Solo el 38% de los 130 congresistas participó en la sesión donde se interpeló al ministro de Educación, Martín Benavides. El escenario de censura se manejó dentro de más de una bancada, pero sin mayor fuerza. (Foto: Congreso)
Solo el 38% de los 130 congresistas participó en la sesión donde se interpeló al ministro de Educación, Martín Benavides. El escenario de censura se manejó dentro de más de una bancada, pero sin mayor fuerza. (Foto: Congreso)
Martin Hidalgo Bustamante

Subeditor de la Unidad de Análisis Político

martin.hidalgo@comercio.com.pe

La interpelación al ministro de Educación, en el causó gran expectativa debido a que en la previa varias bancadas -incluida desde la fuerza mayoritaria de Acción Popular- se hablaba de un posible escenario de censura. Sin embargo, la sesión se mostró deslucida con un inicio accidentado y con congresistas que no estaban presentes al momento de ser llamados para su intervención.

MIRA: Sin pedido de censura acabó la interpelación al ministro de Educación

Esto fue lo que pasó el jueves 13 de agosto, en la primera sesión interpelatoria del periodo 2020-2021. El ministro Martín Benavides asistió al pleno para responder un pliego de 33 preguntas, todas ellas referidas a su gestión como jefe de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu), antes de asumir como titular del Minedu. En específico, estaban referidas al proceso de licenciamiento de dos universidades privadas.

Como lo informó El Comercio eran cuestionamientos que el ministro ya había respondido ante la Comisión de Educación del Congreso y sobre lo cual además existe una investigación en curso.

Como es usual ya en esta etapa virtual del Parlamento, la sesión empezó con retraso. El relator demoró unos 27 minutos pasando lista, mientras que los congresistas terminaban de conectarse a la plataforma de Microsoft Teams.

En tanto, , vocero de Podemos Perú, anunciaba que su bancada no participaría a lo largo de la sesión, debido a una decisión de su bancada. La estrategia política de Podemos es no involucrarse en temas educativos -retiraron a sus miembros de la Comisión de Educación- a fin de evitar ser cuestionados por conflictos de intereses: el líder de Podemos, José Luna Gálvez, es dueño de universidades no licenciadas.

Tras pasar lista, el presidente no dio inicio a la intervención del ministro Benavides para que responda el pliego interpelatorio. Le brindó la palabra a su colega bancada, , quien informó sobre un oficio que había recibido por parte de .

Intervención del congresista Walter Rivera en sesión interpelatoria al Ministro de Educación

En su oficio, Sagasti mostraba su rechazo por ser mencionado en algunas de las preguntas del pliego interpelatorio por la participación que había tenido en un comité de Sunedu, antes de ser elegido congresista. Este debate tomó unos 18 minutos, entre que Rivera pedía que se retiren siete preguntas del pliego, y Merino confirmaba con Oficialía Mayor que no existía precedentes en el reglamento para proceder con dicha solicitud.

Otros congresistas alertaron sobre el mal precedente que se podía constituir si se aceptaba el pedido del acciopopulista Rivera.

Además del tema reglamentario, esto da paso a un mal precedente, porque se podría interpretar que algunos votaron [a favor de la moción] sin leer el pliego interpelatorio. ¿Acaso nuestros colegas votan sin leer?”, cuestionó .

Al final, no se aceptó el pedido de Rivera, y se procedió a dar la palabra al ministro Benavides.

Desaparecidos

La sesión interpelatoria duró exactamente 6 horas con 41 minutos, sin tomar en cuenta los tiempos destinados para tomar lista y lo que se demoraron en resolver el pedido del legislador Walter Rivera. De dicho tiempo, el ministro Martín Benavides usó 1 hora y 42 minutos para responder las preguntas del pliego, y 43 minutos al final de la sesión para replicar las intervenciones de los parlamentarios.

Este Diario monitoreó -de manera sistematizada- la intervención de los legisladores y detectó que solo 50 de los 130 parlamentarios tomaron la palabra en el debate. Es decir, apenas el 38% estuvo interesado en la sesión interpelatoria.

Varios de los congresistas llamados para su intervención no respondían. Esto se dio incluso con los voceros parlamentarios. “No sé qué habrá pasado con mis compañeros anteriores. Quizás el frío de Lima los ha dejado afónicos y no pueden hablar”, ironizó al respecto el fujimorista Diethell Columbus.

Congreso: Sesión de interpelación al ministro de Educación Martín Benavides

Este Diario detectó que 13 parlamentarios no respondieron cuando los llamaron para su intervención, cinco de ellos fueron convocados en más de una oportunidad. Algunos aparecieron luego para regularizar su participación.

Intereses particulares

Las bancadas parlamentarias no mostraron un interés en bloque en contra del ministro de Educación, sino que se mostraron diversos intereses particulares de congresistas que presentaron reclamos por universidades no licenciadas en sus respectivas regiones.

También participaron la mayoría de miembros de la Comisión de Educación, incluido el presidente .

Pero, por ejemplo, en Somos Perú no tomó la palabra el vocero . En su reemplazo habló , cuyo asesor principal Ranjiro Nakano le declara la guerra a la Sunedu en sus redes sociales.

En sus redes sociales, el asesor del congresista Jorge Pérez (Somos Perú) le ha declarado la guerra a la Sunedu.
En sus redes sociales, el asesor del congresista Jorge Pérez (Somos Perú) le ha declarado la guerra a la Sunedu.

En Alianza para el Progreso, su vocera alterna declaró que no apoyarán una censura, pero en la interna esto fue materia de debate. Semanas atrás, , el vocero titular, inició una campaña pública a favor de una universidad no licenciada en Iquitos, y otros varios legisladores de dicha bancada tienen reclamos similares.

Fuentes de la bancada indicaron que el secretario general recomendó a los congresistas no tomar la palabra debido a que el mensaje del partido es a favor de la reforma universitaria, pero siete legisladores omitieron el pedido.

Frepap fue la bancada más crítica, desde el discurso de su vocera , aunque aclaró que estaban a favor de la reforma universitaria. “Ningún funcionario es indispensable”, refirió en alusión al ministro Benavides.

Si bien no se logró consenso para una censura, fuentes legislativas informaron que , vocero de Unión por el Perú, anunció que buscaría las firmas necesarias para impulsar una moción para sacar a Benavides del Minedu.

Desde la bancada upepista se pronunciaron los discursos más duros contra el ministro. Especialmente con el legislador , quien ya había mostrado un mensaje duro desde la sesión investidura del primer ministro Walter Martos, el pasado martes 11, donde tildó de “corrupto” al ministro Martín Benavides.

Uno de los congresistas más críticos y con más participación en la sesión fue . En la Comisión de Educación, la bancada Podemos Perú le ha cedido su asiento para que pueda participar con voto en dicho grupo. Según su hoja de vida presentada ante el Jurado Nacional de Elecciones, Pichilingue cursó estudios en Telesup, universidad de los Luna, líderes de Podemos.

Ningún legislador de Podemos tomó la palabra en el debate, con el fin de evitar que se señale el conflicto de interés por los negocios universitarios de su líder. Sin embargo, fuentes legislativas informaron que, en diversos momentos, el legislador José Luna coordinó con los legisladores con José Vega (UPP) y Guillermo Aliaga (Somos Perú).

VIDEO RECOMENDADO

Viceministro de salud dio nuevas cifras de casos de COVID-19 en el Perú. (Video: Canal N)