Ministro de Educación, Martín Benavides, defiende ante el Congreso la labor de la Sunedu en el licenciamiento de universidades (Foto: Congreso)
Ministro de Educación, Martín Benavides, defiende ante el Congreso la labor de la Sunedu en el licenciamiento de universidades (Foto: Congreso)
Jonathan Castro

Periodista

jonathan.castro@comercio.com.pe

La interpelación en el terminó sin que se concrete el temor que había quedado en suspenso el pasado martes: no se presentó un pedido de censura contra el ministro de Educación, . Hasta el jueves por la noche, los voceros de cinco bancadas indicaron que no había intención de hacerlo.

MIRA: Sunedu: Las respuestas de Martín Benavides a la interpelación del Congreso

El ministro respondió por más de dos horas las 33 preguntas del pliego interpelatorio referido a las funciones que desempeñó como titular de la Superintendencia Nacional de Educación Superior ().

Cerca al mediodía, comenzó el debate con la participación, primero, de los voceros de bancada y, luego, de los demás parlamentarios. Si bien los congresistas reiteraron los diversos cuestionamientos al proceso para licenciar determinadas universidades, no se plantearon pedidos de censura.

Durante el debate por la investidura del Gabinete presidido por Walter Martos, varios legisladores habían criticado directamente al ministro de Educación.

Lo mismo había pasado durante la presentación del ex primer ministro Pedro Cateriano. “Acá lo que hubo es una decisión política [del Congreso] que desnuda intereses subalternos para presionar y frenar la reforma universitaria”, dijo Cateriano tras no recibir el respaldo del Congreso, en entrevista con este Diario.

José Vega, vocero de UPP, describió, en sus términos, el cambio de ánimo del Congreso: “Hoy día ya no hay esa convicción de tomar medidas drásticas y severas para conducir por mejor camino la orientación de la educación. He visto en los discursos [la intención] de no tomar medidas como en algún momento pensábamos de la censura del ministro”.


Durante el debate, el vocero de Fuerza Popular, Diethell Columbus, había señalado que esperaba que el ministro pueda ser invitado para responder por los temas que no fueron contemplados en el pliego interpelatorio. De hecho, el presidente de la Comisión de Fiscalización, Edgar Alarcón, anunció en RPP que Benavides será citado a una sesión conjunta con la Comisión de Educación, el próximo martes 18. Señaló que se le preguntará sobre el cumplimiento de las metas, la adquisición de tablets, entre otros temas.

Aunque hasta el jueves en la noche no se presentó una moción de censura contra Benavides, esta aún podría presentarse en los próximos días. Incluso después de las citaciones que se le hagan para dar detalles sobre el desempeño del sector durante la pandemia. Voceros del Legislativo indicaron que, hasta el cierre de esta nota, en APP, Fuerza Popular y Acción Popular no hay intención de apoyar una moción de censura. Mucho menos en el Frente Amplio y el Partido Morado.


Las respuestas de Benavides estuvieron centradas en los temas sobre los que versaban el pliego interpelatorio: el desempeño de la Sunedu cuando él era su jefe.

En su intervención final, el ministro de Educación enfatizó que “de ninguna manera vamos a permitir que se diga que hubo irregularidades de ningún tipo [en el licenciamiento de universidades]”. En esa línea, remarcó que tampoco se dieron beneficios para ninguna universidad privada, como aseguró un sector del Congreso que impulsó la interpelación.

Además, señaló que la Sunedu también ha corregido irregularidades en el sistema universitario, como el cierre de centros ilegales, entre otros. “La Sunedu detectó que se venía dando un uso ilegal de los recursos de las universidades. Se encontró que los recursos se usaban para fines distintos a los universitarios, ya sea para actividades de proselitismo político o para el retiro indirecto de utilidades cuando estas debían reinvertirse en la misma institución”. Las multas por estas irregularidades suman S/18 millones por el uso indebido de S/462 millones de recursos de estas entidades educativas..

Benavides señaló que las universidades peruanas han mejorado y hay una supervisión permanente del uso de recursos en beneficio de los alumnos. Además, “invitó a todos a trabajar de manera conjunta”.

Al inicio de la sesión, Benavides señaló que la aprobación de la Ley Universitaria y la creación de la Sunedu fueron un hito histórico en la reforma para devolverle la legitimidad académica y legalidad al sistema. Agregó que, a partir de ese momento, las universidades investigan más respecto al periodo previo.

Enfatizó que las decisiones sobre el otorgamiento o denegatoria del licenciamiento son tomadas por el Consejo Directivo de la Sunedu de manera técnica e independiente.

Indicó que la Sunedu no ha elaborado normativas que beneficien a alguna universidad en particular, pues sería ilegal. Luego, recordó que las resoluciones del Consejo Directivo de la Sunedu pueden ser cuestionadas ante las instancias jurisdiccionales, tal como lo han hecho universidades con licencia denegada.

Benavides defendió el licenciamiento a las universidades UTP y UPAL, pues señaló que cumplieron las especificaciones señaladas en las normas. Ante una de las preguntas que cuestionaba que se le otorgue la licencia a una universidad con poca infraestructura y se le niegue a otras con mejor implementación, respondió: “Lo que no es socialmente responsable es ofrecer carreras y programas sin calidad. Eso sería engañar a los jóvenes y sus familias”.

Ajenos al tema central de la interpelación, varios legisladores cuestionaron las demoras en la adquisición de tablets para la educación básica a distancia. Benavides reiteró la explicación que dio antes: que se cumplieron los plazos pero la empresa a cargo del proceso falló.

”Este no es un año perdido”, dijo, gracias al compromiso de los docentes, familiares y estudiantes. “El 13 de marzo, cuando se decide la suspensión de las clases, hubiera sido muy bueno tener un país con toda la conectividad asegurada. Eso hubiera hecho que las cosas se resuelvan de forma más sencilla. Lamentablemente, en ese momento ya sabíamos que solo el 30% de hogares accedían a Internet”, señaló.


En el siguiente video la exposición del ministro de Educación y la parte inicial del debate:


NOTA PREVIA

Benavides fue designado jefe de la Sunedu por el presidente Martín Vizcarra, y por el exministro de Educación Daniel Alfaro, el 7 de mayo del 2018. Su ejercicio en el cargo concluyó el pasado 13 de febrero, cuando asumió el Minedu tras la salida de Flor Pablo.

Sin embargo, el pliego interpelatorio no aborda cuestiones referidas a sus actuales funciones como ministro, sino las acciones de la Sunedu cuando Benavides estuvo a cargo de esta entidad.

¿Qué preguntas debe responder Benavides?

La moción cuestiona el proceso de licenciamiento de la Universidad Tecnológica del Perú (UTP) y la Universidad Privada Peruano Alemana (UPAL).

Lea aquí las 33 preguntas del pliego interpelatorio.

La Sunedu otorgó el licenciamiento institucional por seis años a la UTP en junio del 2019 y a la UPAL en agosto del mismo año.

Según la moción de interpelación, se cuestiona el licenciamiento de cinco filiales de la UTP en las ciudades de Piura, Trujillo, Chimbote, Ica y Huancayo, “sin haber cumplido con las Condiciones Básicas de Calidad (CBC)., como una infraestructura adecuada, laboratorios y talleres”. Asimismo, se señala que la sede en Chiclayo funcionaba con una filial no autorizada, razón por la cual recibió una multa.

El 17 de junio, a través de un comunicado, la Sunedu señaló que en el caso de la UTP la resolución de licenciamiento la autorizó a brindar el servicio educativo en su sede principal y siete filiales –Lima, Chiclayo, Arequipa–, de las cuales dos operan y contaban con alumnado, mientras que las otras cinco eran sedes nuevas y sin alumnado: Piura, Trujillo Chimbote, Ica y Huancayo.

La evaluación para el licenciamiento de la UTP empezó en octubre del 2016. La solicitud incluyó sus locales en Lima y las filiales de Chiclayo y Arequipa. Según Sunedu, durante el proceso, la UTP presentó información en 19 oportunidades con la finalidad de levantar las observaciones y demostrar el cumplimiento de CBC.

El 2017, la UTP solicitó la exclusión del procedimiento de la filial de Chiclayo. Sin embargo, la universidad fue sancionada debido a que brindó el servicio universitario en esta sede pese a no contar con autorización. “La UTP modificó conducta y canceló la multa por S/708.750″, informó la Sunedu.

Debido a que el 24 de diciembre del 2017 culminó la vigencia de la ley de moratoria de creación de universidades, y a que el Congreso disuelto demoró en aprobar la prórroga, la UTP fue una de las universidades que tomó este tiempo para poder inscribir nuevas filiales. Hasta el 25 de abril de 2018, “todas las universidades del país podían solicitar la incorporación a la evaluación del licenciamiento de nuevas filiales”, detallan.

Es así que el 26 de enero del 2018, la UTP presentó la solicitud de creación de ocho filiales, entre ellas la de Chiclayo.

“Dado que la solicitud fue realizada durante el periodo en el que no existía prohibición legal (entre el 24 de diciembre del 2017 y 25 de abril del 2018), la Sunedu, en concordancia con lo dispuesto, decide proceder con la evaluación del expediente”, informó la Sunedu. Más adelante, la UTP desistió de continuar con el proceso en tres filiales: Cusco, Tacna y Puno.

Posteriormente, el 2019, la Sunedu realizó las visitas de verificación en las sedes de Lima, Chiclayo, Arequipa, Piura, Chimbote, Ica, Trujillo y Huancayo.

En las sedes sin alumnado, la Sunedu informó que “verificó el cumplimiento de las exigencias relacionadas a garantizar la provisión del servicio para los futuros estudiantes, durante los dos primeros años, de la misma forma como se procedió con las universidades públicas que se licenciaron sin contar con alumnos”.

Por otro lado, la moción sostiene que el licenciamiento de las filiales “habría sido otorgado con irregularidades”, sin cumplir las CBC y con “favoritismo”. Sunedu había precisado en un comunicado del 9 de junio que la UTP demostró contar con infraestructura y equipamiento para el servicio educativo durante los 2 primeros años. .

Un extracto de los argumentos de la moción de interpelación, cuyo autor es el congresista Walter Rivera (Acción Popular).
Un extracto de los argumentos de la moción de interpelación, cuyo autor es el congresista Walter Rivera (Acción Popular).

En cuanto a los aspectos académicos, la UTP obtuvo su licenciamiento debido a que: incrementó el porcentaje de docentes a tiempos completo (4% a 26,6%), impulso a la investigación y aumento del presupuesto para este fin, inversión en infraestructura, recursos humanos y para el pago de investigación docente, entre otros aspectos.

Finalmente, la moción de interpelación sostiene que Benavides, desde el Minedu, “está a cargo del proceso de licenciamiento de institutos superiores y supervisa las instituciones educativas de educación básica y, el grupo Intercorp, dueño de la UTP, tiene además el Instituto IDAT y los colegios Innova School”.

Moción de interpelación
Moción de interpelación

En cuanto a la UPAL, la moción de interpelación indica que la licencia fue otorgada aunque cuenta con “espacios deportivos arrendados a un colegio de educación básica, contraviniendo el espíritu de la ley universitaria”. Aducen también que el número de ingresos es “inconsistente” con el aforo de la universidad y que el centro de estudios no acredita solvencia económica.

Los argumentos de la moción de interpelación al ministro de Educación.
Los argumentos de la moción de interpelación al ministro de Educación.

Por su parte, Sunedu respondió que en caso una universidad privada cuenta con un local alquilado, el contrato debe tener una vigencia no menor de 5 años para programas de pregrado, y no menos de la duración del programa de posgrado. “La Sunedu verificó que la UPAL cuenta con un contrato de arrendamiento vigente hasta el 18 de diciembre del 2027″, .

El ministro Benavides acudirá al Congreso para responder preguntas sobre la modificación de normas del proceso de licenciamiento, 16 preguntas sobre el licenciamiento a la UPAL y 6 preguntas sobre el licenciamiento a la UTP. Las 8 preguntas restantes son sobre designaciones.

Sobre la UTP, se le consultará sobre el licenciamiento a filiales “que no contaban con licencia municipal”, y que la Sunedu haya “dejado” que la universidad “siga endeudándose en la construcción de nuevas sedes”.

¿Cuál es el ánimo de las bancadas?

Siete de las nueve bancadas del Congreso declararon a El Comercio su posición respecto a la interpelación de este jueves al ministro Martín Benavides y un eventual escenario de censura.

Los voceros del Partido Morado y Somos Perú indicaron que no apoyarían una censura tras la sesión de interpelación.

“No hemos definido nada porque no hay nada sobre la mesa, pero en el espacio de especulación no vemos elementos fuertes como para emitir una censura. ¿Qué ha hecho para censurarlo? Algunos esbozan la demora en la compra de las tabletas, es un tema que suele ocurrir en el Estado”, dijo el congresista Rennan Espinoza, de la bancada de Somos Perú.

Zenaida Solís, del Partido Morado, comentó que están “en contra de la censura”. “Lo que queremos es una critica constructiva. No me diga que un día le damos el voto de confianza, y al día siguiente censuramos al ministro. Eso no tiene coherencia”, sostuvo.

Además, Solís reiteró que su bancada está en contra la interpelación a los ministros de Estado en estos tiempos de pandemia, pues “agrega inestabilidad a la labor y trabajo de las autoridades”.

“El pliego basa sus preguntas sobre su labor como superintendente de Sunedu, no como ministro. Esas preguntas se pueden hacer invitándolo, ya lo hizo y ya respondió. La Comisión de Educación tiene funciones investigadoras sobre esos mismos temas. El ministro ya explicó que hay un procedimiento”, dijo Solís.

Quienes ya han sostenido que podría darse un escenario de censura contra el ministro Benavides son los miembros de Unión por el Perú (UPP). y este miércoles, el congresista José Vega, vocero de la bancada, dijo que “una vez que explique en la interpelación y resuelva las preguntas, valoraremos. No descartamos la censura si no responde satisfactoriamente”.

Manifestó también que es importante que responda respecto al fracaso de su gestión, “es indignante que un ministro y su equipo no puedan adquirir las tablets, que con tanta urgencia se requería”.

Sin embargo, como se ha precisado, el pliego interpelatorio no incluye preguntas respecto a este caso. Vega anotó que esto “no niega que él tenga que explicar. No vamos a buscar otra interpelación si puede responder ahora”, agregó.

La semana pasada, la bancada de Acción Popular se había manifestado en contra de la ratificación del ministro Benavides. Ricardo Burga, vocero alterno de AP, indicó que si el presidente Martín Vizcarra cometía “el absurdo y la soberbia” de ratificarlo, algunas bancadas optarían por su censura.

“Creo que eso es lo que van a pedir (censura) algunas bancadas. Lo que plantearía es que, por la salud del país, no lleve al señor Benavides; no porque tengamos algo contra él o atacar a Sunedu, vamos a respaldar el trabajo de Sunedu. Pero el tema es que es un factor de desunión entre algunas bancadas y el Congreso”, dijo el jueves pasado a El Comercio.

Este miércoles, Burga puntualizó a este Diario que antes de tomar una decisión esperarán las repuestas que brinde el ministro de Educación . Sobre ello, tomarán una posición final. “No hay nada conversado, hoy la bancada se reúne en la noche para ver estos temas”, añadió.

Consultado sobre si apoyarían una censura, Burga añadió que “todo es posible, no solo la bancada de AP, sino de otras bancadas”.

“Somos una bancada que sabe escuchar, pero en el caso de Educación es un tema puntual, no solo en el licenciamiento, sino que la ejecución presupuestal es una de las mas bajas del gabinete”, sostuvo. “No puedo adelantar la posición de la bancada. Lo que sí, es que AP no esta en contra de la reforma universitaria, siempre la hemos apoyado, debe reforzarse”, reiteró.

La congresista Carmen Omonte, vocera alterna de la bancada de Alianza para el Progreso (APP), dijo que esperarán a la presentación del ministro para definir una posición.

Sin embargo, personalmente, se mostró en contra de una censura porque -dijo-es importante que la experiencia que ya ha ido adquiriendo se mantenga en el cargo.

“Es muy difícil que se apoye una censura porque estamos en la línea de fortalecer el sector educación, pero también va a depender de las explicaciones y presentación que tenga el ministro”, reiteró Omonte.

Diethell Columbus, vocero de la bancada de Fuerza Popular, dijo que la posición del grupo es escuchar primero la exposición del ministro Benavides y, si se da el escenario de una censura, ellos analizarán primero la situación. “Lo que vamos a hacer es escuchar y si alguna bancada decide una opción de censura, leeremos los argumentos de la censura”, indicó.

Sin embargo, aclaró que “a priori, no tenemos pensado nada más allá que escuchar las respuestas del ministro”. “Hay que ponerse a trabajar de forma seria. Decir cosas así [de dejar abierta la puerta a una censura] implica que no interesan las respuestas del ministro y simplemente ya decidieron censurarlo, para eso franquéense y digan que lo quieren censurar”, finalizó.

Por su parte, la congresista Rocío Silva Santisteban, vocera alterna del Frente Amplio, dijo que la bancada mantiene su posición contraria a la interpelación al ministro Benavides. Pero, dijo, en el debate intervendrán para resolver preguntas relacionadas a otros aspectos, que no tienen que ver con la gestión del ministro en la Sunedu.

“Será motivo para que haya un debate amplio y podamos intervenir en ese debate. No en relación con el pliego, sino con otros puntos, sobre todo el tema laboral de los maestros”, dijo. “Estará de él que las quiera contestar o no”, agregó.

También, comentó que personalmente no pueden prestarse al “juego de intereses subalternos” en caso de presentarse una moción de censura.

“La censura es una venganza. Nosotros no podríamos entrar en el juego de intereses subalternos. Es mi posición particular, apoyar una censura sobre un tema de la censura es un despropósito”, dijo la congresista Silva Santisteban.

Las bancadas del Frepap y Podemos Perú no respondieron nuestros mensajes ni llamadas.

MIRA: Congreso seguirá con interpelación a ministro de Educación y en AP y UPP no descartan escenario de censura

El proceso de interpelación

La interpelación es un mecanismo de control político, según el artículo 83 del Reglamento del Congreso y el artículo 131 de la Constitución. Permite que ministro citado responda un pliego de consultas de los legisladores.

El pedido de interpelación debe ser firmado por no menos del 15% del número legal de congresistas. En el caso del ministro Benavides fue presentado el pasado 25 de junio por el congresista Walter Rivera, de Acción Popular y miembro de la Comisión de Educación, y con el respaldo de 22 congresistas más:

La moción de interpelación y los congresistas que firmaron.
La moción de interpelación y los congresistas que firmaron.

Tras darse cuenta de esta moción –el pasado 25 de julio–,

Tras la interpelación, los congresistas pueden plantear y presentar una moción de censura contra el ministro, con las firmas de al menos 33 legisladores (25% del número legal de parlamentarios).

Esta moción de censura se debate y vota entre el cuarto y el décimo día después de su presentación. Para aprobarla, se requiere la votación de más de la mitad del número legal de congresistas (65).

Finalmente, el ministro censurado deben renunciar una vez aprobada la moción y el presidente de la República debe aceptar esta dimisión en las siguientes 72 horas.

ACTUALIZACIÓN:

Esta nota fue actualizada con las opiniones de los congresista Columbus y Silva Santisteban, quienes contestaron a El Comercio luego de haberse publicado el texto.

VIDEO RECOMENDADO

El Congreso de la República le otorgó la confianza al gabinete Martos. (Canal del Congreso)