Keiko y PPK se verán las caras en segunda vuelta [CRÓNICA]
Gerardo Caballero

Parecía que iba a repetirse la historia del 2001. Parecía que el electorado había decidido, por esos caprichos de la política, prolongar la incertidumbre de aquel año, como también lo hizo en el 2006. Así se vivió el final de la jornada electoral.

Cuando dieron las 4 de la tarde de ayer, el llamado flash electoral mostraba a una clara ganadora: la candidata presidencial . La lideresa de Fuerza Popular, según la encuesta a boca de urna de Ipsos, tenía el 37,8% de los votos válidos.

Pero el pleito, esa disputa que hacía recordar los escenarios del 2001 y el 2006, era por el segundo lugar. Esta vez, claro, los protagonistas de la pugna no eran Alan García y Lourdes Flores.

El candidato presidencial de Peruanos por el Kambio, Pedro Pablo Kuczynski (), había alcanzado el 20,9%, pero –ahí nomás– la misma encuesta le daba el 20,3% de los votos a Verónika Mendoza, del Frente Amplio: nuevamente resultados apretados para definir al segundo lugar de las elecciones.

Y, como para agregar drama a tan ajustado final, el flash electoral fue emitido cuando todavía muchos electores se encontraban en el interior de los locales de votación esperando su turno para sufragar. Y las demoras, según numerosas quejas lanzadas a través de las redes sociales, se debían al poco conocimiento del voto electrónico en algunos distritos y al número inusualmente alto de votantes por mesa de sufragio.

No obstante, el desenlace ajustado que se anunciaba a esas horas de la tarde fue volviéndose más holgado conforme avanzó la noche.

—La mesa servida—
Keiko Fujimori inició su jornada, como todos sus contrincantes, con el ya casi obligado desayuno electoral. El lugar elegido fue el jardín de su local de campaña de Camacho.

Aunque la candidata fujimorista apareció ante las cámaras con un delantal para servir el desayuno, la verdad es que la mesa electoral hace rato estaba servida para ella.

Y es que las encuestas del domingo pasado ya mostraban la amplia ventaja de la fujimorista (40,8%). Pero ayer, de acuerdo con el conteo rápido de Ipsos al 100%, Fuerza Popular tendría 68 escaños de los 130 que tiene el Congreso.

Keiko Fujimori recibió estos resultados en el hotel Meliá, de San Isidro. Una vez que los conoció, poco antes de las 9 de la noche, la candidata apareció ante los periodistas y afirmó que las candidaturas contra las que compitió significan cosas distintas.

“Este nuevo mapa político nos dice que el Perú quiere la reconciliación, no quiere más peleas”, anotó Fujimori, y aseguró que ha escuchado “la voz de los peruanos que reclaman la presencia del Estado”.

Horas antes de que ofreciera estas declaraciones, el congresista Kenji Fujimori (a quien las primeras encuestas daban ayer como el candidato al Congreso más votado) fue consultado si preferiría que su hermana enfrentara en segunda vuelta a Mendoza o a PPK. “Personalmente, me gustaría un escenario con Verónika Mendoza, porque eso serviría para tener una confrontación de ideas, de propuestas y, sobre todo, de dos modelos económicos que son totalmente diferentes”, dijo a los periodistas que se encontraban en el hotel Meliá. Pero esa posibilidad, a lo largo de la noche, se desvaneció.

Con las horas, conforme avanzaba el conteo rápido de las actas, la distancia entre PPK y Mendoza se fue ampliando. Al 100% del conteo rápido, Ipsos contabilizó el 21,5% de los votos para el candidato de Peruanos por el Kambio, y 18,7% para la aspirante del Frente Amplio. Keiko Fujimori, eso sí, se mantenía primera, con el 39,6%.

El segundo y último reporte de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), al 40,3% de las actas escrutadas, señalaba que Keiko Fujimori contaba con el 39,18% de los votos, PPK el 24,25% y Verónika Mendoza el 16,57%.

Estos resultados también animaron a PPK a aparecer en su sede partidaria, la ppkasa, en Miraflores, para dar un mensaje conciliador similar al de Fujimori: “No queremos un país peleado ni hostil. Queremos armonía: piensen en los apus, el cielo y el agua, que viven en armonía”.

A esas horas, Mendoza se encontraba volando de Cusco a Lima. Cuando apareció por fin en la plaza Bolognesi, su suerte ya parecía echada. Su discurso no fue triunfalista ni aceptó una derrota: “Se ha demostrado que no hacen falta millones para hacer política”.

¿Y Alfredo Barnechea? Desde horas antes de cerrarse la elección, el candidato por Acción Popular ya daba a entender que no se veía en Palacio de Gobierno: “Estamos contentos con lo que hemos hecho. Hemos introducido temas relevantes para el Perú, que cualquier gobierno tiene que resolver”. Eso sí, ayer desayunó chicharrón.

Pero si esta historia empezó con el recuerdo de las elecciones del 2001 y el 2006, también es preciso recordar que los rivales de aquellas elecciones, Alan García y Lourdes Flores Nano, unidos esta vez en la plancha de Alianza Popular, naufragaron juntos con un 5,7%, según el conteo rápido de Ipsos al 100%. El resultado obligó a Alan García a pedir a sus partidarios “elegir una conducción que les permita sobrellevar esta situación”.

Esta plancha presidencial, integrada por dos antiguos pesos pesados de nuestra política tuvo, de acuerdo con el mismo conteo rápido, solo un punto y medio más de votos que el candidato de Democracia Directa, Gregorio Santos, el ex gobernador regional de Cajamarca, preso en Piedras Gordas.

MÁS EN POLÍTICA...

TAGS RELACIONADOS