Caen narcos que torturaron y asesinaron a policía de la DEA
Caen narcos que torturaron y asesinaron a policía de la DEA
Ana Briceño

Periodista

ana.briceno@comercio.com.pe

Édgar Quispe Rojas era un eficiente policía de Inteligencia que formaba parte del equipo especial de la DEA y que un grupo de narcotraficantes del Vraem lo secuestró, torturó y asesinó, en agosto de este año, porque estaba a punto de frustrar un envío de cocaína a Europa y Estados Unidos. La policía informó ayer que capturó a uno de los asesinos, que era nada menos que su informante, quien lo había traicionado.   

El suboficial que trabajaba de manera encubierta desapareció el 17 de agosto en el distrito de Llochegua, Ayacucho. Ese día su informante Paul Gerson Laura Bautista, de 26 años, 'Pollo', le iba a dar información sobre una nueva ruta del narcotráfico por donde sacaban los cargamentos de cocaína al exterior. "Era una información importante para golpear a una organización de narcotraficantes", afirma un oficial de la Dirandro.

 

Ese día Quispe no estaba solo. Lo acompañaba su otro informante apodado 'Paisa'. "Paul Laura le tendió una trampa al suboficial, le dijo que vaya hasta Pichari (Cusco), que ahí les daría el encuentro. En ese lugar lo interceptaron los narcotraficantes gracias al dato 'Pollo'. Este sujeto ha confesado que mató a golpes al suboficial Quispe. Al otro informante le dispararon", precisa el oficial de Inteligencia.  

La Policía y el Ejército movilizaron a diferentes unidades para ubicarlos, pero todo era en vano. Dos días después de estar desaparecido solo encontraron sus zapatillas, pantalones y camina. Y el 23 de agosto, en Pichari, mientras los padres del policía, dos campesinos de Satipo, rezaban para que su hijo estuviera vivo, la policía halló su cuerpo enterrado con los brazos quemados. Él y su informante estaban atados de pies y manos.

Además de Laura, la Dirandro también capturó, en Ayacucho, a Efraín Bañico Quispe, de 50 años, quien habría dirigido el asesinato a estas dos personas. 

Los amigos de Quispe los recuerdan como "un excelente agente", que siempre se preocupó por seguir cursos antidrogas, en Estados Unidos. "Ofrendó su vida, en la lucha contra el tráfico ilícito de drogas, por lo que será ascendido póstumamente”, se leyó en el comunicado que emitió la PNP luego de confirmarse su muerte a manos de narcotraficantes.