Redacción EC

Más de 600 viviendas fueron destruidas en un terreno de 70 hectáreas, ubicado en , , durante un desalojo a cargo de la y el El operativo, en el que participaron 1.800 agentes y 18 fiscales, no tuvo resistencia por parte de los invasores.  

“Estamos procediendo con el desalojo conforme al mandato del juzgado correspondiente y felizmente no hemos encontrado ninguna resistencia. Todos está realizándose de manera pacífica”, indicó el general Alberto Villalobos Fernández, jefe del Frente Policial Puno.

La zona, que fue invadida en 2012, es conocida como el fundo Morogachi y, en total, comprende alrededor de 400 hectáreas. Las 23 familias agraviadas recibieron ayer del juez correspondiente la orden de posicionarse nuevamente en sus terrenos.