(Foto: PCM)
(Foto: PCM)
Víctor Reyes Parra

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Ante el Congreso de la República, donde solicitó el voto de confianza, la presidenta del Consejo de Ministros, , anunció que el Ejecutivo impulsará “acuerdos vinculantes” con los productores de hoja de coca para un “nuevo empadronamiento”, esto como parte de política del Ejecutivo en la lucha contra el narcotráfico.

“Queremos lograr, bajo el liderazgo de DEVIDA fortalecida, acuerdos vinculantes con los productores para un nuevo empadronamiento y la adopción de un control social que ayude al cumplimiento de la ley y a reducir las áreas de producción de coca, impulsando la política de cultivos alternativos”, Mirtha Vásquez en el discurso con el que solicitó la confianza para el gabinete que lidera ante el Pleno.

MIRA: Crisis en Devida: ¿cuáles son los riesgos de cambiar la política antidrogas y paralizar la erradicación en el Vraem?

Para el exministro del Interior Rubén Vargas, el anuncio de la presidenta del Consejo de Ministros resulta preocupante.

En diálogo con este Diario, el también expresidente de Devida consideró que lo dicho por Mirtha Vásquez se inscribe dentro de un discurso de acercamiento a los cocaleros con fines políticos, lo cual finalmente puede terminar beneficiando al narcotráfico y convertirse en una “amenaza para la democracia”.

MIRA: Ministro Luis Barranzuela causa crisis en Devida

“Está ganando terreno esa posición que pretende ideologizar la lucha contra las drogas”, consideró Vargas.

“Esto significa que van a empadronar a todos los productores de hoja de coca que actualmente cultivan. Si según Devida, más del 90% de hoja de coca en el Perú está articulada a la cocaína, ¿por qué empadronaríamos, por qué legalizaríamos a ese 90% de productores si sabemos que termina convertida en cocaína”, exclamó.

Pedro Yaranga, especialista en temas de narcotráfico, recordó que “el empadronamiento siempre fue cuestionado porque se estaría legalizando a los ilegales que directamente se va al narcotráfico”.

Además, para un empadronamiento, los cocaleros tendrían que producir coca orgánica. Lo que producen ahora está excesivamente contaminado con agroquímicos letales. En otras palabras, la coca que producen no es apta para el consumo humano”, apuntó.

Mira aquí la exposición de Mirtha Vásquez:

De acuerdo con los resultados oficiales del monitoreo de superficie cultivada con arbusto de hoja de coca en producción 2019 – 2020, difundidos por Devida el último fin de semana, el Perú mantiene una tendencia al alza en producción con .

De esa cifra, se registran 9,410 hectáreas en Áreas Naturales Protegidas y Zona de Amortiguamiento y 5,902 hectáreas en territorios de pueblos indígenas u originarios. Según Devida, esto representa “una grave amenaza para la seguridad de las poblaciones indígenas, quienes se ven obligados a ser desplazados de sus territorios por parte de organizaciones criminales vinculadas al tráfico ilícito de drogas”.

¿Cómo vas a empadronar a esas hectáreas? Las comunidades nativas hace poco han estado reunidas con la presidenta del Consejo de Ministros y lo que le han dicho es que necesitan el auxilio del gobierno nacional porque los narcotraficantes están invadiendo sus tierras y asesinando sus líderes. ¿Lo que tenemos ahora es que este gobierno va a empadronar a los que invaden las tierras de las comunidades nativas?”, cuestionó al respecto Rubén Vargas.

“Lo veo con sumo cuidado y preocupación. A estas alturas ya se debiera trabajar con mejor conocimiento; sin embargo, el gobierno va de error en error. Al menos deberían averiguar más”, complementa Pedro Yaranga.

Otro aspecto cuestionado es sobre cómo se busca apostar por cultivos alternativos.

Vargas consideró que la persona que haya asesorado a Mirtha Vásquez en ese parte de su mensaje “se ha quedado congelado en el modelo de desarrollo alternativo de hace 10 años atrás”.

“Lo que ahora se debería estar trabajando es el modelo de desarrollo con enfoque territorial, con el objetivo de cambios de la matriz de producción en las zonas con cultivo de hoja de coca”.

El exministro indicó que en el enfoque anterior, al que llama “arcaico”, se ofrecía desarrollo alternativo solo al cocalero. Mientras que en el enfoque territorial, agrega, la propuesta es que el Estado genere desarrollo alternativo en una zona donde hay cultivos de coca y para que un campesino sea beneficiario, no se requiere que tenga cultivos de hoja de coca.

Al respecto, Pedro Yaranga señaló que “a través de los años, ya se probó que el mejor desarrollo alternativo es el cacao en la zona baja y café en zonas altas. Eso tiene excelente resultado en diversas cuencas. No conozco otro cultivo alternativo hasta ahora”.

“Lo que tiene que hacer el gobierno, es articular todos los sectores y los gobiernos regionales y locales, para que hagan seguimiento luego de la erradicación. Pero más pasa por crear conciencia entre los productores”, agregó Yaranga.

Devida todavía sin cabeza

Mirtha Vásquez también aseguró que para la implementación de su anunciada política contra el narcotráfico trabajará con una “Devida (Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas) fortalecida”. Sin embargo, esta institución está sin un titular nombrado por el Ejecutivo desde hace dos semanas.

El anterior jefe, Fidel Pintado, presentó su renuncia al cargo el pasado 12 de octubre tras ser blanco de críticas del ministro del Interior, Luis Barranzuela.

Al día siguiente, Mirtha Vásquez anunció que aceptaba su renuncia y que iba a buscar para ese sector a una persona que “garantice capacidad y conocimiento y, además, genere los suficientes consensos con la población y los diferentes sectores que intervienen”.

El pasado lunes 18 de octubre, a su salida de una reunión con la presidenta del Congreso, Vásquez volvió a referirse al tema. “Tenemos una terna de la cual esperamos, en estos próximos días, tener un resultado. Estamos avanzado en eso porque consideramos que es un tema bien importante que no puede paralizar, sobre todo en ese tema fundamental, que es la lucha contra las drogas en el país”.

Sin embargo, a la fecha de la presentación del gabinete liderado por Mirtha Vásquez para solicitar el voto de confianza, el Ejecutivo todavía no había designado a un nuevo jefe o jefa de Devida. Al respecto, Pedro Yaranga opinó que el Gobierno debe elegir para el cargo a una persona de experiencia en el área. “De lo contrario simplemente terminará en un ensayo más”, consideró.

¿Qué fue todo lo que dijo Mirtha Vásquez sobre el narcotráfico?

Durante mi gestión, las obligaciones del Perú en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico serán llevadas a cabo de manera rigurosa y eficiente. Actuaremos en materia de reducción de la oferta y la demanda, pero de manera sostenible en el tiempo. Estamos hartos del círculo permanente de cultivos erradicado/cultivos resembrado que ha venido ocurriendo en la Selva Alta.

Y queremos lograr, bajo el liderazgo de DEVIDA fortalecida, acuerdos vinculantes con los productores para un nuevo empadronamiento y la adopción de un control social que ayude al cumplimiento de la ley y a reducir las áreas de producción de coca, impulsando la política de cultivos alternativos.

En coordinación con el resto de los sectores, priorizaremos aquello que pueda hacer más daño al narcotráfico. Identificaremos el dinero ilícito, los signos exteriores de riqueza y los grandes cargamentos de droga. No podemos darnos el lujo de descartar ninguna opción de política pública, para mejorar el récord de 30 años de políticas del pasado, que no han tenido resultados. Vamos a revisar el régimen de control y fiscalización de los cultivos de coca, que se inició en 1978. La erradicación siempre será una estrategia disponible.

TE PUEDE INTERESAR