El presidente Martín Vizcarra se reunió con alcaldes de diferentes partes del Perú en Palacio de Gobierno. (Foto: Difusión)
El presidente Martín Vizcarra se reunió con alcaldes de diferentes partes del Perú en Palacio de Gobierno. (Foto: Difusión)
Redacción EC

El respaldo a la disolución del supera por lejos la cifra recogida por Ipsos para El Comercio en julio, cuando el presidente anunció que presentaría un proyecto para adelantar las elecciones generales al 2020. Aquella vez, el 56% dijo que apoyaría la disolución del Parlamento si la propuesta del mandatario era archivada. Dos meses después, con el adelanto de elecciones ya en el archivo, la cifra está 29 puntos por encima, en 85%.

“Parte de la diferencia se puede explicar por la desconexión que mostró el Congreso [el día de la disolución]. Y Salvador del Solar, que tuvo una ‘actuación impecable’. Que no lo dejen entrar, le cierren la puerta, no lo dejen hablar, cómo presenta la confianza. Eso ha generado que la ciudadanía apoye aún más”, explica Alfredo Torres, presidente ejecutivo de Ipsos.

Este apoyo mayoritario se ha traducido en el salto más grande en la popularidad de Vizcarra en lo que va de su gestión. Ha ganado 31 puntos, con lo cual se ubica en su pico histórico: 79%.

(Fuente: El Comercio-Ipsos)
(Fuente: El Comercio-Ipsos)

Su bastión se mantiene en los niveles socioeconómicos (NSE) de mayores ingresos, con el B como su principal aliado –91% de respaldo a la disolución y 88% al presidente–. En términos territoriales, el sur se empareja al resto de regiones –con 83% y 78%, respectivamente–, pese a que desde hace dos semanas se han reactivado las protestas en el corredor minero de esa zona del país.

Además, la aprobación al cierre del Parlamento se basa en la convicción de que la medida fue tomada dentro de los márgenes constitucionales. El 76% considera que es “correcta porque era lo que la Constitución permitía” y solo el 10% dice que es incorrecta por ser “un golpe de Estado”.

“Del Solar tuvo una actuación impecable. Que le cierren la puerta, que no lo dejen hablar. Eso ha generado aún más apoyo”. Alfredo Torres, presidente de Ipsos.


Fuente: El Comercio-Ipsos
Fuente: El Comercio-Ipsos

En línea con esto, el 64% opina que, si bien existe una crisis política, el país se mantiene en democracia. “Al convocar elecciones parlamentarias el mismo día que disuelve el Congreso, para la opinión pública el país sigue siendo democrático, parece una situación totalmente normal”, dice Torres.

-Patrón de golpes-

Al observar la línea histórica de aprobación al presidente, se identifican cuatro saltos que responden –todos– a golpes dados al Congreso. Pero siempre la curva volvió a bajar después de unos meses.

En setiembre del 2018, la aprobación a Vizcarra estaba en 45% (seis meses antes había comenzado el mandato con 57%). Entonces, el presidente decidió hacer cuestión de confianza por sus proyectos de reforma del sistema de justicia. Al mes siguiente, en octubre, la cifra creció 16 puntos, a 61%.

(Fuente: El Comercio-Ipsos)
(Fuente: El Comercio-Ipsos)

Este salto duró siete meses, hasta abril, cuando ambas líneas –aprobación y desaprobación– volvieron a tocarse. La aprobación fue de 44% y al mes siguiente bajó aún más, a 42%. El 29 de mayo, Vizcarra anunció que su gobierno plantearía una nueva cuestión de confianza, esta vez por sus proyectos de reforma política. El rebote en junio fue de 8 puntos, a 50%.

Pero duró apenas un mes. En junio, la aprobación regresó a 44% y, en su mensaje por Fiestas Patrias, el presidente dijo al Congreso que buscaría tener elecciones adelantadas. El respaldo saltó 13 puntos, a 57%. La línea, sin embargo, no tardó en volver a bajar: en setiembre tuvo 48%.

Aunque la crecida ahora es mucho mayor, Torres opina que también será momentánea. “Vizcarra debería asumir que su popularidad va a bajar de todas maneras. Tiene una breve luna de miel para sacar adelante proyectos importantes para el país”, asegura.

La zona natural a la que volvería el índice, concluye, es la que marca la aprobación a su gobierno: 43%.

(Fuente: El Comercio-Ipsos)
(Fuente: El Comercio-Ipsos)

Economía tiene el mayor respaldo:

La ministra de Economía, María Antonieta Alva, exdirectora general de Presupuesto de la misma cartera, es el personaje con mayor aprobación del Gabinete nombrado tras la disolución del Congreso.

Con 55% supera al primer ministro Vicente Zeballos (47%), al canciller Gustavo Meza-Cuadra (46%) y al ministro del Interior, Carlos Morán (52%). Por detrás aparece el ministro de Transportes y Comunicaciones, Edmer Trujillo, con 40%. Trujillo vuelve a la cartera después de haber tenido que renunciar por el incendio del terminal de Fiori, que fue habilitado por su gestión pese a operar de manera informal.

(Fuente: El Comercio-Ipsos)
(Fuente: El Comercio-Ipsos)

El respaldo a Alva supera también el que registró su antecesor, Carlos Oliva, cuando empezó su etapa como ministro (19%), y duplica el que tuvo al dejar la cartera, de 26%.

Además, esa aprobación es particularmente alta en el NSE A, donde registra un apoyo de 79%, que se reduce de forma escalonada hasta un 45% en el E. En Lima, la ministra obtiene una cifra alta: 65%. En el interior rural, por el contrario, es de 43%.

La diferencia también es significativa entre el apoyo que Alva tiene entre los hombres (59%) y las mujeres (50%).

(Fuente: El Comercio-Ipsos)
(Fuente: El Comercio-Ipsos)

MÁS DATOS:

-La segunda aprobación más alta registrada por Vizcarra es de 66%. Fue en setiembre del 2018, tras su primera cuestión de confianza.

-Según Torres, las elecciones siempre le quitan atención a la labor del Ejecutivo, lo que alargaría levemente su alta aprobación.

-Sin embargo, también asegura que la cifra estará por debajo del 50% en los primeros meses del 2020.

TAGS RELACIONADOS