Carlos Fernández

colaborador de El Comercio

Dcarlosfb@gmail.com

En el tercer día de estado de emergencia y aislamiento social decretado por el presidente Martín Vizcarra, las calles de la ciudad de apenas son transitadas por algunas personas o vehículos. Casi lo mismo se aprecia en las carreteras de esa región altiplánica, donde aún no se reporta ningún caso de .

La presencia de los agentes del orden por calles, avenidas, parques, plazas y centros de abastecimientos comercial, permitió un desplazamiento tranquilo de los pocos ciudadanos que transitaban hacia algún destino.

Un hecho duramente criticado por la población mediante las redes sociales y radioemisoras locales fue la autorización otorgada por la Gerencia de Transportes de la Municipalidad Provincial de Puno para que circulen cierta cantidad de taxistas para transportar pasajeros de un lugar a otro dentro de la ciudad.

Estos transportistas usaron esa autorización subiendo el costo de sus servicios en casi el triple de su precio normal. Ante el cuestionamiento generalizado, esta mañana fue cancelado esos permisos y ahora por las calles de la ciudad no circula ningún taxi.

En las carreteras que convergen hacía la ciudad de Puno, por ejemplo, desde Desaguadero, frontera con Bolivia, los pocos vehículos que circulan por esa vía deben sortear hasta unos 15 puntos de control donde los agentes del orden solicitan la debida acreditación para trasladarse de un lado a otro.

En el puerto lacustre de Puno, tampoco zarpan embarcaciones hacia sitios turísticos como los islotes flotantes de Uros o las islas Amantaní y Taquile. Una Patrullera de la Marina de Guerra y personal de dicha institución resguardan el puerto e impiden la salida de embarcaciones turísticas. En cambio, sí es permitido el zarpe de embarcaciones que trasladan a personas de esas islas, por lo general, para llevar alimentos.

En Juliaca, la circulación desmedida de mototaxistas transportando pasajeros obligó a la Policía Nacional a detenerlos e incautarles sus unidades.

A través de Facebook, el titular de la Dirección Regional de Salud de Puno, Alfredo Montesinos Espinoza, informó a la población puneña que en esta región no se reporta hasta el momento ningún caso de COVID-19 y tampoco sospechosos.

También indicó que el personal de ese sector está preparado para atender cualquier posible contagio de coronavirus, habiéndose designado una brida especial para acudir a cualquier domicilio.