El procurador antiterrorismo ha sido denunciado por presuntos malos manejos en su oficina y por negligencia. Según el abogado Juan Ríos, esto ha permitido que personas vinculadas al grupo subversivo sean absueltas en los últimos meses en procesos judiciales.

Según informó “Cuarto Poder”, a fines del 2013 el narcotraficante Carlos Rodríguez Castillo ‘Papujo’ y otras 40 personas- sindicadas como financistas y asistentes del cabecilla terrorista - salieron librados de un juicio por colaboración con el terrorismo y fueron liberados.

Y ese no es el único caso, a inicios del este año, los llamados Alex Gutiérrez Mantari  ‘Chucho’ y José Luis Hinostroza Quispe ‘Lucho’- acusados por tráfico de drogas y de ser los testaferros del clan Quispe Palomino, cabecillas de Sendero Luminoso en el Vraem- fueron declarados inocentes del presunto delito de colaboración con el terrorismo.

Dos años antes, se les encontró un supuesto desbalance patrimonial de unos 100 millones de dólares.

Ambos continúan en prisión porque también son procesados por lavado de activos.

Además, hace poco también salió libre de polvo y paja, la camarada ‘Mayumi’, quien sería una de las mujeres de ‘Artemio’.

Según la Policía Nacional, ella abastecía de alimentos, dinero y municiones al capturado cabecilla terrorista.

NEGLIGENCIA DE GALINDO
Al ser consultado sobre estos casos, Galindo admitió que hubo errores, pero no fueron cometidos por él, sino por sus ex asesores.

El trabajo de la ha sido tan disparatado que en el proceso a ‘Papujo’, el presunto financista de ‘Artemio’, tuvo cinco abogado en el juicio oral, que duró un año.

Juan Ríos, quien trabajó durante 10 años en la procuraduría, indicó que esta no presentó elementos vitales en el juicio a ‘Chucho’ y ‘Lucho’, los supuestos lavadores de los hermanos Quispe Palomino. Puso como ejemplo que no pidió el levantamiento del secreto a las comunicaciones cuando a ambos se les capturó con cinco celulares en su poder.

“LA JEFA” DE LA PROCURADURÍA
Ríos indicó que la encargada de Archivo Rocío Huamán, a quien algunos llaman ‘la jefa’, estaría valiéndose de un supuesta relación sentimental con Galindo para hacer y deshacer a su antojo de la Procuraduría, entorpeciendo así el trabajo de la institución.

Un chofer que trabajó dos meses en el despacho de Galindo contó que solo lo llevó una vez, que el resto de veces movilizó a ‘la jefa’.

El procurador negó enfáticamente tener una relación extramatrimonial con Huamán, quien pasó de trabajar en tareas de limpieza a ser una de sus más cercanas colaboradoras.