A , cabecilla del movimiento terrorista , no aparecía en público desde el 2014, cuando se dio inicio al proceso penal contra la cúpula de grupo subversivo por el atentado de la calle Tarata (Miraflores, Lima), que dejó 25 muertos en 1992.

El sanguinario terrorista reapareció hoy en la reanudación del juicio oral por el citado caso en una sala de audiencias de la Base Naval del Callao, donde ya cumple cadena perpetua tras una histórica sentencia en el 2006 por los atentados y asesinatos que ordenó desde que inició su despiadado ataque al Estado peruano en la década del 80.

Estuvo junto a su esposa Elena Iparraguirre, Óscar Ramírez Durand 'Feliciano', Florindo Eleuterio Flores Hala 'Artemio', Osmán Morote Barrionuevo, entre otros procesados.

Guzmán, hoy de 82 años, lució canoso y encorvado. Vestía una camisa azul manga corta, un pantalón marrón y portaba sus lentes.

Durante la audiencia, Abimael Guzmán hizo uso de la palabra para expresar que estaba enfermo. Previamente, su abogado Alfredo Crespo mencionó que tenía males estomacales, dentales y de presión.

“Hoy día he venido simplemente para decirle a la sala por qué no he venido antes. He hecho un esfuerzo para venir, esa es la situación. Lo que pido es que un médico me vea, y que yo pueda solventarlo, porque no confío en otro”, expresó el sanguinario terrorista apodado ‘Gonzalo’, luego de afirmar que hace más de un mes está enfermo, no puede comer y está bajando de peso.

El Colegiado A de la Sala Penal Nacional dispuso notificar al Instituto Nacional Penitenciario (INPE) para que un especialista en geriatría examine al acusado.

La fiscalía solicitó para todos los procesados la pena de cadena perpetua y el pago de S/ 400.000 como reparación civil por la muerte de 25 personas ocasionadas por la explosión de un coche-bomba en la cuadra 2 de la calle Tarata hace casi 25 años.

MÁS EN POLÍTICA:

Ministra de Educación, Marilú Martens: "Solo enseñamos igualdad de derechos y deberes" ► — Política El Comercio (@Politica_ECpe)