Redacción EC

ROCÍO LA ROSA

Al hecho de que la congresista nunca informó a la Comisión de Educación, de la cual es miembro, que era la promotora del colegio ; se suma un hecho delicado relacionado a la situación laboral de los profesores de su plantel, el mismo que deberá ser aclarado por la legisladora oficialista.

Según el portal de la Sunat, cuando este colegio ubicado en Los Olivos empezó a funcionar en 2012, con Uribe como promotora, reportó a nueve trabajadores en planilla. Entonces solo tenía autorización para la enseñanza del nivel primaria. Pero al año siguiente, cuando la legisladora consiguió que la UGEL 02 la autorizara a ampliar sus servicios a inicial y secundaria, el colegio comunicó a la Sunat que ya no tenía nueve sino solo seis trabajadores en planilla. Es decir, más aulas y alumnos, pero menos profesores. ¿Qué pasó?

Para el abogado laboralista Ricardo Herrera, todo indica que el Palmeras School tiene profesores fuera de planilla, "con lo cual está quebrantando los derechos laborales".

Herrera explica que "todo profesor, inclusive si trabaja medio tiempo, y de cualquier centro educativo, sea colegio o universidad, tiene que tener a sus profesores en planilla".

De acuerdo a las leyes laborales en el país, un profesor debe estar en planilla porque desarrolla una labor que es el giro principal del colegio, "el profesor es el corazón del colegio, es el que enseña". Y, además, porque cumple un horario de trabajo, es decir, tiene una relación de subordinación con su empleador. 

En la página web de la Sunat se consigna el número de trabajadores en planilla que el colegio de Cenaida Uribe reportó en 2012 (nueve) y en 2013 (seis). El número se redujo pese a que el año pasado el colegio tuvo más aulas y alumnos.

¿AL MAESTRO CON CARIÑO?
Al no tener a todos sus profesores en planilla, como revela la información que consigna Sunat, el Palmeras School no estaría cumpliendo con pagar gratificaciones, CTS, vacaciones, e impuesto a la renta si fuera el caso. Además, el plantel estaría evadiendo los aportes a Essalud, que ahora son administrados por la misma Sunat.

De ser el caso, el colegio es pasible de una sanción. "Para estos casos corresponde una multa y a partir del 1 de marzo será una infracción muy grave. Por lo menos le puede caer una multa de 20 mil soles. Además, los profesores podrían demandar judicialmente el pago de sus beneficios que no hayan sido reconocidos por el colegio", precisa Herrera.

El laboralista consideró que el Ministerio de Trabajo y la Sunat tendrían que acercarse al Palmeras School para corroborar la situación de sus trabajadores.

EL PALMERAS SCHOOL EN CIFRAS
De acuerdo , en 2012 cuando el Palmeras School solo ofrecía primaria registró 7 profesores. Al año siguiente, en 2013, a esos 7 docentes de primaria se sumaron 4 para inicial y 7 para secundaria. Es decir, el año pasado el plantel debió tener en planilla a 18 profesores en total, pero solo consignó a 6, según la Sunat.