Los detenidos habían sido 'pioneritos' criados en campamentos de la selva, en el sector de Vraem. (Difusión)
Los detenidos habían sido 'pioneritos' criados en campamentos de la selva, en el sector de Vraem. (Difusión)
Ricardo León

Periodista. Editor de la sección Nacional

jose.leon@comercio.com.pe

Las últimas horas se viven con especial intensidad en los centros poblados del distrito de Vizcatán del Ene, en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (). Ayer fueron hallados cuatro de los siete (otras versiones indican que serían hasta diez) terroristas que desertaron de las filas de los hermanos Quispe Palomino, y están bajo custodia de las fuerzas del orden. Ellos huyeron de las filas subversivas el pasado 20 de enero, cuando fueron enviados –con sus armas y pertrechos- a preparar un atentado contra las tropas militares previsto para el día de las elecciones congresales.

Es la primera vez que se reporta una deserción masiva de los remanentes de Sendero Luminoso en el Vraem, quienes ahora se autodenominan Militarizado Partido Comunista del Perú (MPCP).

Desde aquel día, la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas desplegaron una intensa búsqueda para encontrarlos y ponerlos a buen recaudo, pues al mismo tiempo eran perseguidos por los cabecillas terroristas, quienes eran apoyados por narcotraficantes de la zona.

El Comercio conversó con varias fuentes militares, policiales y civiles para explicar lo sucedido en las últimas horas.

El primero en ser encontrado por las patrullas combinadas fue ‘Wilder’, un joven que habría sido criado como ‘pionerito’ en los campamentos terroristas desde muy pequeño. En un video publicado en mayo del 2018 por Víctor Quispe Palomino ‘José’, ‘Wilder’ aparece detrás de él como un integrante de su equipo de seguridad. Porta una ametralladora PKT calibre 7.62 mm, la misma que fue sustraída del helicóptero derribado en la localidad de Sinaycocha en el 2009, en un ataque que dejó tres militares muertos. Es una de las armas de mayor potencia que ha llegado a tener el grupo terrorista.

Aparentemente, ‘Wilder’ se había separado del resto del grupo para buscar hacer algún contacto en los caseríos de Vizcatán del Ene. Cuando las patrullas lo encontraron, lo pusieron a buen recaudo y le aseguraron garantías para su vida. Los policías y soldados lograron convencerlo de que les dijeran dónde estaban los demás desertores. Así, dieron con ‘Luciano’, ‘Mauro’ y ‘Martín’.

'Martín', uno de los hijos de Jorge Quispe Palomino 'Raúl' (al centro), también se encuentra detenido.
'Martín', uno de los hijos de Jorge Quispe Palomino 'Raúl' (al centro), también se encuentra detenido.

Según diversas versiones, ‘Martín’ sería uno de los hijos de Jorge Quispe Palomino, el segundo cabecilla terrorista. Se trata de otro niño nacido y criado en cautiverio, que en la adolescencia ya participaba de los patrullajes armados. No se descarta que entre el grupo de desertores que falta encontrar esté uno de los hijos de ‘Jose’.

Todos ellos pertenecían a la columna encabezada por ‘Antonio’, uno de los mandos militares en el MPCP. Él ha participado en numerosos atentados contra las fuerzas del orden, y en el 2015, tras un enfrentamiento, estuvo cerca de ser abatido en la localidad de Virgen Ccasa, pero sobrevivió.

Pedro Yaranga, analista en temas de narcotráfico y terrorismo, explica que esta deserción podría marcar un punto de inflexión en la lucha contra el terrorismo. Según él, los cuadros terroristas jóvenes fueron criados con la idea de que, si eran detenidos, serían maltratados, ejecutados y desaparecidos. Sin embargo, con el paso del tiempo se dieron cuenta de que esto no es cierto, y que muchos desertores se convirtieron después en colaboradores de la Policía y el Ejército, y que sus derechos fueron respetados.

Cientos de jóvenes son entrenados en el Vraem para ser terroristas
Cientos de jóvenes son entrenados en el Vraem para ser terroristas

Uno de ellos, cuyo alias era ‘Aquiles’, es un indígena asháninka que en 1992, cuando tenía 7 años, fue secuestrado y llevado a los campamentos de Sendero, donde fue formado como terrorista. Años después, cuando era adolescente, integró el grupo de guardaespaldas de ‘José’, e incluso era el encargado de cargar su fusil durante los patrullajes. En el 2002 huyó, se entregó al Ejército y, tiempo después, se hizo soldado.

Cinco años después, en el 2007, un terrorista que usaba el alias de ‘Jorge’ aprovechó que tenía el turno de vigilancia y escapó en un paraje de Huancavelica. Portaba un fusil. Logró esconderse durante tres años pero, en abril del 2010, fue detenido por agentes de la Dircote. Pronto se convirtió en informante y colaborador eficaz, y participó en varios operativos. Para ‘José’, aquel fue un duro golpe porque ‘Jorge’ es su hijo, a quien él mismo formó como senderista durante varios años en los campamentos del Vraem.

Según un comunicado conjunto del Ministerio de Defensa y el Ministerio del Interior enviado ayer, “la presente operación se ha llevado a cabo con participación y autorización del Ministerio Público, a cargo del fiscal provincial contra el terrorismo de Ayacucho”. Según fuentes de la Dircote, se espera que los desertores que permanecen escondidos se entreguen a la dependencia más cercana, para ponerlos a buen recaudo.


TAGS RELACIONADOS