Módulos Temas Día

Más en Política

Fuerza Popular: sumas y restas de la crisis interna

Lo que podría perder y ganar el fujimorismo por la tensión interna y un eventual fraccionamiento de la bancada

Keiko Fujimori, Kenji Fujimori, Fuerza Popular

La votación sobre la vacancia de PPK permitió visualizar una vez más las tensiones entre las facciones de Kenji y Keiko Fujimori en la bancada de Fuerza Popular. (Composición: El Comercio)

La llamativa votación no alineada de Fuerza Popular respecto a la vacancia del presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) —rechazada el 21 de diciembre con la abstención clave de Kenji Fujimori y 9 colegas de la bancada— ha significado el enfrentamiento más reciente en el grupo parlamentario que aún mantiene mayoría absoluta en el Congreso. Tensiones internas ya se habían dado anteriormente alrededor del hijo menor del indultado ex mandatario Alberto Fujimori.

Entre los parlamentarios fujimoristas hay bastante expectativa por la reunión de este martes, en la que esperan escuchar primero las razones de los 10 legisladores que se abstuvieron a diferencia de otros 61 que votaron a favor de la vacancia, y que fueron felicitados por la lideresa del partido y ex candidata presidencial, Keiko Fujimori. En dicho encuentro se podría plantear y decidir finalmente si se inicia un proceso disciplinario contra ellos, medida planteada por los voceros Daniel Salaverry y Héctor Becerril.

—Perder y ganar—
Anoche, la parlamentaria Maritza García —del bloque que se abstuvo con Kenji Fujimori en la votación de la vacancia de PPK— reiteró en Canal N que una de sus demandas es la reestructuración de partido. No descartó además una eventual renuncia únicamente a la bancada.

Fuentes del partido indicaron a El Comercio que el bloque dará pelea en caso se inicie un proceso disciplinario que derive en una expulsión. “Lo óptimo sería que no haya nada y que [la facción de Kenji Fujimori] se mantenga como una tendencia dentro del partido”, señalaron. Otra de las demandas es que Pier Figari y Ana Hertz de Vega —quienes salieron el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Fuerza Popular hace más de dos semanas— salgan definitivamente del partido. Si bien dejaron esos cargos, los colaboradores cercanos de Keiko Fujimori siguen teniendo “injerencia total” en el partido y la bancada.

Consultada por este Diario respecto a un eventual fraccionamiento en la bancada —dejándola en principio con 61 miembros y perdiendo la mayoría absoluta—, la vocera alterna Milagros Salazar señaló que no hay temor de que se produzca ese escenario, “porque estamos apostando por el fortalecimiento del partido. Más está el fortalecimiento del partido que perder uno o ganar uno. En esa línea nos vamos a mantener”.

En ese sentido, pese a que se podría dar la ruptura y perder congresistas, Salazar acotó que lo que se podría ganar es el fortalecimiento institucional de Fuerza Popular. “Si para fortalecer a un partido se presentan estas situaciones, a buena hora”, apuntó.

Y es que, para ella, contra esa institucionalidad y contra la disciplina han atentado Kenji Fujimori y los 9 legisladores que no votaron en bloque por la vacancia, aunque —según afirmó— un día antes de la votación se acordó respaldar la destitución de Kuczynski.

“La democracia significa respetar los acuerdos, no es para utilizarla cuando me guste o no. Cuando yo pierda, pateo los acuerdos, eso no puede ser, no es de un demócrata ni de un congresista”, señaló también Milagros Salazar, quien recordó que Keiko Fujimori prometió y ha cumplido con su promesa de no utilizar el poder político para una agenda personal o familiar.

“Siempre vamos a salir ganando, vamos a ver verdaderamente quiénes son los que apuestan por el fortalecimiento del partido”, acotó en otro momento.

—Liderazgos—
La última encuesta de El Comercio-Ipsos, realizada tras el indulto a Alberto Fujimori, dio cuenta de un hecho muy particular: por primera vez, la aprobación a Kenji Fujimori superó a la de su hermana Keiko. Ella cayó a 29% tras haber estado alrededor del 40% en anteriores sondeos y él subió de 30% a 33% en dos semanas.

Así, a juicio de Luis Benavente, director de Vox Populi, “el resultado político es claro: en ese enfrentamiento pierde Keiko y gana Kenji […] Keiko pierde políticamente y queda debilitada, y Kenji queda fortalecido”.

Para el analista político Diethell Columbus, Fuerza Popular pierde más de lo que pueda ganar en esta crisis interna, pero ello dependerá también de la muñeca política de Keiko Fujimori para la conducción de la organización política y la decisión de Kenji Fujimori y su facción.

Según dijo, queda la sensación de que esa facción se ha valido de su posición política para lograr un beneficio personal o familiar. “Kenji no solamente está en el Congreso como hijo, sino como representante de la nación y él tiene que anteponer los intereses del país a sus intereses personales. Y lamentablemente, quedó demostradísimo que sus intereses personales le importan más que los intereses de la nación”, consideró.

¿Y cómo queda Alberto Fujimori, líder histórico de Fuerza Popular? Para Benavente, lo más aconsejable para él —y para Kenji Fujimori— sería optar por la prudencia y el perfil bajo.

Columbus coincidió en que las apariciones político-mediáticas de Alberto Fujimori deberían darse lo menos posible y además perjudicarían a Kenji Fujimori. “Eso sería incendiar la pradera y demostrar que aquellos que están en contra del indulto tenían razón: que no solamente fue un pacto infame a cambio de la vacancia y que los informes médicos que sustentan el indulto tienen vicios que ameritan ser revisados”, sentenció.

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018Ir a Somos
Ir a portada