Módulos Temas Día

Más en Perú

"La tormenta perfecta", por José Carlos Requena

"En Cusco, la tormenta perfecta de la intranquilidad parece estar tomando forma", advierte el analista político

protestas_Cusco

(Foto: Miguel Neyra)

(Foto: Miguel Neyra)

Miguel Neyra

Más vale estar prevenido para lo que puede estarse gestando en Cusco, mientras se espera el desenlace final que tendrá el proyecto del aeropuerto de Chinchero. Basta revisar algunos hechos del último año para encender la alerta.

No están tan lejos los poco auspiciosos resultados electorales de la primera vuelta de abril del 2016. En Cusco, Kuczynski obtuvo un escuálido 9,7% de los votos válidos, muy por debajo de Verónika Mendoza (46,7%) y lejos de Keiko Fujimori (21,8%). Como se sabe, la primera vuelta es la expresión más fidedigna del ánimo popular.

En la segunda vuelta subió hasta el 65%, aunque más por el encendido rechazo a su oponente. Además, no debe olvidarse el llamado de Mendoza a votar por Kuczynski en las postrimerías de la campaña de segunda vuelta, que el hoy presidente había empezado con particular apatía. Apatía que debió repetirse el día de la segunda vuelta, esta vez en los electores cusqueños.

Cusco fue el primer destino que visitó el hoy presidente Pedro Pablo Kuczynski, cuando ni siquiera había jurado el cargo. A finales de junio del 2016, participó en la llamada Cumbre de la Descentralización, que congregó a cientos de alcaldes y a casi la totalidad de gobernadores regionales.

No se recuerda que el tema Chinchero haya sido objeto de debate entonces, aunque no pueden descartarse algunas gestiones en tal sentido (como lo sugiere Fernando Vivas, El Comercio 23/5). Si se avivaron expectativas, hoy la incertidumbre podría tener el amargo sabor del desplante.

Ya instalado en Palacio, Kuczynski volvió a visitar Cusco. A inicios de febrero del 2017, participó en la remoción de tierras del hoy trunco aeropuerto de Chinchero. En esa ocasión, tuvo uno de los exabruptos que vienen marcando su gestión. “A los criticones les decimos: ¡Cállense la boca!, déjennos trabajar”, dijo. Eran momentos en que el proyecto parecía imponerse. El envalentonado ánimo presidencial de entonces bien podría ser visto como una lejana impostación.

La popularidad presidencial es otro indicador importante por observar. Según cifras de Ipsos para El Comercio, entre agosto del 2016 y mayo del 2017, Kuczynski ha experimentado el deterioro más significativo en el sur, donde Cusco es uno de los centros urbanos más importantes. En agosto era el punto más alto de la popularidad (68%). Si bien hoy la cifra es la misma que el promedio nacional (43%), el deterioro es de 25 puntos porcentuales, muy por encima que el norte (-16), el centro (-20) y el oriente (-13) en el mismo período.

En Cusco, la tormenta perfecta de la intranquilidad parece estar tomando forma. Guerra avisada no mata gente.

Tags Relacionados:

Cusco

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías