Candidato Rafael López Aliaga recorrió el miércoles un mercado y las calles de Pueblo Libre (Foto: Britanie Arroyo / @photo.gec)
Candidato Rafael López Aliaga recorrió el miércoles un mercado y las calles de Pueblo Libre (Foto: Britanie Arroyo / @photo.gec)
Alicia Rojas Sánchez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El candidato a la Presidencia por el partido político Renovación Popular, , fue grabado el 10 de enero, en una entrevista con el portal Infórmate Piura, sin usar mascarilla. En su alocución sostuvo que debido a que anteriormente fue diagnosticado con , estaba “curado” y tenía el “antiviral altísimo”.

He tenido COVID-19, y respondo la pregunta de por qué no uso mascarilla. Porque yo ya tengo 90 días de COVID-19, me he curado de COVID-19, tengo el antiviral que se llama IgG altísimo. Yo dono plasma a gente que tiene COVID-19. El médico viene y me saca plasma cada vez que me ve en Lima, me dice ‘está perfecto’”.


Rafael López Aliaga, candidato a la Presidencia.

MIRA: Fact-checking: Martín Vizcarra, el uso de la ivermectina y la Operación Tayta

Esta afirmación es falsa

Médicos consultados por El Comercio coinciden en que las declaraciones de López Aliaga son irresponsables en este contexto de pandemia, sobre todo viniendo de una figura pública. Además, anotaron imprecisiones en las afirmaciones que dio. Teniendo en cuenta la evidencia científica, lo dicho por el candidato no se ajusta a la verdad.

Juan More Bayona, docente investigador en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y doctor en inmunología comparada de la Universidad de Alberta, considera que lo propalado por el candidato de Renovación Popular es también desafortunado. “Estamos en un escenario de pandemia y la información que se maneja debe ser certera. Sobre todo porque estos personajes tienen un alcance mayor y llevar información errónea implica vidas”, dijo.

En primer lugar, More Bayona aclaró que el IgG no es un “antiviral” como dijo López Aliaga, sino un tipo de anticuerpo que producen quienes se exponen al virus. Además, afirmar que quien contrajo COVID-19 adquiere cierta “inmunidad” es incierto, pues la respuesta a la enfermedad es heterogénea.

Quienes hacen una enfermedad mucho más severa, grave, tienden a tener una protección mayor que quienes hacen una más leve. Hacer una afirmación como la que hizo, que como ya se enfermó tiene inmunidad, es incierto y es irresponsable. El mensaje que se lleva a la población es que como ya se infectó, puede hacer lo que quiera y no es así”, dijo More Bayona a El Comercio.

Por tanto, que el candidato se escude en esto para no usar una mascarilla no tiene asidero. More Bayona añadió que incluso una persona haya superado el COVID-19 no la exime de infectarse nuevamente. Por ello, las vacunas son protectores contra el desarrollo de una enfermedad severa y grave, pero no contra la infección.


El médico Germán Málaga, investigador de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), coincide en que a pesar de haber superado la enfermedad, las personas deben mantener los cuidados sugeridos, como el uso de la mascarilla.

Lo que me llama la atención es que una persona que aspira a ser presidente no tenga la capacidad de dar el ejemplo teniendo en cuenta que mucha gente se infecta por no usar mascarilla. Está lanzando un mensaje equivocado a la población”, cuestionó.

Málaga también reforzó la idea de que los anticuerpos “van decayendo en el tiempo” y que es temerario, por parte del candidato, asumir una inmunidad al COVID-19.

Desde el inicio de la pandemia tenemos el temor a la recaída porque se pierde el nivel de anticuerpos. Se ha identificado que las personas siguen bajando el IgG. Puede ser una tranquilidad, pero temporal, y ya estamos hablando de reinfecciones. Me parece también osado asumir esa postura cuando no se sabe qué pasa con la inmunidad en relación al COVID-19. Está asumiendo cosas que la ciencia todavía no sabe. Está poniéndose por encima de las recomendaciones basadas en la ciencia”, advirtió.

También, el médico Percy Mayta-Tristán, director de Gestión de Proyectos y Promoción de la Investigación de la Universidad Científica del Sur, coincidió con sus colegas en que no usar mascarilla es una actitud irresponsable porque, así haya contraído el virus anteriormente, debe mantener las medidas de protección.

En cuanto a una posible reinfección a la que pueda ser susceptible López Aliaga, Mayta-Tristán dijo que aunque es “absolutamente inusual”, sí es posible. Hizo hincapié en que comportamiento del candidato es una actitud negativa. “No puede no usar mascarilla en público. Es absolutamente egocéntrico e irresponsable no respetarlo”, criticó.

Otra factor a tener en cuenta es la nueva variante de COVID-19 que ya ha sido detectada en el país. “Con la nueva variante no sabemos si las reinfecciones son mayores o menores. Entonces, también por su propia condición es importante que se cuide y cuide a los demás”, indicó Mayta-Tristán.

“Yo dono plasma a gente que tiene COVID-19″

Remitiéndonos a lo dicho por López Aliaga, el médico Juan More Bayona indicó que “lo del plasma convaleciente es aún incierto porque se están haciendo ensayos clínicos, pero los resultados preliminares no son muy alentadores. Desafortunadamente no han mostrado una efectividad”. Al ser resultados preliminares, se debe esperar las respuestas concluyentes.

Eso que dona plasma es en realidad un ensayo que se hace y bajo esa premisa tiene que tomarse. Quizás colabora con alguna institución, pero eso no significa que funcione. Hay que tener cuidado con eso porque las personas pueden entender que el plasma convaleciente funciona, y no es así. Se está evaluando si tiene una función en el manejo de la enfermedad. El tratamiento con plasma convaleciente no está aprobado por ningún país como tratamiento, solo como ensayos clínicos”, aclaró.

El médico Germán Málaga añadió que en otros países algunos estudios se detuvieron por presentar un “no beneficio”, y solo hay uno que sí los presentó.

Solo hay un estudio argentino beneficioso, usado en adultos mayores que reduce las complicaciones, pero es un solo estudio positivo y hay cuatro negativos. Entonces, ¿cuán beneficioso es el plasma convaleciente? No se sabe. La recomendación es que solo se use en términos de investigación, no como tratamiento. Sería otro incumplimiento y estaría contribuyendo con inescrupulosos que, desde un punto de vista no formal, administran esto. Más bien, eso debe investigarse: a quién dona”, advirtió Málaga.

Finalmente, el médico Percy Mayta-Tristán dijo que aún no hay evidencia contundente respecto al uso del plasma convaleciente. “Me llama la atención que el señor diga que está donando plasma, la pregunta es a quién y cómo. Si es en el contexto de un ensayo clínico o en qué condición”.

Consultado por El Comercio, Rafael López Aliaga respondió que de ahora en adelante estará usando mascarilla “para dar ejemplo”. Respecto a la donación de plasma, indicó: “Tengo un doctor que me pide plasma para algunos pacientes. Para tratamiento. Eso le sirve a otra gente. [¿Es con un médico particular?] Sí, que va a mi casa, no es clínica”. Detalló que tuvo COVID-19 a mediados del 2020.

VIDEO RECOMENDADO

ABC electoral: ¿Qué es la valla electoral?