Módulos Temas Día

Más en Congreso

Las naranjas de Úrsula Letona [PERFIL]

La legisladora no conoce a Alberto Fujimori. Afirma que Keiko irradia un liderazgo que la convenció de ingresar a política

Las naranjas de Úrsula Letona [PERFIL]

Las naranjas de Úrsula Letona [PERFIL]

Se adelanta a mis preguntas. Buen truco. Habla de Martha Chávez y del 5 de abril antes que –obviamente– la pique con esos temas que sacan ronchas fujimoristas. A una la pondera discretamente y del otro abjura escrupulosamente. ¿Cómo la desarmo del media training que impide saber lo que realmente piensa? ¿Cómo le desmeleno su planchado de política que se atrinchera en argumentos técnicos para no exponerse al debate ideológico?

Mejor dejamos la coyuntura –la charla es en vísperas de la investidura y toda respuesta es de media tinta– y hablamos de la ruta que la llevó a la política. ¿La gestión pública te llevó a esto? “He trabajado 13 años en 7 ministerios distintos, soy del lado tecnócrata. Las dos cosas van de la mano. Cuando uno quiere hacer política debe tener una base técnica. Ese es el esfuerzo de Fuerza Popular, traer al Congreso una discusión técnica sobre lo que el país necesita”.

Y dale con lo técnico. Pero vayamos a un momento crucial, a la razón por la que está en la palestra. ¿Es cierto que hacías enlace parlamentario y así conociste a Keiko? “No hacía de enlace pero sí venía al Congreso acompañando a mis ministros. Y es cierto que así conocí a Keiko cuando ella era congresista. Siempre tuvo una predisposición a escucharnos. Entablamos una relación profesional. Luego me convocó para hacerme cargo de los equipos técnicos, alrededor de 89 personas en mesas temáticas. Luego vino la invitación a ser parte de la lista”. ¿La relación también es amical? “Definitivamente. Y está el liderazgo que ejerce, que irradia Keiko”. Tan invalorable se hizo Úrsula para Keiko que la puso a coordinar el Plan Perú.

¿Antes hiciste política? “Nunca. Estudié en San Marcos y ahí se hace política, pero nunca ejercí. Yo tengo mi propia experiencia, vengo de la educación pública [estudió la primaria en el centro educativo Andrés Bello de Miraflores y la secundaria en la gran unidad escolar Miguel Grau]. Esa vinculación me ha permitido, ya haciendo el máster en una universidad privada [la UPC], y trabajando en el estudio Echecopar, comparar las oportunidades que nos da el país”.

¿Debes agradecer a la educación pública o al esfuerzo adicional que te tocó hacer? “Antes la cancha estaba equiparada, hoy no ofrece las mismas oportunidades. Hay una gran desproporción. Yo tuve suerte, tuve buenos profesores. Y mi mamá era profesora, así que en la casa complementaba. La educación pública antes era mejor que la de ahora y al Estado le toca equiparar la cancha. El día en que podamos tomar el metro y enviar a nuestros hijos a un colegio público y atendernos en una posta, y recibamos un buen servicio, podremos decir que hemos equiparado la cancha. Eso es lo que quiero hacer en política”.

Valga el autoperfil político. Úrsula hilvana origen mesocrático, con formación en la tecnocracia y con lo que ella califica de “centroizquierda”. No es la primera fujimorista que huye de la etiqueta de derecha popular.

—Plegaria al Estado laico—

Tiene 38 años y cuatro hijos. ¿Ultraconservadora que no cree en la planificación familiar? No. Es provida y profamilia hasta un moderado punto. “Creo en establecer condiciones mínimas,  un marco normativo que permitirá cierta protección a la comunidad LGBTI”. En buena hora, reaparece la tecnócrata: “Soy católica practicante, pero las decisiones de política pública tienen que estar desvinculadas de la Iglesia”. Ah, y marchó entusiasta, con su esposo y una de sus hijas en Ni Una Menos. Y tomó las fricciones con humor: “Vinieron a repartirnos úteros [referencia a las esterilizaciones forzadas] pero elegantemente los rechazamos”.

Se anima cuando habla del FA. Ahí está la bronca, mucho más que con Peruanos por el Kambio. “La izquierda tiene que modernizarse. Mira nomás lo que les pasa con Venezuela. No les pido que cambien su chip económico pero sí su discurso sobre la democracia”. Sin embargo, Úrsula aclara que no quiso responder a los juramentos de Indira Huilca y Marisa Glave cuando juró contra el terrorismo. Como tantos peruanos, tiene una razón personal: “Tenía 5 años y mi mamá me estaba peinando. A su hermano, que era policía, lo trajeron de emergencia de Vilcashuamán, era uno de los dos sobrevivientes de una matanza de Sendero Luminoso. Cuando lo fuimos a ver, contaba que los terroristas se ponían a los niños como canguros para que no les dispararan”.

¿Y cómo están las cosas por casa? Le digo que hace bien en hablar de institucionalidad partidaria, pero sorprende que la mayoría de su bancada no milite en FP. “Hemos acordado abrir el padrón, estamos en un trámite formal. Hemos invitado en primer lugar a los miembros de la bancada. A los que quieran, pues no es obligatorio”.

Úrsula es dos años menor que Keiko, no conoce personalmente a Alberto Fujimori y me repite 3 veces que el tema del indulto es cosa de la familia. “Hemos tomado nuevamente un acuerdo de ni siquiera pronunciarnos sobre el tema. Creemos que como partido debemos mantenernos lejos”. ¿Te sientes parte de una nueva generación fujimorista? “Soy parte de una nueva generación en la política”.

¿Y qué dice la coordinadora del Plan Perú sobre el mensaje de Keiko de trocar la derrota de FP en agenda legislativa? “Demostraremos a los opinólogos que dicen que vamos a ser obstruccionistas que están equivocados. Anteponemos el país. Ya hemos planteado leyes que nadie cuestiona, como el IGV justo. ¿Acaso queremos que el Gobierno observe, el Congreso insista y, finalmente, la ley no se reglamente o no tenga dotación presupuestal?”. Este opinólogo aprecia el realismo. ¿Y harán un ‘gabinete en la sombra’ o algo parecido? “Tenemos 19 mesas similares a los rubros del Gabinete. Keiko conduce y cuando necesita ‘feedback’ puede llamar a Elmer Cuba o a algún otro especialista”.

Úrsula se especializará en temas de inversión pública y modernización del Estado. El otro día estuvo con el primer ministro Zavala en una reunión multipartidaria por la infancia, y dice que hubo muy buena onda con ppkausas y el Frente Amplio. Ojalá que el consenso que logran los niños lo logremos los manganzones.

MÁS EN POLÍTICA...

Tags Relacionados:

Fuerza Popular

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías