Módulos Temas Día

Más en Piura

Los otros héroes de la inundación de Piura [CRÓNICA]

Cuatro suboficiales del Ejército rescataron a más de 100 personas el 27 de marzo, día del desborde del río Piura

Ellos fueron los primeros que rescataron gente atrapada en Catacaos, aquel fatídico 27 de marzo, cuando Piura se inundó. Comandados por el general Carlos Escudero, jefe del Agrupamiento de Artillería Inclán de Piura, se lanzaron al agua a bordo de un bote zodiac y salvaron a más de 100 personas que permanecían asustadas en los techos de sus viviendas. 


El motorista del zodiac fue el técnico EP Oswaldo Garay Cavero, de 55 años. Natural de Lima, el soldado logró surcar la torrentosa corriente hasta llegar a casa de Iana, la bebe de 45 días que fue rescatada en una batea. En ese viaje también participaron otros tres suboficiales: Hamilton Sinuiri, Jean Paul Gálvez Sánchez y Steven Acosta Rosales. 

El técnico Garay había llegado a Piura el 19 de marzo, junto a sus dos muchachos: Gálvez y Acosta, ambos de 19 años. “Trajimos dos botes. Nos mandaron a modo de prevención, sabían que podía ocurrir algo grande en Piura”, relata en el fuerte Inclán, del Ejército de Piura. En la madrugada del 27 de marzo se enteraron del desastre y a las 3 pm llegaron a Catacaos. 

Con experiencia en combate en el Alto Huallaga, Garay no dudó en manejar un zodiac, pese a las adversas condiciones del agua ese día. “Nosotros estamos preparados para rescates en tierra, mar y aire. Somos comandos, al igual que mis dos muchachos. Todos vinimos de la Escuela de Comandos del Ejército de Lima”, narra. 

Los comandos y el anfibio

Para Gálvez y Acosta, ambos soldados de 19 años, la inundación de Piura fue desesperante. “Nos pedían ayuda de todos lados. Desde los techos, la gente gritaba. Yo me desesperaba por ayudar”, comenta en voz baja Gálvez. Su compañero añade que, cuando les ganó la noche, rescataron damnificados con cuerdas. 

Los agentes también rescataron a mascotas de los damnificados. (Foto: Ralph Zapata / El Comercio)

“Había gente en los techos, que había amarrado cuerdas a los postes. Recuerdo que había una señora embarazada y un niño, a la entrada de Catacaos. Los ayudamos a bajar de los techos, con toda la corriente encima. Ese día nos acostamos a las 2 am, y despertamos tres horas después para ir a Pedregal Grande”, relata. 

A los tres los acompañó el suboficial Sinuiri, conocido como “Charapo”, de 22 años, de la compañía Anfibia de Matacaballo (Sechura, Piura). Especialista en rescate en agua, “Charapo” dice que al llegar a su base se echó a llorar. “Es difícil ver a tanta gente sin nada, cómo la corriente se llevaba patos, gallinas, pavos, toda su vida se les iba en ese río”, comenta en el interior del fuerte Inclán. 

Sinuiri añade que el día que rescataron a Iana, la bebe de la batea, se acordó de su pequeña de 3 años. “Ha sido muy valiente la madre para sacar a su hija en una batea. Se me partía el alma, porque me acordé de mi hijita”, dice al tiempo que reafirma que volvería a dejar todo en el agua, a cambio de salvar vidas. 

Los cuatro suboficiales dijeron que el ejército es su vida y animaron a los jóvenes a enrolarse en las filas de esta institución. “Hay muchos beneficios, puedes estudiar y demostrar tu servicio al país, en estos momentos en que el Perú tanto lo necesita”, dijo el técnico Garay. Los cuatro ya demostraron su amor por el Perú.

Tags Relacionados:

Piura

Fenómeno de El Niño

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada