Keiko Fujimori es acusada de lavado de activos y otros delitos. La Fiscalía ha solicitado 30 años y 10 meses de prisión en su contra. (Foto: Hugo Curotto / @photo.gec)
Keiko Fujimori es acusada de lavado de activos y otros delitos. La Fiscalía ha solicitado 30 años y 10 meses de prisión en su contra. (Foto: Hugo Curotto / @photo.gec)
María Isabel Álvarez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La investigación por presunto lavado de activos a la candidata a la presidencial culminó el 11 de marzo pasado, y el mismo día, el fiscal José Domingo Pérez presentó la acusación contra la lideresa fujimorista, donde pidió 30 años y 10 meses de prisión en su contra.

Lo que tendría que seguir en las próximas semanas es la etapa intermedia del proceso, denominada también control de acusación, y fase previa al juicio oral; sin embargo, el caso podría sufrir un retroceso y volver a investigación.

Mira: Fernando Huamán: “Si Keiko Fujimori no recupera el norte no será presidenta” | Entrevista

La decisión quedará en manos del juez Víctor Zúñiga Urday, quien este viernes revisará el pedido de la defensa de Keiko Fujimori, Jaime Yoshiyama y Fuerza Popular para anular el cierre de la investigación, que se reabra el caso y se realicen más diligencias.

Especialistas consultados por este Diario explicaron que, de aprobarse el pedido, el Poder Judicial dispondrá que las indagaciones continúen por un plazo determinado, y el fiscal Pérez tendría que volver a presentar la acusación. Si Keiko Fujimori es elegida presidenta, el proceso se suspenderá en su caso, y continuará para los demás procesados.

De aprobarse el pedido, se ampliará la investigación

El abogado penalista Carlos Caro indicó que el recurso busca que se anulen determinados actos procesales. En caso se declare infundado el pedido de la defensa, el proceso podría continuar con la etapa del control de acusación.

El segundo escenario es que el cierre de la investigación quede sin efecto. “No es automático, si se declara fundado el pedido, la fiscalía puede apelar y tendría que ser visto por la sala superior”, dijo. Si se confirma en segunda instancia, se reabriría el caso por un plazo determinado.

“La fiscalía estaría obligada a actuar las pruebas pendientes en ese lapso, luego, tendría que volver a dictar la disposición final y es altamente probable que vuelva a repetir la acusación mejorada, pero para esto pasarían varios meses”, dijo.

El también abogado penalista Luis Lamas precisó que el juez evaluará si las diligencias que la defensa pide se desarrollen y por las que se solicita se reabra el caso son trascendentales para el proceso.

Si solo son diligencias que ya no trascienden no tendría sentido que la investigación continuara, depende de la consistencia de los argumentos que ha presentado la fiscalía, que haría que las diligencias que faltan ya no sean necesarias, porque son tan contundentes que demuestran que habría razones para que se cerrara la investigación y continuara el proceso”, explicó.

Si el juez aprueba el pedido, “tendría que ampliarse la investigación preparatoria para que se realicen esas diligencias que a criterio de la defensa no se habían realizado y pueden contribuir a demostrar la ausencia de elementos para acusar, (…) si realmente lo que se persigue solo es dilatar el juez tendría que prescindir de ese pedido y continuar con el proceso”.

“Este pedido impide que se llegue a la etapa intermedia”

El exprocurador Iván Meini explicó que, de aprobarse el pedido de la defensa, la investigación deberá retroceder hasta marzo, mes en que se cerró el caso, y “entenderse que no ha culminado”.

Es verdad que podría estar su defensa forzando la aceptación de la acusación y el inicio del juicio se dilate hasta después de la segunda vuelta, este pedido lo que hace es impedir que se llegue a ala etapa intermedia, que es la etapa de control de acusación”, sostuvo.

Meini añadió que, si Keiko Fujimori gana las elecciones, podría ser investigada, pero no podrá ser juzgada. “En ese escenario el proceso se suspendería con respecto a ella, hay otros investigados que no estarían con esta inmunidad presidencial”, dijo.

El especialista indicó que “es muy probable” que el control de acusación empiece después de la segunda vuelta electoral, y que esto podría extenderse incluso, tras el día de la juramentación a la presidencia.

“En caso (el juez) acepte el pedido, no va a ampliar el plazo por una semana, y quedan 30 días exactamente para la segunda vuelta, la asunción de mando sería en 3 meses, es probable que la investigación culmine después de, en caso ganar la señora Fujimori, ella tendría que asumir la presidencia, con lo cual no podría ser juzgada”, dijo.

“¿Si la utilización de este pedido es para dilatar o una estrategia para permitir que Keiko Fujimori pueda hacer campaña sin tener que contestar cuestionamientos judiciales? Es probable”, agregó.

TE PUEDE INTERESAR