Martin Hidalgo Bustamante

Subeditor de la Unidad de Análisis Político

martin.hidalgo@comercio.com.pe

En tan solo tres días, la administración de perdió cuatro ministros. Desde el inicio de este gobierno, en marzo del 2018, ocurre una baja ministerial cada veinte días. Este promedio está por debajo del récord histórico registrado en los últimos cuarenta años. El Comercio recopiló información sobre el tiempo de duración de los ministros desde el gobierno de (1980-1985) hasta la actualidad. Nuestro país tiene, en promedio, una baja ministerial cada 25 días.

Si comparamos los gobiernos que cumplieron períodos de cinco años [ver infografía], ninguno tuvo un promedio por debajo del histórico. Pero si nos centramos en los dos primeros años de gestión, los gobiernos de (1990-1995), Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) y Martín Vizcarra (2018-2020) se muestran por debajo de la media.

De otro lado, la de Vizcarra registra el menor promedio de duración de los ministros: ocho meses. Ese cálculo es inferior al de los ministros de Kuczynski: unos nueve meses.

—Tres factores—

Omar Awapara, director de la carrera de Ciencias Políticas de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), señala tres factores principales que inciden en esta inestabilidad ministerial. El primero, registrado en la década de 1980, se refiere a pugnas internas de los partidos de gobierno.

“En los años ochenta había alas dentro de Acción Popular; unos a favor de Manuel Ulloa y otros a favor de Javier Alva Orlandini. Eran pugnas que hacían caer un ministro o hasta gabinetes. Son breves zancadillas internas como [Nidia] Puelles, que cayó por una denuncia dentro de Perú Posible o Fernando Olivera por una jugada de Carlos Ferrero, en el gobierno de Toledo. En la actualidad se hace difícil defender a un ministro por el poco espíritu de cuerpo. Antes había más chance de sobrevivir si tenías una protección partidaria y parlamentaria”, refiere el politólogo.

Lo dicho por Awapara se sostiene en las cifras. Los tres presidentes que gobernaron entre 1980 y 1995 –Fernando Belaunde, Alan García y Alberto Fujimori– tuvieron una rotación menor a la media. Esto también se vio en el segundo gobierno de García (2006-2011), donde se registra a dos de los ministros que más duraron en su cargo: José Antonio García Belaunde y José Antonio Chang. “Hay más espíritu de cuerpo cuando son partidarios o personas allegadas al presidente. El segundo gobierno de García fue un poco de retorno al pasado. En esta época, los ministros son figuras intercambiables porque son técnicos sin peso político”, añade Awapara.

El segundo factor se refiere al control parlamentario. Entre el 2001 y el 2016, se presenta una dinámica de gobiernos sin mayoría congresal. Esto se rompe en la elección del 2016 y la aparición de una oposición parlamentaria con mayoría absoluta.

El tiempo de duración de los ministros se encuentra por encima del promedio durante las gestiones de Toledo, García y Humala, aun cuando ninguno contaba con mayoría en el Congreso. “La propia oposición dentro del Parlamento, con la excepción del Apra, se fraccionó y debilitó en cada ocasión. A partir del 2016, tanto los gobiernos de Kuczynski como de Vizcarra enfrentan una oposición mayoritaria y cohesionada”, apunta Awapara.

El último factor señalado por el politólogo es la opinión pública, algo que –según dice– se ratifica con las últimas siete bajas ministeriales registradas en el período de Vizcarra posdisolución del Congreso, en el que no había oposición ni pugnas internas partidarias. “Han sido escándalos con medios de comunicación destapando, y con presión de la opinión pública”, manifiesta Awapara.

—Carteras conflictivas—

El sociólogo Santiago Pedraglio resalta la diferencia que existen entre los promedios al iniciar y al finalizar los períodos gubernamentales. “Al inicio existe menos rotación porque los gobiernos tienen una luna de miel, mayor legitimidad. Un caso diferente es el final del gobierno, donde los presidentes acaban con aprobaciones de gestión bajas”, sostiene a El Comercio.

Sin embargo, Pedraglio considera que resulta necesario mirar al detalle la rotación en las carteras, pues no todas entran al paquete de inestabilidad que marcan las cifras de los últimos 40 años.

En ese sentido, el sociólogo destaca la permanencia de carteras como Relaciones Exteriores, Ambiente o Comercio Exterior, las cuales, según dice, han sido espacios menos conflictivos en los gobiernos.

“El Ministerio del Interior tiene un alto nivel de rotación debido a los altos índices de inseguridad y los demás problemas vinculados al sector, porque no solo aborda temas policiales. Educación es otro sector que suele tener una alta rotación por abordar temas conflictivos”, refiere Pedraglio.

Según la data recopilada, el Ministerio del Interior ha tenido 41 ministros desde 1980. La mayor cantidad de cambios se produjo luego entre el 2000 y la actualidad, período en el que tuvimos 24 ministros, casi el 60% del total.

Mientras tanto, en Economía se registran 36 titulares en los últimos 40 años. Pero los cambios fueron 18 antes y 18 después del 2000.

La Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) es la que más cabezas ha rotado desde 1980. Para Pedraglio, esto tiene que ver con que quien asume este cargo es el responsable del gobierno en conjunto y termina absorbiendo el golpe que puedan recibir por las carteras ministeriales más sensibles. A , actual primer ministro, le faltan 21 días para salir del rango de los diez jefes de PCM que menos tiempo duraron en los últimos 40 años.