Guido Aguila fue integrante del ahora desactivado Consejo Nacional de la Magistratura. (Foto: Piko Tamashiro / GEC)
Guido Aguila fue integrante del ahora desactivado Consejo Nacional de la Magistratura. (Foto: Piko Tamashiro / GEC)
Redacción EC

La Subcomisión de Acusaciones Constitucionales aprobó el informe final de la Denuncia Constitucional 342, que recomienda acusar al exintegrante del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) por la presunta comisión del delito de tráfico de influencias o, alternativamente, por el delito de patrocinio ilegal.

MIRA: Sagasti llama a votar “con la confianza de que la voluntad de las urnas será plenamente respetada”

Con 14 votos a favor, el acuerdo fue tomado en la sesión virtual que realizó este viernes 9, conducida por su presidente, el congresista Carlos Pérez Ochoa (Acción Popular). El informe final fue sustentado por la congresista delegada María Retamozo Lezama (Frepap).

Se trata de la denuncia constitucional presentada por la fiscal de la Nación, Zoraida Avalos, en contra de Aguila Grados por presuntamente interceder -en el 2018- ante la administración pública en favor del ciudadano Pedro Elmer Morales Gonzales, quien en ese entonces venía siendo investigado por el presunto delito de colusión agravada.

Dicho caso estaba a cargo de la fiscal adjunta provincial, María Del Pilar Paredes Padilla, del Primer Despacho de la Fiscalía Provincial Corporativa Especializada de Delitos de Corrupción de Funcionarios de Junín.

En cuanto a la adecuación de los hechos al tipo penal de tráfico de influencias, Retamozo Lezama dijo que “el denunciado aprovechó su condición de consejero del CNM para solicitar al presidente de la Junta de Fiscales Superiores de Junín que le presente a la fiscal a cargo de la investigación”.

Según el documento, Guido Aguila le manifestó a la fiscal: “Doctora, quería pedirle un favor, usted, tiene un caso de un amigo, se llama Pedro Morales, va tener un comparendo con usted, quiero que lo ayude”.

Además, mencionó que Aguila y Pedro Morales tuvieron conversaciones previas con relación al caso y le solicitó que interceda a su favor, habiéndole facilitado la citación del Ministerio Público.

“En ese sentido, observando las reglas de lógica y las máximas de la experiencia se desprende que habría habido una motivación para que el denunciado Guido Aguila intervenga en la tramitación de la Carpeta Fiscal N.° 60-2016”, agregó Retamozo.

Sobre la adecuación de los hechos al tipo penal de patrocinio ilegal, la legisladora dijo que “el denunciado, aprovechándose de su cargo, se acercó y solicitó a la fiscal a cargo de la Carpeta Fiscal N.° 60-2016 que ayudara a su amigo Pedro Elmer Morales Gonzales, de quien incluso llegó a enviar vía WhatsApp su citación para una diligencia. Todo ello a cambio del ofrecimiento de beneficios futuros resumidos en la frase “las puertas estarán abiertas para lo que usted desee”.

Finalmente, Retamozo señaló que Guido Aguila, luego de sostener conversaciones con su amigo Pedro Elmer Morales Gonzales intercedió ante la fiscal adjunta provincial, María del Pilar Paredes Padilla, a cargo del caso.

En otro momento, precisó que en sus descargos el denunciado señaló que no existe el elemento corruptor del delito de tráfico de influencias, ya que este delito requiere recibir, hacer, dar o prometer para sí o para terceros un donativo o cualquier otra ventaja por parte del traficante, lo que -según su criterio- no habría ocurrido.

Además, dijo Retamozo, el denunciado sostiene que la Fiscalía de la Nación estaría vulnerando el derecho a la igualdad en la aplicación de la ley penal, pues en comparación a otros casos no ha seguido igual criterio en el análisis de los elementos del tipo penal de tráfico de influencias.

En ese sentido, Guido Aguila argumentó que observa un “sesgo notorio” en la persecución penal, toda vez que estaría persiguiendo determinados casos y otros no.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO SUGERIDO: