Tras la caída del régimen de Alberto Fujimori, Pérez de Cuéllar fue convocado como primer ministro del gobierno de transición que presidió Valentín Paniagua. (Foto: Dante Piaggio/ Archivo GEC)
Tras la caída del régimen de Alberto Fujimori, Pérez de Cuéllar fue convocado como primer ministro del gobierno de transición que presidió Valentín Paniagua. (Foto: Dante Piaggio/ Archivo GEC)
Roger Hernández Sánchez

Periodista

roger.hernandez@comercio.com.pe

Autoridades internacionales y nacionales se pronunciaron ayer sobre el fallecimiento de .

El diplomático uruguayo Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), consideró que la partida del ilustre excanciller es “una gran pérdida para todos”.

Asimismo, el primer ministro Vicente Zeballos expresó sus condolencias a los familiares. Agregó que Pérez de Cuéllar supo defender con sus actos y con su palabra valores como la democracia, la tolerancia y la paz. “Su legado nos inspira para seguir trabajando por nuestro país”, aseguró a través de su cuenta de Twitter.

A su vez, el presidente de la Comisión Permanente, Pedro Olaechea, lamentó la desaparición de Javier Pérez de Cuéllar y manifestó que su imagen constituye “un referente para todos los diplomáticos”.

El ex primer ministro Pedro Cateriano enfatizó que el trabajo de Pérez de Cuéllar en la ONU y en la cancillería peruana “serán recordados como ejemplo de servicio cívico al Perú”.

Gran representante

En diálogo con El Comercio, el analista internacional Carlos Novoa aseguró que Pérez de Cuéllar es, posiblemente, “el peruano más universal”.

Novoa, quien lo entrevistó en el 2012 para este Diario, indicó que Javier Pérez de Cuéllar fue embajador del Perú “en una época muy interesante” para el mundo contemporáneo. Destacó que nos representó en la Unión Soviética cuando esa nación ostentaba un poder considerable.

“Él trató con Fidel Castro, Juan Pablo II, George Bush padre, Mijaíl Gorbachov e incluso con Sadam Hussein”, recordó en torno a la experiencia de Pérez de Cuéllar como embajador y ex secretario general de la ONU.

De otro lado, el internacionalista rememoró el formalismo con el que actuaba el diplomático. Acotó que en su trayectoria acumuló una infinidad de anécdotas y experiencias.

“En épocas donde Internet no era lo que es hoy, él sobresalía porque era una persona adelantada a su tiempo. Ha puesto la valla muy alta para el diplomático peruano”, concluyó.

Te puede interesar