Módulos Temas Día

Más en Política

Las declaraciones de PPK a CNN, por Mávila Huertas

Es necesario que el presidente ordene sus papeles y su memoria y deje de subestimar al país que, por ahora, gobierna

PPK

(Foto: Reuters)

Kuczynski está equivocado si cree que no le debe explicaciones al país. (Foto: Reuters)

Resulta desconcertante escuchar las declaraciones de Pedro Pablo Kuczynski en reciente entrevista con la cadena CNN a propósito de la visita del papa Francisco al Perú. Una cosa es que el pedido de vacancia ‘express’ impulsado por fuerzas políticas de oposición haya sido percibido como un abuso que vulneraba el derecho a la defensa del presidente y otra pretender convencer al mundo de que, de haber obtenido el Congreso los votos necesarios para vacarlo, “hubiese sido una enorme derrota para la democracia”.

Durante la conversación con el periodista José Levy, el mandatario también asegura que los cuestionamientos o pedidos de aclaración sobre sus presuntos vínculos comerciales con Odebrecht fueron “un embate para tratar de sacarlo sin ninguna justificación”. Añade que podría haber una relación con el indulto que otorgó a Alberto Fujimori. Según Kuczynski, la denuncia de Rosa Bartra que daba cuenta de las asesorías que ofrecieron Westfield y First Capital se hizo pública dos días después de que él atendiera la solicitud que acabaría liberando al ex presidente. De esta forma, desliza, ante la prensa extranjera, la posibilidad de que querían sacarlo para que Fujimori no obtuviera la gracia presidencial. Se olvida de que la moción sobre su vacancia no fue firmada solo por congresistas de Fuerza Popular, sino también del Frente Amplio, APP y el Apra. Y lanza su propia teoría sobre lo inconveniente que es para Keiko Fujimori y su mayoría en el Parlamento que el líder histórico del fujimorismo esté ahora fuera de prisión.

El presidente insiste en que las acusaciones carecen de sustento. Lo acaba de decir a CNN: “Nos lanzaron unas cosas que había que contestar de un día para otro, donde recién yo me entero de cosas que no conocía”. Hace una semana lo había dicho durante una reunión con los gobernadores regionales.

Lo que no alcanza a comprender es que el salvataje que obtuvo en el Congreso no es equivalente a una absolución que echa por tierra cualquier sospecha de corrupción en su contra. Kuczynski está equivocado si cree que no le debe explicaciones al país. Lo que consiguió tras el segundo aire otorgado por el Congreso es asegurar su derecho al debido proceso. Ante la fiscalía, pero también ante la Comisión Lava Jato. De eso no se salva.

¿Acaso no fue el propio PPK quien, en uno de los varios y sorpresivos mensajes a la nación previos al debate del 21 de diciembre, pidió disculpas “con claridad de mente y dolor de corazón” a los peruanos por no haber ordenado sus actividades y archivos? “He sido desordenado y desprolijo”, admitió después de justificar la asesoría que brindó una empresa de su propiedad a Odebrecht. El presidente alegó en aquella ocasión que había cedido la gestión y administración de su empresa a su socio y amigo, el chileno Gerardo Sepúlveda, y que de esa manera había establecido “una muralla china” que lo protegió de un eventual conflicto de intereses porque cuando eso ocurrió era ministro.

No pinta bien que Sepúlveda se haya negado a responder a la Comisión Lava Jato con el pretexto de que está colaborando con la fiscalía. Tampoco que “Cuarto poder” revelara que Westfield firmó un contrato para asesorar el proyecto Olmos, pero que First Capital fue la que realmente hizo el trabajo por el que la empresa de PPK ganó más de un millón de dólares. Es necesario que el presidente ordene sus papeles y su memoria y deje de subestimar al país que, por ahora, gobierna.

MÁS EN POLÍTICA...

Tags Relacionados:

PPK

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada