El presidente de la República, Ollanta Humala, celebró el inicio de la construcción del sistema de agua potable y alcantarillado que beneficiará a varios asentamientos humanos de Ate Vitarte, jugando carnavales con la delegación que lo acompañaba en el estrado desde donde ofreció un discurso a cientos de pobladores.

Apenas terminó su alocución, el mandatario tomó una manguera y bañó con el fuerte chorro al ministro de Vivienda, René Cornejo, primero, y luego a los alcaldes invitados a la inauguración. El mandatario también dirigió el remojón hacia el público asistente y a los periodistas que realizaban la cobertura.

Todos tienen que mojarse expresó el jefe de Estado mientras apuntaba con la manguera a su esposa, Nadine Heredia, quien quedó completamente empapada.

Finalmente el presidente recibió obsequios de los niños que residen en Horacio Zeballos, una de las zonas que se favorecerán con las obras que se pondrán en marcha.