Juramentación del nuevo Congreso fue a puertas cerradas. (Foto: Andina)
Juramentación del nuevo Congreso fue a puertas cerradas. (Foto: Andina)
Martin Hidalgo Bustamante

Jefe de la Unidad de Periodismo de Datos

martin.hidalgo@comercio.com.pe

El Congreso se instaló en el primer día del estado de emergencia dictado por el gobierno por el brote del . Solo uno de los decidió cumplir con la cuarentena y quedarse en su región. Los otros 129 juraron al cargo y comenzaron con su trabajo legislativo. Mientras estabas tratando de mantenerte al día con las noticias del , esto fue lo que se aprobó en el pleno, lo que planean hacer en las siguientes semanas y las primeras divisiones internas que mostraron las bancadas.

Todos menos uno

En medio del estado de emergencia decretado el domingo 15 de marzo, la Junta Preparatoria continuó con la sesión protocolar convocada para el día siguiente. En aquel momento empezaba la cuarentena de 15 días, que culmina el próximo lunes 30.

A la sesión llegaron no solo los legisladores, sino también el personal necesario para el protocolo de juramentación. Solo 12 de los elegidos el pasado 26 de enero registran experiencia legislativa, por lo que a los 118 restantes había que explicarles el ABC parlamentario.

La instalación fue sobre la marcha y con poca preparación previa, por eso no era extraño ver cómo, mientras se tomaba lista de los presentes, el personal de la Oficialía Mayor continuaba dando indicaciones sobre el protocolo a Mónica Saavedra (Acción Popular, Lima), la presidenta de la Junta Preparatoria encargada de la .

La sesión estaba convocada para las 5:00 p.m., pero recién se empezó a tomar lista unos 36 minutos después. Pocos notaron que faltaba un legislador. Tampoco se prestó atención al ausente cuando se llevaron a cabo dos votaciones, aunque esto último quizás fue porque se dieron en la madrugada, cuando todos ya querían irse a sus casas fuera del riesgo de infección. Previo a la sesión personal del Ministerio de Salud estuvo intentando brindar indicaciones, que luego no fueron cumplidas.

Antes de la sesión, personal del Ministerio de Salud estuvo intentando brindar indicaciones, que luego no fueron cumplidas.
Antes de la sesión, personal del Ministerio de Salud estuvo intentando brindar indicaciones, que luego no fueron cumplidas.

El nombre del congresista faltante se revelaría tres después. Se trataba Héctor Maquera (Unión por el Perú, Tacna), quien hasta la fecha no ha jurado al cargo. El jueves 19, el legislador contó que suspendió su vuelo del lunes tras escuchar al presidente Vizcarra en televisión sobre el anuncio del estado de emergencia.

“Pensé que el Congreso estaría a la altura de esta crisis. Pero al día siguiente me doy con la sorpresa que 200 personas estaban en el hemiciclo. Y han continuado en una sesión hasta las 5 de la madrugada. No se explica la desesperación, es una medida irresponsable del Congreso. La salud está primero antes que una juramentación o una Junta de Portavoces, donde todos además asisten sin mascarillas”, exclamó.

Arengas y abrazos

La sesión estaba convocada a las 5:00 p.m., a la misma hora en la que el presidente Martín Vizcarra había convocado a Consejo de Estado y a la que el Congreso decidió no asistir. El Consejo de Estado inició a su hora pactada. El Parlamento, no.

La primera juramentación se dio a las 5:46 p.m., con los tres miembros de la Junta Preparatoria. A las 6:07 p.m. se procedió con los otros 126, para lo cual se había acordado una juramentación en tres bloques: los que jurarían “por Dios y la Patria”, “delante de Dios y la Patria”, y “por la Patria”. Pero esto tampoco se respetó.

Si bien los llamados se paraban según su bloque para decir todos al unísono el “Sí, juro”, muchos aprovecharon para dar un discurso personal. María Bartolo (Unión por el Perú, Áncash) y sus colegas de bancada, independientemente del bloque escogido, juraban a nombre de los ‘etnocaceristas’, mientras que Orestes Pompeyo Sánchez (Podemos, Lima), aprovechaba para profesar su religión.

Pero la bulla fuera de protocolo no solo fue individual. En las bancadas se propiciaron los griteríos grupales. Desde frases de corte deportivo como el “En costa, sierra y selva, Frepap está presente” hasta arengas de corte militar con Daniel Urresti exclamando “Podemos” y su bancada secundándolo con el “Perú".

Los griteríos vinieron acompañados de abrazos y apretones de manos. Para ese momento todas las recomendaciones de precaución ante el coronavirus habían sido rotas en el recinto de las leyes.

Incluso, cámaras de televisión captaron a congresistas abrazando a sus familiares después de la ceremonia. En los días previos se había acordado que no asistirían a la ceremonia, pero esto tampoco se cumplió.

Sesión maratónica

Tras 43 minutos de arengas, la sesión se suspendió, pero no para irse a sus casas sino para que presenten sus listas de candidatos a la Mesa Directiva. El Congreso decidió no respetar los plazos de su reglamento -amparándose en la situación de emergencia- y adelantar la elección de su presidentes y vicepresidentes.

La elección fue convocada para las 8:45 p.m., pero también empezó con retraso. La sesión se extendió hasta la medianoche, pues el protocolo indicaba que cada parlamentario debía emitir su voto, uno por uno. Esto pese a que ya se sabía que ganaría la lista de Manuel Merino (Acción Popular, Tumbes), quien se convirtió en el presidente del Congreso.

En su primer discurso, Merino hizo hincapié en la situación de crisis que atraviesa el país y manifestó todo el apoyo desde el Congreso. Pero quizás su anuncio más importante. -en el terreno político y que pasó desapercibido- fue que la elección de magistrados del Tribunal Constitucional . Un mecanismo que ha sido duramente criticado, y que formó parte de la fricción Ejecutivo-Legislativo en el 2019, que acabó con la disolución de este último.

La sesión volvió a ser suspendida, unos 16 minutos pasada la medianoche. En lugar de mandar a todos a casa, se convocó a la Junta de Portavoces para tomar sus primeros acuerdos oficiales. La idea era solo aprobar la composición de otros órganos como el Consejo Directivo y la Comisión Permanente, además de una resolución legislativa para formalizar que su mandato tendrá tres legislaturas. Acordaron, además, recortar los recesos parlamentarios, a propuesta de Somos Perú y con la resistencia de algunos.

Sin embargo, en la reunión de voceros, los representantes de Acción Popular y del Partido Morado plantearon apresurar el debate para modificar la norma que regula la intangibilidad electoral. Todos accedieron y la sesión cerró a las 5:00 a.m. del martes 17.

Las primeras leyes

La primera norma oficial que se aprobó es la resolución legislativa donde se extiende el mandato de la Mesa Directiva hasta julio del 2021 y se divide la legislatura en tres partes. Acá no hubo mayor contratiempo en el debate, pero sí un detalle en la votación.

En el tablero figuró un voto en rojo, del congresista Richard Rubio (Frepap, Lima). Uno de los 129 presentes. El voto fue corregido después del cierre de conteo en el tablero, vía oral (una práctica común y permitida en la hermenéutica parlamentaria).

Solo bastó un llamado de atención de la vocera del Frepap, María Teresa Céspedes (Lima), para la corrección del voto. Una muestra de disciplina parlamentaria que la bancada extendería a lo largo de la madrugada.

El segundo proyecto era sobre materia electoral. En resumidas cuentas, la actual norma dice que el Congreso solo puede introducir cambios hasta un año antes de las elección, eso quiere decir hasta el próximo 11 de abril. Lo que aprobó el Parlamento, en la práctica, es extender el plazo por seis meses. Dado a que depende de que la norma debe ser primero publicado en El Peruano, este plazo sería aproximadamente hasta octubre, tres meses después de la fecha de .

Esto habilita al Congreso a introducir cambios normativos con el proceso ya en curso. En el debate, las bancadas de Fuerza Popular y el Frepap fueron las únicas que se mostraron en contra, aunque solo la última votó en contra. Su argumento para oponerse fue que se debía tener la opinión técnica de los organismos electorales, que son los encargados de elaborar el cronograma, el cual .

El mismo Jurado Nacional de Elecciones había propuesto que los congresistas solo tengan plazo hasta julio -la fecha de convocatoria del proceso- para introducir cambios.

El tema de fondo es la norma de democracia interna, donde entra en riesgo las elecciones primarias. Previo al debate, este Diario reveló el borrador del proyecto de Luis Roel (Acción Popular, Lima) finalmente aprobado, donde se proponía y la convocatoria del proceso electoral 2021. Tras una serie de críticas, encabezadas por Fernando Tuesta, ex presidente de la Comisión de Alto Nivel de Reforma Política, el legislador Roel retiró estas propuestas del texto.

Pero el retiro de estas propuestas no implica que el tema esté cerrado. En los días previos, su colega Manuel Merino -hoy presidente del Congreso- se había pronunciado .

Luis Roel, congresista de Acción Popular, presentó polémico proyecto sobre elecciones internas, que al final no prosperó (Foto: Congreso)
Luis Roel, congresista de Acción Popular, presentó polémico proyecto sobre elecciones internas, que al final no prosperó (Foto: Congreso)

Exceso de voluntad

Tras la sesión madrugadora del martes 17, los congresistas -a excepción de Héctor Maquera- continuaron sin respetar la cuarentena. Ese mismo día, la Junta de Portavoces se reunió por la tarde para avanzar en la .

Pero nada se logró avanzar, puesto que se puso sobre la mesa la discusión sobre la elaboración de un . Eso y la conformación de una comisión de seguimiento a las acciones realizadas por el Poder Ejecutivo en esta crisis.

El pedido se dio en una sesión donde asistieron unos 20 legisladores, cuando la Junta de Portavoces cuenta con solo nueve miembros. Nuevamente, la precaución no era respetada en el recinto legislativo. Al final no se llegó a ningún acuerdo debido a que no habían proyectos en trámite para debatir y votar.

Las iniciativas fueron llegando tras esa reunión. A la fecha, ya se presentaron cuatro proyectos relacionados a la coyuntura del coronavirus, todos referidos al ámbito económico.

Mientras tanto, los congresistas van a seguir presentando proyectos para aprovechar un pleno temático sobre el coronavirus y meterlos en agenda para su aprobación. Un mecanismo que ya se utilizó durante el desastre natural del Fenómeno del Niño en el 2017.

Este pleno sería entre las dos siguientes semanas. Mientras tanto, los congresistas han viajado a sus regiones, con el fin de “colaborar” con las zonas afectadas, aunque no queda claro en qué forma podrían apoyar cuando todos se encuentran en cuarentena.

En Lima, la Mesa Directiva trata de resolver algunos problemas logísticos. En primera instancia, se determinó que los despachos solo contraten a tres de los siete asesores que se les otorga. Pero hasta la fecha no se ha entregado los despachos por precaución. En paralelo, el Sindicato de Trabajadores del Congreso ha exigido que el personal de planta no asista a laborar hasta que culmine la cuarentena.

Sin personal de planta para llevar a cabo una sesión plenaria, y con los congresistas recién escogiendo a su personal propio, la Mesa Directiva viene evaluando contratar personal externo por locación de servicios para una eventual sesión plenaria en las siguientes semanas. “Lo único seguro es que solo sesionaremos si se realiza el pedido de facultades o si se levanta la cuarentena”, refirió una fuente de la Mesa Directiva.

Fricciones para no perder de vista

En medio de toda la coyuntura, también pasaron desapercibidos algunos detalles sobre divisiones internas parlamentarias, principalmente en Unión por el Perú.

No solo Héctor Maquera no asistió a la juramentación el lunes 16. Dos días después, Unión por el Perú solo registraba oficialmente a 11 de sus 13 miembros elegidos. El que faltaba, además era Posemoscrowte Chagua (Huancavelica).

A este Diario, Chagua Payano explicó que se encontraba evaluando su permanencia en la bancada y que recién definiría su situación cuando se lleve a cabo la distribución de comisiones para su bancada.

“Soy el secretario general del etnocacerismo y tenemos un mandato para constituir una bancada etnocacerista y un partido propio. No reconocen a Vega como vocero o como candidato de una potencial plancha presidencial del 2021”, manifestó Chagua.

La fricción al interior de UPP se mostró desde la votación de la madrugada del martes 17, en la norma de la intangibilidad electoral. De los 12 miembros presentes: nueve se abstuvieron, uno votó en contra (Rubén Ramos) y otro a favor (Roberto Chavarría).

En las próximas semanas se podría definir uno de los fraccionamientos parlamentarios más rápidos de la historia legislativa. Mientras se confirma eso vale la pena dar una mirada a los primeros proyectos de ley que no están relacionados a la coyuntura del coronavirus.

Sobre la reforma política y electoral, los primeros fueron de Somos Perú, pero los que merecen ser revisados -por una estructura y argumentación técnica pocas veces vista- son .

Fue así que se vivió la primera semana del nuevo Congreso, con votación claves entre gallos y medianoche, con excesos de voluntad y protagonismo y con fragmentación en algunas bancadas. Nada que extrañar del anterior Parlamento, el que fue disuelto.