Redacción EC

Los hermanos Rodolfo y Ludith Orellana, ambos acusados de dirigir una gigantesca red de lavado de activos, se negaron a declarar hoy ante la justicicia por un proceso de tráfico de terrenos y estafa, que se realizó en la Segunda Sala Penal para Reos en Cárcel del Penal de Piedras Gordas, en Ancón.

La primera en presentarse ante la Sala, al promediar el mediodía, fue Ludith Orellana, quien fue traslada con estrictas medidas de seguridad del penal de mujeres de Chorrillos. Ahí cumple prisión preventiva de 18 meses por ser acusada por la fiscalía de ser la número de 2 de esta presunta organización.

Veinte minutos después fue convocado Rodolfo Orellana, alias el Gordo, quien fue traslado de uno de los pabellos de Piedras Gordas, donde también cumple prisión preventiva de 18 meses.

Ambos indicaron que, como estaban en calidad de testigos, no iban a declarar en este caso porque paralelamente enfrentan un juicio por los mismos hechos, pero por el presunto delito de lavado de activos y asociación ilícita, que lidera la fiscal Marita Barreto. 

La Sala, presidida por la magistrada Berna Morante, decidió suspender la audiencia hasta el próximo martes 2 de diciembre, día en que decidirá cuándo tomará la declaración de los hermanos Orellana.

Este caso data del 2008, cuando el empresario Jorge Pazos Holder detecta que un testaferro de Orellana, Manuel Villacrez Arevalo, intentaba inscribir en Registros Públicos su terreno de 200 hectareas en Lurín. Ante ello, Pazos Holder denuncia penalmentea Villacrez por estafa. Sin embargo, meses después descubrió que quien realmente estaba detrás de esa transacción era Orellana y su hermana.

"Lo que él (Orellana) pretende decir es que hay dos juicios igualitos, que es por lo mismo. Pero es totalmente diferente, primero porque él está procesado por lavado de activos en ese caso. Pero en este, no", afirmó el empresario Pazos Holder a El Comercio al concluir la audiencia.

"Quien sí está procesado en este caso es Villacrez Arévalo, quien admitió que ellos, los hermanos Ludith y Rodolfo Orellana, falsificaron los documentos para estafar", agregó.