"No hay ninguna prueba contra Alejandro Toledo hasta ahora"
"No hay ninguna prueba contra Alejandro Toledo hasta ahora"

Heriberto Benítez, abogado del ex presidente , pidió ayer ante la Sala Penal Nacional que se revoque la prisión preventiva contra su patrocinado, procesado por haber recibido una presunta coima de 20 millones de dólares de la empresa Odebrecht. Benítez dice que no se opone a la investigación, pero minimiza los testimonios de Jorge Barata sobre el pago de sobornos, reclama que su defendido no haya sido citado por el fiscal Hamilton Castro y cuestiona que el titular del Ministerio Público, Pablo Sánchez, diga que se ha optado por la extradición de EE.UU. cuando aún no se resuelve su apelación.

— ¿Cuáles son los argumentos para pedir que se revoque el mandato de prisión preventiva contra el ex presidente Alejandro Toledo?
Buscamos que se dicte una comparecencia simple para que el presidente Alejandro Toledo tenga la posibilidad de venir a someterse a un proceso justo. No nos oponemos a la investigación, esta tiene que continuar y hay que saber quiénes son los culpables, pero no se puede meter a la cárcel a una persona y después escucharla. Hemos buscado desmenuzar los cargos del juez para dictar la prisión preventiva. Por ejemplo, dijo que consideraba importante el informe Pari, pero este no tiene valor legal porque no fue aprobado por el Congreso. Después habla del decreto supremo 022-2005 que Toledo habría firmado para favorecer a Odebrecht, cuando los responsables son los ministros, y no los presidentes. El juez también dijo que había una ley con nombre propio porque se había declarado de interés público la Interoceánica y que Toledo firmó la ley para favorecer a Odebrecht, cuando la ley no se aprueba con la firma del presidente. La Constitución dice que los ministros son responsables de los delitos o violación a la Constitución que pudiera cometer el presidente.

— Pero el juez también ha valorado el principal argumento del fiscal Hamilton Castro, que es la declaración de Jorge Barata sobre depósitos por 20 millones de dólares para Alejandro Toledo.
Se incluye en el expediente una declaración del señor Barata, habría que ver qué valor tiene, si está corroborada o no. Él habla de depósitos, de entrega de dinero, de una reunión en Río de Janeiro, en el 2004, con los socios de Josef Maiman, y que en otro ambiente estaba el presidente de la República. Es decir Barata no dice que habló con Toledo sino con terceros.

— Con terceros que le dicen que el dinero era para el ex presidente Toledo.
Eso dicen los terceros, habrá que ratificarlo y esa ratificación tiene que hacerse para pedir la prisión. Para la investigación esta bien, pero para la prisión no es suficiente.
 
— Usted dice que se han violado los derechos humanos de Toledo al no escucharlo antes de pedir su detención preventiva. Sin embargo, el ex presidente pudo acudir a la audiencia donde el fiscal iba a sustentar su pedido de detención. ¿Por qué no acudió a dar su versión? 
Hemos dicho que no ha sido citado ni notificado, no lo han escuchado en la investigación que está haciendo el fiscal Hamilton Castro para pedir la prisión. No me refiero a la audiencia. Primero debió escuchar el descargo de Alejandro Toledo y luego ver qué decisión toma.

— Pero Toledo sí será citado, se le va a escuchar, recién se está abriendo la investigación preparatoria.
Pero no se puede mandar a alguien a al cárcel sin ser escuchada.

— Es que el fiscal considera que Toledo no tiene arraigo y existe peligro de fuga.
La Corte Suprema, en una casación de Moquegua que se citó en el expediente, ha dicho que es suficiente para demostrar el arraigo que el imputado tenga una propiedad y Toledo tiene dos casas [en Camacho y Punta Sal], tiene una pensión del Congreso, está buscando inscribir un nuevo partido político, es profesor visitante en el extranjero.

— Pero Toledo no vive aquí, lo vemos esporádicamente.
Pero el arraigo se demuestra cuando uno tiene motivos para venir, como una propiedad. Si Toledo o cualquier persona vende sus propiedades, retira el dinero de sus cuentas, vende sus cosas es que tiene intención de fugar. Y el peligro de fuga lo justifica [el fiscal] porque según su movimiento migratorio viaja mucho, pero el viajar mucho no es una justificación de peligro de fuga y eso lo han establecido la Corte Suprema y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

— Usted dice que este caso de las coimas se debe investigar, por qué entonces el señor Toledo no se presenta para responder por los cargos en su contra.
Porque nunca lo han citado. El fiscal nunca le ha enviado una comunicación.

— Pero él puede venir, no está impedido de venir y presentarse ante la justicia.
Cuando en el proceso del caso Ecoteva le han notificado de alguna diligencia, inmediatamente él ha venido y ha participado, por eso es que se diluye el peligro de fuga. La persona que ha tenido otros procesos y ha acudido entonces demuestra que no hay peligro de fuga.

— No negará que venía a las citaciones por el caso Ecoteva, pero se acogía a su derecho a guardar silencio. No ha sido muy colaborador con la justicia.
Toda persona tiene incluso el derecho a guardar silencio. La Constitución lo protege, el tema es que para decir que quiere fugar se diría que no acudió a otras citaciones, pero acá es lo contrario. Además en el juicio de Ecoteva le dieron comparecencia porque sí tenía arraigo.

Este es un proceso diferente y además en ese momento no se tenía las declaraciones de Jorge Barata.
Pero eso se refiere al tema del delito, la prisión preventiva se basa en el peligro procesal, no en la gravedad del delito. La Corte Suprema ha fallado que la columna vertebral de una prisión preventiva es la obstrucción de la justicia o el peligro de fuga.

— ¿Usted cree en la inocencia del señor Toledo y que no recibió coimas de Odebrecht?
Es un tema muy subjetivo. Uno como persona puede creer o no. Yo he venido a asumir la defensa por un abuso que se ha cometido de querer meter a la cárcel a una persona sin escucharla. Alejandro Toledo me ha dicho que él no ha recibido un medio, que nunca le han depositado ningún dinero, que él no tiene nada que ver con eso. Está bien, él tiene que venir, decirlo ante la justicia y someterse a un proceso, hay una presunción de inocencia.

— ¿Por qué cree que hay interferencia política? ¿De quiénes y por qué?
El presidente Pedro Pablo Kuczynski llama a su homólogo de Estados Unidos para pedirle que deporten a una persona, eso es interferencia. El ministro del Interior publica una foto de Alejandro Toledo pidiendo una recompensa, sin que la resolución esté consentida porque hay una apelación de por medio, y el fiscal de la Nación ya habla de la extradición. ¿Se puede tramitar una extradición sin que el Poder Judicial haya resuelto si la prisión continúa? ¿Qué pasa si a mitad del trámite de la extradición se revoca el pedido de prisión preventiva? Además, si la Corte Superior nos rechaza podemos presentar un recurso de casación ante la Corte Suprema. ¿Por qué se adelantan?

— ¿Confía en el Poder Judicial, porque parece que para usted está tomado, politizado?
Yo veo con preocupación que el fiscal de la Nación hable de extradición cuando aún no está resuelto el pedido de prisión preventiva y porque ya los políticos hablan de deportación, prisión, extradición.

— ¿No será que ustedes están apelando a la persecución política porque Toledo no tiene argumentos para rebatir la contundencia de la pruebas en su contra?
Mire, hasta ahorita no hay ninguna prueba.

— Tenemos el testimonio del señor Barata diciendo que sí le pidieron 35 millones de dólares y que al final fueron 20 millones. 
Pero el testimonio no dice que Toledo le pidió ni que le dio a Toledo.

— Que fue a través de emisarios y que el dinero era para Toledo.
Entonces eso tiene que ir a una investigación. Eso no es una prueba, es un indicio.

— ¿Usted también lo va a defender en el tema de las coimas?
Yo estoy viendo la prisión preventiva. Se ha nombrado a otro abogado, el doctor Roberto Su, que junto a otro equipo verá el largo proceso de los sobornos de Odebrecht.

¿Cuál es el estado de ánimo del señor Toledo?
Lo he sentido molesto, mortificado por lo que está pasando. Prácticamente ya tiene una condena social y la prisión preventiva que ha dictado el juez Richard Concepción se ha convertido en una pena anticipada.

¿Él va a esperar a que la justicia de EEUU resuelva la extradición, no va a regresar antes?
Vamos a esperar qué dice al Corte Superior de Justicia sobre la apelación. Se ha anunciado la extradición, ellos deben tener la certeza de que está en EE.UU. Que presenten su cuadernillo y eso tendrá un trámite, se supone que allí también lo defenderemos ante el Poder Ejecutivo porque tiene que haber un derecho de defensa en el trámite de extradición, hasta ahora no han notificado nada, pero si lo hacen será irregular porque todavía no hay una resolución firme. Ya si el Ejecutivo quiere hacerlo, que interfieran, ellos lo están politizando, ya se convierte en persecución, en qué parte del mundo se va a presentar uno cuando el presidente, los ministros y el fiscal de la nación están actuando sin esperar que resuelvan las autoridades competentes.

"Soy amigo de César Álvarez"

— Usted está siendo investigado por el Caso La Centralita. ¿El señor Álvarez, hoy encarcelado, sigue siendo su amigo? ¿Lo visita? 
Al señor Álvarez no lo he visitado en el penal, lo conozco, soy amigo de él, su partido político me apoyó, y nada de eso es un delito. Yo tengo una investigación por un allanamiento.

Un allanamiento al local de la denominada Centralita, que usted impidió que se realizara.
Yo no lo impedí y así dice en el acta, yo denuncié a los fiscales a cargo. Sin embargo me han llevado a un proceso, pero no por actos de corrupción, a mí no me acusan de haberme apropiado de dinero del Estado, por haber influido para que le den obras a cualquiera. Es por una diligencia en concreto y por haber ejercido mi profesión [defendiendo a Álvarez ante el Jurado Nacional de Elecciones]. Supongo que se terminará archivando.

— En su momento la procuraduría anticorrupción señaló que usted fue el nexo entre Orelllana y el Estado, por sus contactos políticos. ¿Cuál es su vínculo actual con él?
Yo lo conocí cuando fui presidente de la ONG Ucona, donde Orellana estuvo 40 días y luego se retiró. Yo renuncié a Ucona en el 2010, el Ministerio Público me tomó mi declaración y no estoy comprendido en esa investigación. Hace siete años que no se nada de él. Me canso de decir que no tengo nada que ver allí.

— ¿Orellana financió la campaña electoral de Alejandro Toledo el 2011?
No sé nada, yo en esa época no era de Perú Posible. En el 2011 yo postulé por Solidaridad Nacional, supongo hay una investigación en marcha.

— ¿Tras esta reaparición defendiendo a Toledo va a retomar su carrera política, va a postular a algún cargo?
Espero poder postular en el 2021, me agradaría volver al Congreso, pero si no se puede, si no hay partido o no hay votos seguiré con mi profesión de abogado.

LEE TAMBIÉN EN POLÍTICA...

Ex viceministro de Transportes: “Hubo presión para acelerar evaluaciones de la Interoceánica” ► — Política El Comercio (@Politica_ECpe)