(Composición: Víctor Aguilar/ El Comercio)
(Composición: Víctor Aguilar/ El Comercio)
Jonathan Castro

Por Alejandro Boyco y Jonathan Castro

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Mañana martes 22 de diciembre vence el plazo para que las organizaciones políticas presenten las listas finales de candidatos ante los Jurados Electorales Especiales. Hasta la fecha, los 24 partidos buscan inscribir 608 listas congresales en las 27 circunscripciones para competir en las .

¿Cómo se contabilizan las listas? Cada partido inscribe una lista al Congreso en las circunscripciones en las que participará. Así, una agrupación que se inscriba en todos los distritos electorales tendrá 27 listas. Pero no todas participarán con esa cantidad de listas.

PARA SUSCRIPTORES: “Cuando pueda, te vacuno”, una crónica de Fernando Vivas

Los resultados de las elecciones internas –publicadas el 9 de diciembre– muestran un adelanto de cómo estarán conformadas esas listas, en base al criterio de paridad y alternancia. Solo el 20% de listas estarán encabezadas por mujeres.

Sin paridad en las cabezas

Veintiún partidos definieron el orden de sus candidatos antes de las internas y presentaron listas cerradas para que sean ratificadas por las bases o los delegados. Al analizar su conformación, se observa que solo 108 mujeres lideran esas listas, lo que representa el 20% del total.

MIRA: ONPE: ¿Cómo elegir dónde votar y hasta cuándo tengo plazo para cambiar mi local de votación?

El caso más resaltante es Perú Nación, partido del candidato presidencial Francisco Diez Canseco: ninguna mujer lidera las once listas parlamentarias a nivel nacional. Luego, se encuentra el Frente Amplio: solo presenta dos listas encabezadas por mujeres, a pesar de postular en las 27 circunscripciones. En Lima, la lista congresal es liderada por Leyla Berrocal, candidata a la primera vicepresidencia junto a Marco Arana. En Moquegua, la cabeza será una mujer designada.

Al otro extremo se encuentran el Frepap, quienes cuentan con 11 mujeres encabezando alguna lista (44%). Le siguen el Partido Morado y el Partido Nacionalista con 10 cada uno (37%). Después de ellos, ningún otro supera el 33% de mujeres en esta posición.

En estas elecciones, cada partido contará con, en promedio, 5 mujeres y 20 hombres en la cabeza de las listas.


Paula Muñoz, profesora de la Universidad del Pacífico, señala que estas cifras van en contra del sentido de la paridad y alternancia. “No me extraña tanto, porque precisamente esto ratifica la importancia de la medida. Finalmente vemos que hay un problema que subsiste. En la práctica, el comportamiento de los actores políticos siempre es ajustarse a lo que dice la ley, porque tienen que hacerlo, pero sin reflexionar en el sentido del fondo”, señala.

En los casos de Acción Popular, el Apra y el PPC, partidos que sí decidieron el orden de sus candidaturas en las internas (el PPC lo hizo a través de delegados), los resultados no son muy distintos. Las tres organizaciones tienen listas que competirán en los 27 distritos electorales, pero únicamente cuentan con siete, tres y cuatro mujeres en las cabezas, respectivamente.

Hay ejemplos de avance y de estancamiento en partidos que representan posiciones de izquierda, derecha y centro. Esto confirma que el reto de mejorar la representación y renovar los cuadros políticos –y esto aplica no solo al género sino también a la diversidad generacional, étnica, social y profesional– es transversal a todos los partidos”, comenta la politóloga Gabriela Vega.

La importancia de encabezar la lista

Las elecciones del 2020 demostraron la importancia de la primera posición en la lista congresal. Casi la mitad de los legisladores electos en este periodo (47%) había encabezado la lista de candidatos de su partido.

En los comicios de enero, se eligieron a congresistas de 92 listas presentadas a nivel nacional. En 61 de esas listas, resultaron elegidos los que postulaban con el número 1.

Este patrón se repite en el 2016: el 38% de congresistas electos llevó el número 1 durante la campaña en cada una de sus regiones. Cincuenta de las 60 listas electas en todo el país (83%) tuvieron a su cabeza electa.


Adriana Urrutia, presidenta de la Asociación Civil Transparencia, explica que las mujeres son quienes más se benefician por liderar las listas. “Lo que se ha demostrado en la experiencia latinoamericana es que poner a una mujer en cabeza de lista tiene un efecto de arrastre positivo sobre la elección de otras mujeres. Esto implica que se concibe que si alguien que lidera la lista es mujer, está en capacidad de ocupar un puesto clave, entonces la gente vota más por mujeres”, comenta la politóloga.

Sin embargo, Paula Muñoz considera que el voto preferencial podría ser, paradójicamente, una posibilidad para reducir el efecto adverso de esta desigualdad en las cabezas.

Sea porque haya una campaña consciente para votar por mujeres, o porque algunas de estas mujeres sean candidatas importantes, hagan una buena campaña y terminen ganándole a sus compañeros. Lo que el voto preferencial significa es que tendremos campañas no solamente entre partidos sino también intrapartidaria”, afirma.

De otro lado, en las candidaturas de regiones hay, en promedio, más de 22 partidos compitiendo. Pero menos de 5 mujeres encabezan sus listas.

En Cajamarca, de donde se eligen 6 congresistas, solo la lista de Acción Popular es liderada por una mujer: Silvia Monteza, quien postuló sin éxito en el 2020. De igual manera, Áncash, Arequipa y Ayacucho solo cuentan con 2 listas, menos del 10%, lideradas por mujeres.

En las circunscripciones con más mujeres como cabezas de listas se encuentran Huánuco, con 8 cabezas mujeres, y Callao, Lima y Residentes en el extranjero con 7 cada uno.

La solución está en los partidos

Apostar por liderazgos femeninos es una manera de cambiar las prácticas políticas, y por ende, cambiar la representación. Creo que hay que hacer mucho énfasis en todo aquello que genere nuevas dinámicas en los partidos, porque la única manera de fortalecer la democracia que tenemos ahora es fortaleciendo los partidos políticos”, señala Urrutia.

Para ella, se deben fortalecer los mecanismos de democracia interna en las organizaciones, en un contexto de crisis de representación en el país.

Gabriela Vega, por su parte, comenta que es necesario renovar los cuadros en los mismos partidos políticos. “Los partidos tienen que transformarse organizacionalmente de forma que sean verdaderos espacios de participación política. Deben actualizar sus formas de militancia, atraer y poner en valor el rol de los activistas y simpatizantes, pero además deben construirse espacios abiertos de debate y formación política que permitan igualar la cancha para que todo aquel interesado en entrar a política”, expresa.

VIDEO RECOMENDADO:

Francisco Sagasti anuncia suspensión de vuelos procedentes de Europa
Francisco Sagasti anuncia suspensión de vuelos procedentes de Europa

RELACIONADAS