El dengue figura entre los males con mayor incidencia en regiones del norte y la selva. Desde enero a la fecha, esta enfermedad ha dejado 28.561 casos, casi tres veces más que lo reportado el año anterior (Foto: cortesía)
El dengue figura entre los males con mayor incidencia en regiones del norte y la selva. Desde enero a la fecha, esta enfermedad ha dejado 28.561 casos, casi tres veces más que lo reportado el año anterior (Foto: cortesía)
Redacción EC

El reporte de nuevos casos de difteria en el país luego de veinte años es una muestra del repunte de algunas enfermedades estacionales en medio de la pandemia del .

Si bien el Ministerio de Salud () ha descartado una emergencia sanitaria por y considera que solo existe un “brote localizado” en Lima, especialistas consultados por este Diario alertan sobre la aparición de otros males endémicos que en los próximos meses pondrían en riesgo la salud en las regiones.

MIRA: Martín Vizcarra: “Tenemos diez semanas continuas de descenso en la curva de exceso de la mortalidad”

Riesgo por brotes

Entre las principales amenazas figura el , que en lo que va del año ha dejado 68 fallecidos y 40.424 casos totales [ver cuadro]. Esta cifra representa un aumento de 163% respecto al 2019 (15.338 casos) y es la más alta de los últimos tres años, solo por debajo del pico de 68 mil casos del 2017, durante El Niño costero.

Si bien la curva de casos de la enfermedad descendió desde marzo –marcando niveles mínimos hacia mediados de julio–, esta tuvo un nuevo impulso en los últimos meses hasta llegar a 1.344 casos en la semana 43 (del 18 al 24 de octubre).

Para Juan Carlos Celis, infectólogo del hospital regional Felipe Arriola Iglesias de Iquitos, los rebrotes de dengue coinciden con la temporada de lluvias, que ocasionan aniegos por los desbordes en ríos amazónicos.

“Hemos tenido un aumento de casos de dengue, pero aún no se dispara. De enero a marzo hubo un brote que se apagó cuando llegó el coronavirus. Las autoridades se han dedicado a evitar los criaderos de zancudos. La otra razón es que no han venido lluvias como las que se esperaban”, explica.

MIRA:

Pese a esto, el especialista no descarta un incremento de casos en el verano, cuando se presente un mayor volumen de precipitaciones.

Al igual que el dengue, la leptospirosis ha mostrado un marcado incremento desde fines del 2019. En lo que va del año, ha dejado 7.398 casos y 13 muertos.

Los niveles más altos de esta enfermedad fueron reportados en enero y febrero. Sin embargo, los casos volvieron a subir en setiembre.

Carlos Manrique Lara, director de Inteligencia Sanitaria de la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Madre de Dios, resalta que su incidencia también aumenta con el período de lluvias y es más probable contraerla al realizar actividades agrícolas o de recolección de madera.

“Las lluvias hacen colapsar las aguas servidas y hay presencia de roedores. El contagio se produce por el contacto al pasar por aniegos contaminados”, detalla.

De otro lado, si bien la incidencia de zika y chikunguña se encuentra en niveles mínimos comparados con el 2017, están bajo vigilancia debido a que son transmitidos bajo la misma modalidad del dengue, a través del mosquito ‘Aedes aegypti’, en la época de lluvias.

(Fuente: Minsa)
(Fuente: Minsa)

Cuando el dengue se une al coronavirus

La Diresa de señaló que en las últimas semanas hubo un ligero incremento de casos de dengue, pero que ha sido menos intenso comparado con el año anterior.

“Ya hemos empezado a encontrar un aumento de casos, pero aún menores que los que tuvimos el año pasado. Por ejemplo, en la semana 39 [del 20 al 26 de setiembre] tuvimos con casos de dengue con y sin signos de alarma”, explicó Manrique.

Al igual que en Loreto, esta región monitorea constantemente la evolución de la enfermedad.

Sin embargo, la presencia de este mal endémico durante el período de pandemia generaría un problema mayor. Ambos expertos consultados advierten que si se suma una eventual segunda ola de COVID-19 al aumento estacional del dengue, esto ocasionaría casos de coinfecciones por las dos enfermedades, lo cual incrementaría el riesgo de complicaciones y muerte en los pacientes.

El sábado, una mujer de 45 años fue internada en el hospital de Santa Rosa por una coinfección de dengue y COVID-19 (Foto: Manuel Calloquispe)
El sábado, una mujer de 45 años fue internada en el hospital de Santa Rosa por una coinfección de dengue y COVID-19 (Foto: Manuel Calloquispe)

El sábado pasado, este Diario informó que una mujer de 45 años diagnosticada con dengue grave y COVID-19 fue internada de urgencia en el hospital Santa Rosa de Puerto Maldonado. No sería el único caso en el país.

En entrevista con este Diario, el director de ese centro de salud, Carlos Paredes, señaló que el rebrote de ambas enfermedades durante los próximos meses podría traer un colapso en la respuesta hospitalaria en la región.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más
Pucallpa: brigadas de salud realizan campaña contra el dengue y la COVID-19

TE PUEDE INTERESAR