(Foto: GEC)
(Foto: GEC)
Paolo Benza

Crisóstomo Benique –quien iba a ser uno de los candidatos de al Congreso por Puno, pero fue excluido por omitir información en su hoja de vida– podría refutar el discurso que construyó desde que fue indultado el 24 de diciembre del 2017. La revelación del político puneño de que Fujimori coordinaría temas electorales en el partido fujimorista contradice las reiteradas afirmaciones del exmandatario (1990-2000), quien había asegurado estar “jubilado” de la política.

Antes de ser indultado, Fujimori se pronunciaba constantemente sobre temas políticos en fechas significativas. Por ejemplo, cuando su hijo Kenji fue suspendido en el Congreso con los votos de la mayoría fujimorista, en junio del 2017, se preguntó por qué lo habían sancionado y dijo que había “actuado honestamente con su consciencia”. El 5 de abril del 2017, tuiteó sobre el aniversario del autogolpe del 1992: “Para hacer tortilla hay que romper huevos. Alguien tenía que hacerlo".

Unos meses antes, en octubre del 2016, Fujimori había publicado una serie de tuits aún más partidarios. Por ejemplo, dijo estar convencido de que el fujimorismo estaba presente “hasta en lo pueblos más remotos del Perú” y aseguró estar convencido de que “no podrán superar la fortaleza del mayor movimiento popular". Todo esto cambió cuando fue indultado por el también expresidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK).

Desde la víspera de aquella Navidad, Fujimori dejó de hablar públicamente de temas partidarios y puso por delante su estado de salud y sus deseos de pasar una vejez tranquila junto a su familia. Este es el recuento de todas las veces que él y sus partidarios sostuvieron este discurso.

–"Estoy jubilado de la política"–

En abril del 2018, cuatro meses después de haber sido indultado y sin haberse pronunciado nuevamente sobre el autogolpe de 1992, como acostumbraba hacer, Fujimori fue abordado por periodistas cuando se retiraba del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas. Hacía pocos días, su hijo Kenji había adquirido el kit electoral luego de escindirse de Fuerza Popular. En aquel momento, el fujimorismo vivía sus primeros meses de división filial.

Consultado por el micrófono de América Televisión sobre esta disputa entre hermanos, Fujimori se limitó a decir que “al final, es el mismo movimiento, que seguramente convergerá”. Luego se excusó de dar más declaraciones sobre el tema y aseguró que estaba retirado de la política. Ante la insistencia, volvió a repetir: “Yo ya me he jubilado de la política. Estoy retirado”.

–"Absolutamente no"–

El 6 de enero del 2018, a dos semanas del indulto, Fujimori publicó un tuit en el que decía tener el “anhelo de un Perú sin rencores, con todos trabajando por un objetivo superior”. Aunque estuvo muy lejos de tener la carga política de sus anteriores pronunciamientos, la publicación despertó entre sus opositores la sospecha de un retorno a la actividad pública.

El mismo día, Alejandro Aguinaga, excongresista fujimorista y médico de cabecera del expresidente, desmintió estas especulaciones. “Escribir un tuit es una cosa muy sencilla, por los pocos caracteres que tiene”, dijo. Y luego dijo haberse reunido con Fujimori, quien le habría asegurado que se mantendría al margen. Ante la pregunta sobre si el tuit no denotaba un interés por volver a la política, Aguinaga fue tajante: “absolutamente no”.

Dos semanas después, el integrante del Congreso disuelto Héctor Becerril reafirmó el discurso. "Yo sinceramente no creo que Alberto Fujimori vaya a hacer política, porque lo que él se ha esgrimido siempre es que su difícil situación de salud muy comprometida con varias enfermedades [...] podrían llevarlo hasta la muerte. Por eso es que se le da el indulto humanitario”, .

–"Me abstengo totalmente"–

En agosto, Fujimori volvió a ser abordado por la prensa cuando acudía, según él, a revisarse el tumor pulmonar. Nuevamente, fue consultado por la división entre sus dos hijos y por el capital político del fujimorismo. El expresidente, otra vez, se excusó de dar declaraciones sobre el tema. “Eso ya linda con el tema político y de eso no quiero hacer declaraciones”, dijo a RPP.

“Del tema político me abstengo totalmente, yo de lo que estoy preocupado es de mi salud”, insistió ante la insistencia del reportero. Y finalmente, ya incómodo, agregó: “Del tema político yo no entiendo”. Antes de partir en su auto, aseguró que estaba “totalmente fuera de la política” y que “al tema político no ingreso".

–"Por favor, no me maten"–

Pero Fujimori también ha renegado de la política de forma menos directa. En octubre, poco antes de volver a prisión luego de que su indulto fuera anulado por el Poder Judicial, grabó un video en el que pedía no ser utilizado más con fines políticos. Fujimori, nuevamente apelando a su estado de salud y desde la cama de una clínica, aseguró que no podría soportar el regreso a prisión.

“Quiero decirle a los políticos que por favor no me usen como arma política porque ya no tengo fuerzas para resistirlo. Quiero pedirle al presidente de la República, a los miembros del Poder Judicial, una sola cosa: por favor, no me maten. Si regreso a prisión, mi corazón no lo va a soportar. Está demasiado débil para volver a pasar por lo mismo. No me condenen a muerte, ya no doy más”, dijo en el mensaje colgado en su cuenta de Twitter.

Pese a sus pedidos, el juez Hugo Nuñez Julca indicó que el indulto carecía de efectos jurídicos y declaró fundado el pedido de anulación realizado por los deudos de las víctimas de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta.

–"Lo único que quiero es compartir con mi familia"–

Finalmente, el otro lado del discurso de Fujimori ha sido su familia. Además de sostener que estaba “retirado” de la política por su estado de salud, sus mensajes públicos se orientaron a la unión familiar. En tuits recientes, el expresidente indica que su única preocupación ahora es reconciliar a sus dos hijos, Keiko y Kenji, y que “quienes choquen con la unidad no tienen lugar en la familia”.

En esa línea, en mayo del 2018, cuando su indulto todavía no había sido revertido, Fujimori publicó una foto en la que se le veía sentado afuera de un domicilio. En el texto que la acompañaba, aseguró que no apelaría el impedimento de salida del país dictado en su contra luego de salir en libertad. “Lo único que quiero ahora es compartir tiempo con mi familia y escribir mis memorias”, alegó.

TAGS RELACIONADOS