Módulos Temas Día

Más en Perú

Vraem: dos militares acusados de integrar red de tráfico de drogas

Viceministro Rubén Vargas prefiere referirse a estos como casos “aislados” mientras duren las investigaciones

vraem

vraem

Los detenidos Jean Carlos Zapata (izquierda) y los suboficiales del Ejército Alí Alfaro y Eddy Carrasco, junto a la droga incautada. Iban de Tacna a Arica. (Foto: Mininter).

El colegio militar Anccohuayllo se ubica en la avenida Tumayhuaraca, cerca de las faldas de un cerro en Andahuaylas, una ciudad de Apurímac que en la última década se ha consolidado como ruta de salida de la droga que se produce en el Vraem, lo que ha generado un crecimiento urbano y económico por lo menos inquietante. Con frecuencia llegan noticias de decomisos de clorhidrato de cocaína en sectores de esta localidad. En uno de los casos más recientes, reportado en marzo, la policía decomisó 200 kilos en una camioneta; solo lleva tal cantidad de droga por carretera alguien que confía en la impunidad de la zona. Andahuaylas es también cuna de ‘mochileros’. Por eso, de los más de 300 presos en la cárcel local, hay decenas de jóvenes que llevan la cocaína en mochilas por un pago en dólares a cambio. En un escenario como aquel, un colegio militar funciona acaso como una contraparte. El lema del colegio Anccohuayllo es “Moralidad, disciplina, trabajo”.

Allí trabajaba como instructor el suboficial del Ejército Eddy Rafael Carrasco Cáceres. El domingo pasado, muy lejos del lugar, en una carretera de Tacna, Carrasco fue detenido por la policía cuando conducía un auto junto a un menor de edad. En el vehículo había escondido, en paquetes idénticos, 36 kilos de cocaína.

Metros más atrás, los agentes detuvieron una camioneta en la que viajaba otro suboficial del Ejército, Alí Roldán Alfaro Quispe, que llevaba escondidos otros 33 kilos de droga. Alfaro es agente de inteligencia militar en el Vraem. Junto a él fue capturado un civil.
Simultáneamente, en Tacna, fueron detenidas cinco personas (civiles todas) que habían escondido otros 16 kilos en dos autos. El destino de la cocaína era Chile y luego Bolivia. La operación policial, que había comenzado en mayo y que requirió un metódico trabajo de inteligencia, había sido bautizada como Triple Frontera.

—“Gran poder corruptor”—
El martes 28, dos días después de estas capturas, llegaron otras noticias desde el Vraem. Una patrulla combinada de la policía y las Fuerzas Armadas intercambió disparos con narcoterroristas en un sector del distrito de Santa Rosa, en la provincia de La Mar (Ayacucho). Los atacantes huyeron, pero se logró decomisar 130 kilos de cocaína en un laboratorio escondido en la selva.

El distrito de Santa Rosa es uno de los focos más dinámicos del narcotráfico en el Vraem, y atacar este lugar no siempre trae resultados favorables: en marzo, tres policías fueron emboscados en esta zona y murieron. La provincia de La Mar y algunos sectores de la provincia de Huanta (también en Ayacucho) son los más convulsionados del Vraem. En esta última, se ubica el distrito de Llochegua, donde entre el 31 de julio y el 2 de agosto murieron dos miembros del Ejército en enfrentamientos con narcoterroristas.

vraem

vraem

Esta semana se incautaron 130 kilos de cocaína en la selva de Ayacucho perteneciente al Vraem. (Foto: PNP).

Según las primeras investigaciones de la Policía Antidrogas y el Ministerio Público, el grupo integrado por los suboficiales Carrasco y Alfaro adquiría droga producida precisamente en estos territorios. Donde sus compañeros peleaban, ellos hacían negocios. Como agente de inteligencia, Alfaro tenía acceso privilegiado a información sobre lugares de producción y rutas de traslado en el Vraem. En Andahuaylas, Carrasco movía sus hilos mientras, en paralelo, instruía a escolares que en el futuro serían probablemente enviados a esas mismas zonas, ya como tropa. Un círculo perfectamente sórdido.

El viceministro de Orden Interno, Rubén Vargas, conversó con este Diario sobre los detalles de la captura de los militares involucrados en el tráfico de drogas. “Esto nos recuerda el gran poder corruptor del narcotráfico, que penetra en instituciones, a veces con extrema facilidad”, dijo. Según Vargas, se trataría (en condicional, porque la investigación no ha terminado) de casos “aislados” y no de una práctica organizada desde instancias superiores.

Ese “gran poder corruptor” ha variado en el tiempo. Como escribió Vargas en agosto del 2015 en este Diario (antes de ser viceministro, tenía una columna de opinión semanal), aún se recuerda una “historia negra en la que estuvo envuelto el Alto Huallaga en la década de 1980, con autoridades civiles, judiciales, policiales y militares corrompidas por los narcodólares”. En esos tiempos, la corrupción del narcotráfico en las Fuerzas Armadas y policiales era, en ciertos casos, a gran escala.

Hoy, en cambio, la colaboración entre las fuerzas del orden y los traficantes de drogas es más dispersa y por eso difícil de seguir. Un caso que llamó la atención ocurrió hace exactamente dos años, en diciembre del 2015, cuando el mayor PNP Víctor Vargas Zegarra fue capturado junto a nueve suboficiales que operaban una red de tráfico de drogas. Eran tantos, que dejaban pistas por todos lados. Ellos operaban también en Tacna, esa muy activa frontera del narcotráfico.

—Otros casos de colusión entre militares y narcos—
El domingo 26, pocas horas después de la captura de los suboficiales Carrasco y Alfaro, el Ejército informó que, en paralelo a la investigación del Ministerio Público, los detenidos serán sometidos a la Junta de Investigación para Técnicos y Suboficiales “para determinar su situación administrativa”.

Otros casos similares se han registrado en los últimos años en el Vraem. En octubre del 2015, el teniente del Ejército Wilmer Delgado Ruiz fue capturado por la policía en Mazamari (selva de Junín). Él había tenido bajo su cargo la base contraterrorista Paquichari, en el corazón de la zona de producción de drogas del Vraem, y en un sector donde abundaban las pistas de aterrizaje clandestinas. Allí hizo contactos. Se calcula que cobraba hasta US$1.000 por cada vuelo, a cambio de no entorpecer el trabajo de los narcotraficantes que dominan el lugar. Actualmente está preso.

Tags Relacionados:

Vraem

Tráfico de drogas

Cocaína

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías