Módulos Temas Día

Más en Política

Juan Carlos Gonzales: “El tema de las hojas de vida lo tiene que ver el JNE”

Presidente de la Comisión de Ética propondrá cambios en el Código de Ética Parlamentaria. Asegura que su bancada no es la que más denuncias acumula

Juan Carlos Gonzales

Juan Carlos Gonzales

Juan Carlos Gonzales es presidente de la Comisión de Ética Parlamentaria desde junio pasado. Su antecesor Segundo Tapia renunció al cargo luego que se rechazaran tres de sus informes en el pleno del Congreso: (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)

Archivo/El Comercio

El presidente de la Comisión de Ética Parlamentaria, Juan Carlos Gonzales, apela a la proporcionalidad para afirmar que su bancada no es la más denunciada. Anuncia reformas para no investigar las mentiras en hojas de vida, que están entre las denuncias más frecuentes que llegan a su comisión.

— En la sesión del lunes se quejó de la prensa. Nos gustaría conocer sus razones.
La mayoría de la prensa, en relación a la Comisión de Ética, dice que blindamos a los congresistas, especialmente a los de Fuerza Popular. Proporcionalmente, no somos el partido con más denunciados...

— ¿Cuál es entonces?
O sea, si tengo a cinco congresistas en una bancada y denuncio a dos...

— ¿Cuál es la proporción?
Te voy a entregar este cuadro. Por ejemplo... creo que este cuadro está incompleto, pero avancemos […] Creo que un sector de la prensa está diciendo que nosotros tenemos un blindaje y no ha sucedido eso. Cuando he visto los expedientes me he sorprendido, pero hemos ido investigando y no existen las pruebas. [Le entregan los cuadros con denuncias].

— Ahora tiene los cuadros. ¿Cuál es la proporción?
En Fuerza Popular tenemos 15 congresistas denunciados, que equivale al 21%. El partido de gobierno, de 17 tiene 5 denunciados, que equivale a un 29% y así...

— Pero es medio engañoso. Donde pone “no agrupados”, varias de las denuncias son de congresistas cuando integraban el Frente Amplio, y que ahora están en otra bancada.
Lo que quiero decirte, más allá de los números, es que no somos el partido con mayores denuncias. Tenemos 15, que no es un orgullo, no es que los otros estén peor que nosotros. Trabajamos en un nuevo código de ética, en relación a hojas de vida.

— ¿Qué van a plantear?
Que nosotros no veamos el tema de las hojas de vida.

—¿Por qué?
Porque lo tiene que ver el Jurado [Nacional de Elecciones].

— Pero el jurado ya lo ve e igual denuncian a congresistas.
Pero el congresista ya está proclamado...

— El proceso en el jurado igual continúa…
¿Y a quiénes han sancionado? No solo en este congreso, a través de los últimos 20 años, dime uno que haya sido sancionado.

— Alejandro Yovera en el Congreso pasado.
No recuerdo, voy a tomarlo en cuenta. Pero imagínate la proporción. Creo que debemos investigar desde el momento en que el congresista es proclamado.

—¿No le parece grave mentir al elector?
Me parece muy radical decir que todos los votantes leen las hojas de vida, ni siquiera las personas que tienen derecho a ser bien educados. Nuestro voto es apasionado, por carisma, por cosas que prometen y no cumplen.

— Si el voto no fuera así, quizás no tuviéramos tantos denunciados, ¿no?
Creo que algunos son infundados, la mayoría. Independientemente del tema de la percepción y que los periodistas digan que es culpable.

— Bajo ese criterio no debería investigarse los casos que están en la fiscalía.
En el Código [de Ética] esta clarísimo. [Le pide un código a su asesor] Nosotros tenemos que investigar cuando se ha inscrito y proclamado. Buenos, vamos avanzando.

— En la anterior gestión se recomendó suspender a tres congresistas, los informes llegaron al pleno y se desestimaron. ¿No fue una especie de blindaje? En algunos casos usted votó en contra de la decisión del pleno.
Voté por un tema de principios. Habíamos tomado un acuerdo. No soy perfecto. Me esfuerzo por ser correcto. Estoy en un partido, no en un club de boy scouts. Yo me mantuve en ese sentido porque consideré lo correcto. Yo propuse en el caso de Clayton Galván una sanción pero el partido opinó algo diferente, y lo acepté. Creo que somos maduros para asumir responsabilidad.

— ¿No considera eso un blindaje?
Eso lo deberán explicar los voceros, cada uno con el tema de su conciencia. Voté en contra porque consideré que sí habían indicios para sancionar a la persona.

— ¿Por qué les cuesta tanto decir la palabra "blindaje"?
La tengo presente todos los días, me lo recuerdan unos colegas tuyos. Yo considero que la prensa tiene derecho de informar, ¿pero hasta dónde termina el derecho?

— ¿Recortaría o regularía ese derecho?
Pueden decirlo, pero si me calumnian…

— Los puede querellar...
Yo sí creo que lo deben ejercer. Creo que a veces no lo hacen por miedo. Yo he querellado dos veces y las dos veces he ganado. Tengo una formación, aún en contra de algunas cosas del partido, no puedo ir contra de mi ética.

— ¿Existe la libertad en su partido?
Sí, yo soy invitado, y hasta ahora nunca me han pedido bajar la cabeza como un títere. Es evidente que en algunos temas tengo que tener posición política. Nadie me ha dicho que blinde. No sé si a otras personas, yo no.

— Su antecesor [Segundo Tapia] renunció cuando se rechazaron en el pleno los informes donde recomendaba suspender a congresistas.
Tengo un estilo diferente, tendrá sus razones personales. Yo renunciaría si no tengo el apoyo de mi partido político.

— ¿Tapia no tuvo apoyo?
No lo sé, él lo tiene que decir. Yo me quedé a defenderlo en el pleno.

— ¿Por qué cree que el partido no apoyó los informes de Tapia?
Desconozco los detalles.

— Hubo otros dos casos donde se pedían suspensiones y que llegaron al pleno, pero y usted pidió que regresen a comisión. ¿Por qué lo hizo?
Reglamentariamente no podían seguir así, sin que se debatan. Me lo solicitaron a mí.

— ¿Quién?
La Mesa Directiva.

—¿No podía sustentarlos? Revisarlos y estudiarlos.
Creo que fue por temas técnicos, los plazos.

— No hay plazos determinados en el reglamento.
Pero ya se acababa la legislatura.

—¿Cuándo se lo solicitaron?
No recuerdo, una o dos semanas antes.

— ¿En una semana se podía revisar el tema para sustentarlo?
Pero yo era nuevo como presidente y habían dos nuevos integrantes. Algunos no leen los expedientes, y estaba el tema de la gradualidad de las penas. En mi opinión, tenía que revisarse la gradualidad.

— Pero está dejando que su opinión personal influya sobre el trabajo técnico de la investigación.
Yo no pedía que vuelvan. Fue la Mesa Directiva la que lo pidió.

— Al final ocurrió: redujo la pena de Carlos Bruce de 120 a 60 días.
En ese caso me he esforzado por no intervenir. Yo no intervine, independientemente de lo que pensaba. 

— ¿No es eso poner lo que usted piensa en un informe técnico?
Deberías tener en consideración otros casos. Fue un acuerdo.

— Quiero entender que cambió entre la sesión que proponía 120 días y la sesión que redujo la sanción a la mitad.
Fue un acuerdo entre los partidos políticos.

— ¿Un acuerdo político?
Cada persona da su punto de vista. La mayoría pensaba que era excesivo. Algunos pensaban que no se debe bajar, en mi propio partido me preguntaron por qué se bajó la pena. Pero es un acuerdo.

— ¿El acuerdo no se toma en base a un informe técnico?
El informe técnico decía que no había antecedentes, no había sucedido en sus 11 años de congresista este tipo de faltas. Eso pesó en la decisión.

— ¿No era mejor una sanción firma para que no se repita?
Eso debe preguntarles a los otros ocho miembros de la comisión.

— Si se hubiera aprobado el de 120 días, Bruce ahora estaría suspendido. ¿No hubiera influenciado en su designación como ministro?
Yo sigo considerando un error político de un CEO de SABMiller. Una persona política como Fernando Zavala, ¿cómo pudo haber cometido el error de pedir una cuestión de confianza de todo el Gabinete? Carlos Bruce y Mercedes Aráoz no debieron ser ministros bajo esta circunstancia, debieron entrar de otra forma.

— ¿Cree que son leales 71 legisladores de Fuerza Popular?
Yo puedo pensar diferente, pero no me voy a ir. Tengo que ser consecuente con lo que hago.

— ¿En qué cosas piensa diferente a Fuerza Popular?
Me las reservo, son temas personales. No es en cuanto a política económica.

— ¿Temas religiosos?
No es que piense diferente. No soy fanático religioso, soy evangélico y siempre tengo en claro que una cosa es la política y otra hablar. No voy a estar con una biblia bajo el brazo en el pleno. Mis principios no necesito decirlos, se me salen por los poros. Yo no tengo que decir que soy evangélico.

— ¿Qué opina del proyecto que se plantean cambios en Ética?
Los he visto, es muy difícil. Si es difícil con los congresistas, te imaginas con los notables, ex congresistas, decanos, igual la gran mayoría puede tener afiliación política. En casos hipotéticos puede inclinarse la balanza.

— El problema es que ustedes conviven. Así es más difícil.
Yo lo sé. Desde que inició esto del TC con Violeta, todos me dicen por qué no actúo de oficio, yo no voy a cambiar mi punto de vista, estoy amparado en el código. Como presidente, si actúo de oficio tengo que inhibirme, no podría presentar informes de calificación. Si dirimo, la parte denunciada podría recusarme por adelanto de opinión.

— ¿Por qué no podría emitir informe de calificación?
Porque ya no sería el presidente. Porque sería el que denuncie.

— El hecho de que abra indagación de oficio no significa que usted sea el denunciante. ¿Así lo interpreta usted?
No es la figura del denunciante pero me pueden recusar.

— Entiendo lo de la dirimencia, pero no veo la incompatibilidad con presentar el informe de calificación.
Porque adelantarías opinión. Yo considero que de acuerdo a las denuncias periodísticas, un congresista en su anterior trabajo favoreció a una licitación. La presento, no estoy diciendo que es culpable, pero estoy diciendo que hay indicios.

— Entonces, ¿bajo qué criterio se usa la indagación de oficio?
En la Comisión de Ética somos nueves congresistas y en total somos 130. Reitero: ¿Por qué los otros 129 no presentan denuncias? A Gilbert Violeta le abrimos por el oficio que envió poniéndose a disposición. Dos de los congresistas que anunciaron que lo denunciarían, ninguno presentó.

— Fueron los de su bancada los que anunciaron que presentaría una denuncia en Ética.
No defiendo ninguna bancada, simplemente no lo presentaron. En el caso de Yesenia Ponce no ha llegado ninguna denuncia, ella mandó su carta diciendo también que se pone a disposición.

— ¿Va a modificar la investigación de oficio también?
Creo que sí necesita una modificación.

— ¿Qué va a plantear?
No te voy a adelantar, pero es una figura manoseada. Hay congresistas que tienen experiencia, conocen mucho, y han tenido la valentía de decir que estamos equivocados.

— ¿En qué sentido?
De actuar de oficio. Yo nunca lo he negado, pero es mi estilo de dirigir.

— Pero su estilo hace prácticamente imposible abrir una indagación de oficio.
Pero hay nueve integrantes. Hoy [en la sesión del lunes, donde se vio el caso de Yesenia Ponce], lo hizo [Ricardo] Narváez. Lo planteó bien.

— El congresista pedía investigar lo dicho por Ponce donde aludía que uno de sus colegas ponía cupos laborales en el proyecto Chinecas. Al final, la comisión determinó que eso no se podía investigar y fue otro el ángulo.
Pero lo que queda es lo más importante. Soy el coordinador pero no el dueño de la comisión.

— Maneja las ideas que allí se plantean...
Pero no soy el que decide. Varias personas buscan para congraciarse conmigo por un tema natural, pero yo me río.

— ¿Usted dice que lo buscan para que no los investigue?
Me dan un abrazo, pero yo me río porque no es un tema de gracia, de que me invitan a almorzar y "ya cuñao".

— ¿Cómo fue la investigación a Yesenia Ponce? Se dice que ya se había ingresado y se archivó. ¿Por qué?
Yo me lo sé de memoria. [Saca hoja y dibuja una línea de tiempo] Ella presentó que había estudiado de primero a quinto de secundaria en Huacho. La primera anotación marginal es que no había estudiado cinco años, sino tres. La segunda observación es que ella había estudiando en Villa María del Triunfo pero los certificados eran de un colegio de Puente Piedra. Lamentablemente desde 1998 se formalizó algo que es una de las piedras de la pésima calidad educativa: la informalidad. Es un decreto supremo que le permitió, bien o mal, a Ponce que convalide sus estudios en Villa María del Triunfo con un colegio de Puente Piedra. Eso esta pésimo.

— Ese decreto que señala como causa de la informalidad educativa fue dado en el gobierno de Alberto Fujimori, ¿no?
Seguramente, no lo sé. 

— ¿No le parece irónico?
No lo sé, peor es que no te lo enseñe. Deben rendir cuentas los que hicieron, bien o mal, ese decreto. Me imagino que lo hicieron para solucionar una triste realidad en la nación, que hasta el día de hoy la informalidad subsiste.

— Para cerrar la entrevista. Las principales denuncias de hojas de vida por estudios viene de su bancada. ¿Por qué cree que ocurre esto?
Bueno, suena mas porque somos más. Si fuéramos cinco, ¿cuántos sonarían?

— ¿Recuerda una denuncia por hoja de vida de otra bancada?
Te voy a contestar con algo que dijo [Ricardo] Narváez. Dijo: "Bueno, nosotros también somos minoría". Con cinco congresistas es difícil que haya denunciados. A Jorge Castro [del Frente Amplio] lo denunciaron tres veces por una tontería, no consignar un carro. A Richard Arce [de Nuevo Perú], igual.

— Pero no por estudios.
Por temas de trabajo en una hoja de vida.

— Si usamos la proporcionalidad para decir que su bancada no es la que mas denuncias tiene, ¿por qué no valdría una comparación sobre las denuncias de hojas de estudio de su grupo respecto a otras bancadas?
Ya lo están haciendo, hay un 'meme' que es bien conocido con cinco o seis miembros [de su bancada] como si fueran el 'Chavo del ocho'. Se están burlando y asumimos esa broma porque es la actualidad. Por eso yo estoy satisfecho, no podemos blindar a nadie. A mí nadie me ha dicho que hay blindarlos o no. Es parte de la política. El que se mete a política sabe tomar activos y pasivos. Tienes que tener el carácter para tomar decisiones. Yo sé tomar decisiones, buenas o malas pero las tomo.

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías