Módulos Temas Día

Más en Perú

Seguro Integral de Salud: estos son los males que lo aquejan

Falta de regulación y de recursos son los principales problemas del sistema, según especialistas

El destape del ‘negociazo’, en que el ex asesor presidencial Carlos Moreno habría intentado beneficiarse con el Seguro Integral de Salud (SIS) mediante la firma de convenios con una clínica, puso en agenda la necesidad de reorganizar ese organismo.

El Ejecutivo, mediante una resolución suprema promulgada el 10 de octubre, y luego de reconocer “serios problemas en la gestión de recursos públicos”, evaluará en los próximos cuatro meses cómo el SIS gestiona sus fondos. Asimismo, la Contraloría General de la República realizará una auditoría del seguro.

El SIS es la administradora de fondos de aseguramiento en salud con más afiliados del país. Atiende, aproximadamente, a 17 millones de usuarios, cifra equivalente al 52% de la población total.

¿Cuál es la función del SIS en el aseguramiento en salud?

El SIS fue creado en el 2002, a partir de la fusión de dos programas de aseguramiento previo, como el Seguro Escolar Gratuito y el Seguro Materno Infantil. Estuvo inicialmente focalizado en el aseguramiento de la población bajo pobreza y pobreza extrema.

Posteriormente, con la promulgación de la Ley de Aseguramiento Universal en el 2009 y la aprobación de su reglamento, se inició el proceso de aseguramiento a través del SIS.

La meta establecida fue que toda la población disponga de un seguro de salud. Actualmente, el SIS cubre además poblaciones vulnerables como menores de 5 años, gestantes y alumnos de inicial y primaria que no cuentan con un seguro de salud.

Está más extendido en los segmentos más pobres del país. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares, un 71% de la población pobre y el 82% de los pobres extremos cuentan únicamente con SIS como modalidad de aseguramiento en salud.

Financiamiento y cobertura

El 98% de su presupuesto proviene de las transferencias ordinarias del Ministerio de Economía y Finanzas, mientras que el 2% restante nace de las contribuciones de usuarios.

Si bien su presupuesto se ha incrementado de manera sostenida en los últimos años –al pasar de S/200 millones en el 2007 a S/1.700 millones el año pasado–, ha experimentado un retroceso en el último año y alcanza los S/1.400 millones.

No todos los afiliados al SIS están en situación de pobreza. Si bien el ámbito rural está mejor focalizado –85% de los asegurados son pobres–, esto disminuye en el ámbito urbano. Solo el 58% de los afiliados en este ámbito son pobres.

Según el Plan Esencial de Aseguramiento en Salud (PEAS), aprobado en el 2009, la cobertura ofrecida por el SIS a sus afiliados representa el 65% de la carga de enfermedad del país, es decir, del conjunto de enfermedades más recurrentes que afectan a la población.

¿Cómo funciona?

Si bien utiliza en gran parte la infraestructura estatal de salud (a cargo del Minsa y las regiones), el programa puede adquirir servicios para sus asegurados a través de prestadores públicos y privados.

En la actualidad, el SIS destina S/100 millones de su presupuesto en contratos con proveedores privados. Existen 120 clínicas en el ámbito nacional asociadas a la red que pueden dar servicios.

Problemas estructurales

Margarita Petrera, investigadora en salud pública de la Universidad Cayetano Heredia, afirma que el principal reto del proceso de reorganización será lograr una mejor regulación y control.

“Se deben identificar los cuellos de botella que hay en la institución. Si no se identifican los puntos de ineficiencia, cada vez se va a pedir más dinero”, opina.

Paralelamente, el seguro requiere un incremento sostenido de recursos tanto a corto como a mediano plazo. “Los retrasos en los pagos del SIS a los gobiernos regionales, hospitales del Minsa y algunos proveedores privados se estiman en S/500 millones para este año, debido al recorte presupuestal aplicado”, señala Óscar Ugarte, ex ministro de Salud.

Un estudio del SIS realizado en el 2015 estima necesario que el Estado incremente su presupuesto anual en S/600 millones para asegurar su sostenibilidad financiera.

“El presupuesto del 2017 tendría que incrementarse en S/1.200 millones adicionales a la cifra base del 2015 [S/1.750 millones]. Se requeriría tener un presupuesto de S/2.950 millones”, indica Ugarte.

Sin embargo, la cifra calculada dista mucho de los S/1.409 millones que contempla el proyecto de presupuesto público para el próximo año.

De allí la necesidad de incrementar la oferta pública de servicios en salud, que es insuficiente. “Se ha confundido el concepto de aseguramiento universal con el de cobertura universal. La sola afiliación no garantiza la cobertura si no hay una oferta disponible, regulada y accesible”, opina Petrera. Dicho aspecto está relacionado con infraestructura, capital humano e insumos.

Según la iniciativa Diálogos de Política Pública, solo la brecha de infraestructura en salud en el país alcanza los US$10.000 millones, es decir, 2,5 veces lo previsto a invertir en salud el próximo año. Además, hacen falta 10.000 especialistas en salud para atender a la población.

Edmundo Beteta, nuevo jefe del SIS, sostiene que se debe transparentar las necesidades de financiamiento hacia el futuro.

Casos de filtraciones

En los últimos días se dieron a conocer filtraciones en la lista de afiliados al SIS.

Entre estos, figuran algunas autoridades como los congresistas Wilmer Aguilar y Gilmer Trujillo, de Fuerza Popular, y la legisladora Indira Huilca, del Frente Amplio, así como el regidor de la Municipalidad de Lima Manuel Zapata (Partido Aprista).

Ellos aseguraron que pedirán ser desafiliados. Asimismo, el SIS informó que investigará esos casos.

Más datos

Insuficiente

El Perú destina 5,5% de su PBI a salud, cifra por debajo del promedio en el ámbito regional (7,5%).

Acceso rural

La mayor proporción de la población afiliada está en el ámbito rural. El 77% accede únicamente al SIS.

Tags Relacionados:

Carlos Moreno

SIS

Minsa

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada