Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Especiales

¿Cuáles fueron las palabras más repetidas en el debate de la cuestión confianza?

Congreso de la República

El Congreso aprobó la cuestión de confianza que solicitó el primer ministro en respaldo a la reforma política, tras 15 horas de polémica. (Foto: Congreso)

Congreso

Minutos antes de la 1 de la tarde de ayer, el pleno del Congreso aprobó con 77 votos a favor y 44 en contra la cuestión de confianza que el jefe del Gabinete Ministerial, Salvador del Solar, planteó el martes a nombre del Ejecutivo en respaldo a seis proyectos de la reforma política, entre ellos un nuevo texto sobre la inmunidad parlamentaria.

El debate, que tuvo una duración de casi 15 horas divididas en un día y medio, no siempre estuvo centrado en la reforma política. Hubo parlamentarios que aprovecharon sus intervenciones para criticar al gobierno por el aeropuerto de Chinchero, el crecimiento económico y el aumento de la inseguridad.

“Hoy en la mañana nos dieron los tristes ejemplos de los audios, de la salita del SIN. Pero yo también me permito, por justicia, recordar los audios del problema de Chinchero, cuando en ese entonces el ministro de Transportes, hoy Presidente, el ministro de Economía y el contralor de ese entonces, estaban conversando sobre el tema de una acción que debería tomar la Contraloría”, refirió, por ejemplo, el congresista Elías Rodríguez.

El parlamentario Julio Rosas se declaró en “huelga democrática”. Pero antes de retirarse del pleno calificó de “dictador” al presidente Martín Vizcarra e invocó a Dios.

“No asistamos al dictador en este suicidio asistido, no traicionaré a Dios, mantendré mi juramento hasta el final (…) No os engañéis, Dios no puede ser burlado. Todo aquel que tenga ojos para ver y oídos para oír que entienda esta palabra”, manifestó el pastor evangélico.

Julio Rosas

(Foto: GEC)

Archivo El Comercio

La fujimorista Esther Saavedra tampoco utilizó los minutos de su participación en el pleno para sentar una posición, con argumentos, sobre la reforma política.

Ella expresó sus dudas sobre si debía o no llamar “presidente de la República” a Vizcarra, porque, según refirió “no ha sido elegido por el voto popular”. También afirmó que el mandatario “ha vivido arrastrándose a la bancada de Fuerza Popular para vacar” al ex jefe de Estado Pedro Pablo Kuczynski.

Desde el Frente Amplio, el congresista Edilberto Curro centró su discurso en culpar al capitalismo de la corrupción en el Perú.

“El principal problema que aqueja a nuestro país es la corrupción, la corrupción es una situación, una manifestación que tiene un largo proceso histórico, la corrupción se ha originado en nuestro país desde la instauración del sistema capitalista”, manifestó.

Así se desarrolló gran parte del debate sobre la cuestión de confianza en el Parlamento, que hoy subió a su página web la transcripción completa de la polémica.

Las palabras más repetidas, durante el primer tramo (que se desarrolló entre las 10:18 a.m. y 09:30 p.m. del martes) fueron “Congreso”, “confianza”, “país”, “ejecutivo” y “política”. El término “reforma” aparece en el séptimo puesto.

Congreso de la República

(Foto: El Comercio)

Archivo El Comercio

En la segunda parte del debate (que se realizó entre las 09:00 a.m. y 12:50 p.m. del miércoles) las cinco palabras más utilizadas fueron “país”, “Congreso”, “congresista”, “confianza” y “pueblo”.

Congreso de la República

(Foto: El Comercio)

Archivo El Comercio

“Debería mejorar el debate”
El portavoz de Peruanos por el Kambio (PpK), Jorge Meléndez, consideró que el nivel de debate en los plenos debe mejorar. “Nos debemos enfocar a los temas para los cuales hemos sido convocados. Por ejemplo, en esta oportunidad era la cuestión de confianza sobre seis proyectos (de la reforma política), pero en la mitad del debate, sino no es más, los colegas congresistas se han desviado a otros temas”, remarcó a El Comercio.

Meléndez señaló que esta situación también “depende mucho” del presidente del Parlamento, quien “es el director del debate”.

El congresista Alberto Quintanilla (Nuevo Perú) indicó que su bancada había fijado la posición de votar en contra de la confianza más allá de lo que suceda en el debate. Sin embargo, justificó que este haya sido extenso “porque es parte de la democracia”. “Tampoco se puede cortar, sí es necesario”, subrayó.

Karina Beteta

(Foto: GEC)

Archivo El Comercio

La parlamentaria Karina Beteta (Fuerza Popular) señaló que el pleno, que se desarrolló entre el martes y el miércoles, no tenía como finalidad abordar a fondo los seis proyectos de la reforma política, sino analizar la constitucionalidad de la solicitud de cuestión de confianza interpuesta por el Ejecutivo.

Agregó que ella sí tomó la decisión de votar a favor de la confianza durante el debate, “luego de escuchar al Frente Amplio y Nuevo, que pretenden en un pacto con el gobierno implementar el chavismo en el nuestro país”. “Emití un voto en defensa del Congreso, la Constitución y la democracia”, acotó.

“Las intervenciones de muchos no son fructíferas”
Alejandro Rospigliosi, experto en temas parlamentarios, afirmó que muchas de “muchas de las intervenciones (en el pleno) no son fructíferas”, pero subrayó que la democracia implica “escuchar el punto de vista” de todos los congresistas.

“Ya hemos vivido otras experiencias, en las que otros presidentes del Congreso, fueron muy rígidos con la aplicación del reglamento, y no dejaban a los congresistas expresarse. Incluso, a los que no tenían bancada, no les daban el uso de la palabra, fue terrible”, dijo en comunicación con este Diario.

Rospigliosi señaló que la evaluación sobre el rol de los legisladores en los debates la deben hacer sus electores. 

“Estos debates hacen que se extrañen los debate de antaño, donde había congresistas preparados, creo que sí deberían mejorar su preparación a la hora de exponer, porque el país los está escuchando”, concluyó.

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada