Con palos y piedras, más de un centenar de mineros ilegales de la zona de Ancocala, distrito de Cuyo Cuyo en la provincia de Sandia, en Puno, atacaron a agentes de la Policía Nacional cuando realizaban una de operación contra  la minería ilegal en ese sector. Esta situación obligó a suspender las labores de interdicción.

Pese al violento ataque, no se reportaron heridos ni detenidos.

Los ilegales incluso intentaron destrozar los vehículos policiales estacionados mientras que los agentes del orden utilizaron bombas lacrimógenas para dispersar a la turba.

Participaron de la operación de interdicción fiscales especializados en medio ambiente, procuradores del Ministerio de Energía y Minas y más de 150 policías de diferentes unidades.

La actividad fue planificada en Lima por la Comisión de Alto Nivel para la formalización de la minería adscrita a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM).

Lee también...

TAGS RELACIONADOS