Carlos Fernández

colaborador de El Comercio

Dcarlosfb@gmail.com

Un incendio forestal registrado en Puno desde la tarde del sábado no puede ser controlado hasta el momento.  Al menos unas 200 hectáreas de árboles y follaje fueron arrasadas por el fuego, según informó Germán Quispe Chaiña, sub gerente de Defensa Nacional y Civil del Gobierno Regional Puno y una densa humareda cubre las viviendas de centenares de pobladores del distrito de Cuyocuyo.

Aunque un equipo del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Perú viajó a la zona el domingo, tampoco puede controlar el fuego por falta de conocimiento y equipamiento frente a esta esa clase de eventos, según indicó el funcionario.

Ayer también partieron desde Puno especialistas del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) para evaluar los daños antes de que el fuego alcance y afecte las viviendas de la zona. “Los pobladores de la zona serán capacitados para enfrentar el fuego, por ejemplo usando frazadas mojadas u otras técnicas. No tenemos otra forma de enfrentar este problema”, manifestó Quispe Chaiña.

El incendio al parecer fue provocado por una familia que quemaba restos de plantaciones en la comunidad Ura-ayllo, sector Ñacoreque Aripo del distrito de Cuyocuyo.

Comuna declara la zona en emergencia

El alcalde de la provincia de Sandia Miguel Quispe Tipo, informó que la comuna decidió declarar en situación de emergencia la zona, y pidió ayuda a Defensa Civil Nacional para controlar el desastre ecológico.

En tal sentido solicitó al Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), la dotación de un helicóptero con depósitos de agua para frenar el incendio en Cuyocuyo, pues la principal dificultad para controlar el fuego es la accidentada geografía.

Informó que además del incendio de Cuyocuyo, otros siniestros similares, pero de menor magnitud, se producen en las comunidades de Atahuco sector Chia-Chaca del distrito de Sandia y en Chaupi-ayllo sector Milly del distrito de Patambuco.

TAGS RELACIONADOS