Trasladan restos de militares abatidos en combate en el Vraem
Trasladan restos de militares abatidos en combate en el Vraem
Redacción EC

El fuego cruzado entre los comandos de la Brigada 31 de Infantería del y la columna que la tarde del martes abatió a tres militares en el anexo Valle Manantial, en Vizcatán del Ene (), se prolongó casi hasta las 9 p.m. de ese día.

► ► 

Controlado el hostigamiento de los subversivos, los cuerpos de los suboficiales EP Osmán Ccapa Mamani e Ítalo Pérez Ávila, así como el del subteniente Tommy Heredia Yovera, recién fueron recuperados del sector de la refriega en la mañana de ayer. Fueron trasladados primero a la Base Militar de Pichari, en Cusco, y después a Mazamari (Junín).

Desde allí, los féretros del subteniente Heredia y del suboficial Ccapa fueron llevados por vía aérea a Lima. En la base aérea de la Aviación del Ejército los restos del subteniente Heredia fueron recibidos con honores, en una ceremonia donde estuvieron los viceministros de Defensa, Hernán Flores y Gonzalo Ríos.

El traslado del féretro de Ccapa continuó desde la capital hacia el distrito de La Joya, en Arequipa.

En tanto, el ataúd con los restos del suboficial Pérez fue embarcado a Huancayo.

Atentado

Hace dos semanas, la Compañía Especial de Comandos de la Brigada 31 de Infantería del Ejército había iniciado patrullajes de reconocimiento y combate en varios caseríos de Vizcatán del Ene.

El anexo de Valle Manantial, donde el martes se produjo el enfrentamiento, es una de las zonas de la selva más convulsas por la presencia de remanentes de Sendero Luminoso. Lo mismo ocurre en los anexos de Alto Mantaro, Valle Hermoso y Jesús de Belén.

Ello fue denunciado meses atrás por comuneros de estas zonas, que huyeron debido al constante asedio de la columna armada que encabeza el terrorista ‘Fernando’.

El especialista en temas de narcotráfico y terrorismo Pedro Yaranga consideró, por el riesgo en aquellos caseríos, un error de rutina que las patrullas se hayan desplazado varios días por los mismos lugares.

Ello permitió que los terroristas perpetrasen la emboscada, sostuvo.
Para Yaranga, otra falla que propició el ataque fue que la patrulla no tuviera en sus filas a policías especializados en casos de terrorismo y en el manejo de colaboradores especiales.

Síguenos en Twitter como