Los momentos políticos más polémicos de Eliane Karp
Los momentos políticos más polémicos de Eliane Karp
Roger Hernández Sánchez

Periodista

roger.hernandez@comercio.com.pe

no solo es la esposa del ex presidente . La antropóloga belga ha protagonizado sus propias batallas en política, así como ha forjado, a base de polémicas declaraciones, una relación complicada con la prensa y con parte de la ciudadanía.

Sin embargo, para el ex jefe del Estado, sobre quien se dictó el jueves último una orden de prisión preventiva por 18 meses por presuntamente haber recibido US$20 millones en coimas de Odebrecht, Eliane Karp ha sido una pieza clave. En las buenas y en las malas.

Ya sea en campaña, en Palacio de Gobierno, en una comisión investigadora del Congreso, o en respuesta a las acciones de la justicia por acusaciones de soborno, la esposa de Alejandro Toledo siempre ha sabido cómo atraer los reflectores. Repasamos sus momentos políticos de mayor tensión.

1. Sano y sagrado.

Alejandro Toledo llegó a la campaña del 2001 denunciado fraude electoral y, como si fuera poco, habiéndose autoproclamado enemigo de la corrupción que encarnaba el hoy recluido ex mandatario Alberto Fujimori.

Pese a ello, el líder de Perú Posible ha reconocido que en el camino que lo llevó hasta ese recordado 28 de julio en el que se le colocó la banda presidencial no estuvo solo. Su esposa, de un estilo marcadamente confrontacional, fue su compañera en aquella ruta.

Eliane Karp tuvo la oportunidad, incluso, de colocarle un par de apelativos que, posteriormente, sus adversarios políticos utilizarían para hacer sorna de los confusos eventos en los cuales Toledo fue protagonista.

“Escúchenme bien, pituquitos miraflorinos, escúchenme bien, los apus han hablado: mi cholo es sano y sagrado”, aseveró Eliane Karp, durante un mitin partidario, en la recta final de la mencionada campaña.

Y aunque la frase le valió toda clase de críticas, tuvo el efecto esperado en tienda peruposibilista: buena parte de la ciudadanía se identificó con ese “cholo” proveniente de Cabana (Pallasca), Áncash, que “intentaba restablecer la democracia".

2. Perritos rabiosos.

A poco de abandonar Palacio de Gobierno, a finales de junio del 2006, el toledismo vivía encarnizadas disputas políticas con el aprismo, que había logrado superar a Ollanta Humala en la segunda vuelta electoral de aquel año.

“Me hacen reír cuando los apristas hablan de despilfarro. ¿Dónde hay despilfarro de joyas y vestidos? Los apristas son unos perritos rabiosos, que lo único que saben es ladrar sin datos en sus manos y están tratando de desprestigiar a esta administración”, dijo Eliane Karp a CPN Radio.

Y no solo eso. Ella recordó, precisamente, la Marcha de los Cuatro Suyos y la lucha contra el régimen fujimorista. “Alan estaba tomando su vinito en los cafés de París […] Nosotros estábamos poniendo nuestro pecho para restablecer la democracia”, dijo la antropóloga belga, quien, paradójicamente, se encontraría en este momento en la capital de Francia.

En 2006, Karp ya había consolidado una enemistad con la prensa y alcanzaba pésimos números en torno a popularidad, según los sondeos de la época.

Fue por ello, justamente, que no descartó salir del Perú una vez que Alejandro Toledo finalizara su mandato. “Yo no he venido aquí de mi propia voluntad, ni porque yo necesitaba una nacionalidad. No necesito la nacionalidad peruana, gracias”, refirió.

3. Ecoteva y el Congreso

La primera gran acusación que recayó sobre Alejandro Toledo y Eliane Karp llegó a raíz de sospechosas compras inmobiliarias realizadas por la suegra de este, Eva Fernenbug, y gracias al supuesto dinero del amigo cercano del ex mandatario, Josef Maiman.

El Caso Ecoteva, proceso que aún se encuentra en curso, obligó al ‘chacano’ y su esposa a responder ante la fiscalía y, cómo no, el Congreso de la República.

Fue entonces que Karp, a finales de octubre del 2013, acudió a la Comisión de Fiscalización del Parlamento y estelarizó uno de los pasajes más extraños y cuestionados en la historia reciente del Congreso de la República.

La esposa de Alejandro Toledo, ante la crítica del aprista Mauricio Mulder por su dicción y por su costumbre de pararse para responder las interrogantes de los integrantes de la comisión, agradeció la “preocupación” del legislador y contestó de manera particular.

“Soy una mujer pequeña y frágil. De acuerdo al reglamento, el español no es mi idioma materno. Podría pedir una transcripción del francés o el quechua. Pido disculpas por mi mala dicción y le invoco a hablar en francés, a ver cómo vamos”, emplazó a Mauricio Mulder, que no escapó del reto y contestó en francés, provocando más risas aún y desorden en la comisión.

Luego de esto, la ex primera dama, con la intención de exasperar a los demás legisladores del grupo, respondió algunas preguntas en quechua, provocando el enojo de los opositores de Toledo la sala y cerrando así una jornada poco productiva.

4. Desafío electoral

Si bien posteriormente Eliane Karp intentó moderar su estilo frente a parte de la prensa y, sobre todo, la ciudadanía, nunca tuvo filtros cuando se trató de los adversarios políticos de su esposo.

A finales del 2015, en plena campaña, utilizó su cuenta de Facebook, una herramienta que emplearía habitualmente para referirse a sus opositores, y retó a Alan García, Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski a una competencia atlética.

“Desafiamos a la japonesa, el cuy gringo y el panzón a un trote de 15 km descalzos en la arena. ¿Quién nos sigue? ¿Y quién de ellos puede?”, destacó.

A esas alturas del proceso electoral, Alejandro Toledo sumaba pocos puntos en las encuestas de intención de voto, una tendencia que no variaría y que tuvo su epílogo el 10 de abril de ese año.

Perú Posible alcanzó solo 1,30%, lo cual lo llevó a perder su inscripción como agrupación frente al Registro de Organizaciones Políticas (ROP) del Jurado Nacional de Elecciones.

5. “No me hagas hablar”

Hay quienes repiten que la mejor defensa es el ataque. No obstante, las acusaciones por presunto soborno que recaen sobre Alejandro Toledo hacen que las respuestas provenientes de él o su esposa no sean suficientes para justificar lo que sería un auténtico escándalo de corrupción.

Es así como la semana pasada, tras indicarse que el líder de la ´chacana´ habría recibido US$20 millones de manos de Odebrecht por la licitación de los tramos II y III de la carretera Interoceánica Sur, Eliane Karp decidió hacerle frente a las acusaciones.

Bajo esa premisa, la belga no tuvo mejor idea que disparar contra el actual presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, quien había referido que el caso de Toledo denotaba una “traición al Perú”.

“¡Qué vergüenza PPK, tú que tantos negocios y lobbies has hecho! ¡No me hagas hablar, because I know what you did last time! (porque sé lo que hiciste la última vez)”, escribió Eliane Karp en su cuenta de Facebook.

Aunque han pasado varios días desde que lanzó la enigmática frase, la antropóloga belga no ha vuelto a referirse a la alusión que hizo sobre PPK.

MÁS EN POLÍTICA...

: ¿qué opinan los ex miembros de Perú Posible? ► — Política El Comercio (@Politica_ECpe)