Buscan posicionar al Perú como productor de cafés especiales
Buscan posicionar al Perú como productor de cafés especiales
Redacción EC

NORKA PERALTA LIÑAN

Las últimas cifras sobre los daños causados por la en la producción nacional de café indican que en el 2013 esta plaga afectó 272.049 hectáreas, de un total de 425.000 hectáreas, perjudicó a 121.791 productores de 11 regiones y requirió que el Estado desembolsara, en un primer momento de la crisis, S/.100 millones en kits de fertilizantes y pesticidas para fortalecer los cafetos frente al avance del hongo. 

El problema se agudizó, además, , lo que requirió que Agrobanco gestionara un plan de salvataje de las deudas de los caficultores con períodos de gracia y mejores tasas.

Tras superar la primera etapa de esta emergencia, el Ministerio de Agricultura y Riego ha establecido que el segundo paso será mejorar el manejo de las plantaciones porque la poca costumbre de realizar podas y de renovar plantas antiguas o con alta desnutrición crearon el caldo de cultivo para la expansión de la roya. Para ello se ha lanzado una línea de crédito de renovación de plantaciones por S/.200 millones, que incluye asistencia técnica a los que obtengan estos préstamos. Además, se fomentará la asociación de los pequeños productores para que accedan a tecnologías que permiten realizar una mejor cosecha y poscosecha de los granos.

También se trabaja en la identificación de las mejores plantas de café en el país para reproducirlas. Hasta el momento se ha determinado que hay 16 cafetaleros que producen semillas de excelente calidad.

PLANES A CINCO AÑOS
Estas acciones harán posible que el Perú consolide la producción de cafés especiales, los que llegan a conseguir mejores precios en comparación con el precio internacional del aromático grano. “El precio internacional de un quintal de café es de  US$110, pero hay cafés especiales que pueden llegar a costar hasta US$800”, detalló Juan Manuel Benites Ramos, viceministro de Desarrollo e Infraestructura Agraria y Riego. 

“Nuestro objetivo debe ser reproducir el modelo de Costa Rica, apostar por convertirnos en un país cafetalero por calidad de taza. Si queremos competir con el café de Brasil o África, que producen mayores volúmenes, estamos perdidos”, sostuvo el funcionario.

Estas acciones forman parte de lo que se ha denominado Plan Café, un documento que establecerá las directrices para el sector cafetalero en los próximos cinco años y que debe ser presentado a fines de febrero junto con la entidad que impulsará su cumplimiento: el flamante Instituto Nacional del Café. 

“La Junta Nacional del Café informó en el 2012 sobre la incidencia de la roya, pero esta no reaccionó; sin embargo, ahora, tras la crisis, sentimos que todos hemos aprendido la lección y que el Gobierno está trabajando en conjunto con las cooperativas y las empresas privadas”, refirió Anner Román Neira, presidente de la junta.