El ex primer vicepresidente Mximo San Romn seal que la denuncia que hizo la ex primera dama Susana Higuchi en marzo de 1992 fue el principal detonante para que el condenado ex presidente Alberto Fujimori perpetrara el autogolpe de Estado el 5 de abril de 1992.

Cabe anotar que, el 24 de marzo de 1992, Susana Higuchi acus a los hermanos de su otrora esposo y entonces presidente de malversar donaciones enviadas al Per desde el Japn y otros pases.

En dilogo con El Comercio, Mximo San Romn cont que el autogolpe fue para l una total sorpresa. Sin embargo, lo que precipit el golpe, a mi manera de entender, fue la denuncia que hizo Susana Higuchi sobre el mal manejo de los fondos que reciban de donaciones tanto de Japn como de otros pases y que los manejaban arbitrariamente la hermana y los familiares cercanos al presidente, relat.

En tanto, el ex vicepresidente coment que l se tom el autogolpe de 1992 como una triste noticia y que lo primero que se le ocurri hacer fue intentar comunicarse con Alberto Fujimori para hacerle reflexionar y decirle que era un salto al vaco.

Pero esa conversacin nunca se llev acabo. [] Llamaba y llamaba a Palacio de Gobierno y finalmente los edecanes me contestaron que no estaba ah el presidente y despus me enter que estaba en los salones del Servicio de Inteligencia, detall.

Tras el autogolpe de 1992, Mximo San Romn jur como presidente de la Repblica en la sede del Colegio de Abogados de Lima, en presencia de diputados y senadores que se oponan al gobierno de facto instaurado por Fujimori.

El ex vicepresidente recuerda que, como jefe del Estado, intent tomar una serie de medidas para hacer recapacitar a las Fuerzas Armadas de su apoyo a Alberto Fujimori, pero no respondieron a mi pedido porque estaban sometidos a Nicols de Bari Hermoza Ros y compaa.

Estbamos atados de manos para formar un gobierno que debera ser el gobierno legtimo para dirigir los destinos del pas, lament Mximo San Romn. A modo de reflexin, el ex vicepresidente aconseja que siempre se debe apoyar a todo gobierno democrtico con todos sus defectos.

LEE TAMBIN