meta para este año es hacer más operativos conjuntos con la policía ecológica y de la Fiscalía del Medio Ambiente. Ambas entidades también han aquejado problemas de falta de personal y logística. Sin embargo, la inversión de Serfor para Piura espera que los anime a seguir luchando por nuestra región.

MÁS EN PERÚ

TAGS RELACIONADOS