Beteta dijo creer que con el adelanto de elecciones el mandatario busca mantener su popularidad para tentar a la presidencia en un nuevo periodo posteriormente. (Foto: GEC / Video: Canal N)
Redacción EC

La primera vicepresidenta del Congreso, Karina Beteta (Fuerza Popular), rechazó que el presidente Martín Vizcarra “imponga” su proyecto de reforma constitucional para adelantar las elecciones generales al 2020 previo al diálogo que tendrá con el titular del Parlamento, Pedro Olaechea.

Consideró que "solo en dictaduras" se realizan imposiciones como las que, según la legisladora, ha realizado el mandatario.

"Lamento que el presidente Vizcarra no esté pensando en el país. No pueden haber imposiciones [previo al diálogo con Pedro Olaechea]. [...] Una imposición solo se hace en los gobiernos dictatoriales", sostuvo en una entrevista con Canal N.

En esa línea, Beteta consideró que el presidente Martín Vizcarra debería renunciar al cargo junto con la vicepresidenta Mercedez Araoz para dar paso a una convocatoria general de elecciones por parte del titular del Parlamento, Pedro Olaechea.

Explicó que existe en el Legislativo consenso para que se produzca una salida al entrampamiento de esta manera.

"Lamento que Martín Vizcarra no esté pensando en el país porque sí tengo que decir que en el Congreso hay un consenso para adelantar las elecciones y esto significa que se pueda aplicar el mismo ejemplo que ocurrió el año 2000. Eso significa que el presidente tiene que renunciar, la vicepresidenta también y, en este caso el presidente del Congreso convoca a elecciones inmediatas", señaló.

"Él [Martín Vizcarra] siempre dice que esto es un desprendimiento, entonces, de aquí le exhorto que el desprendimiento pase por él, renuncie y nos vayamos todos. Eso es realmente un verdadero desprendimiento y hacerlo por el país. Esto no puede más, no puede gobernar, lo único que queda es adelantar las elecciones", agregó.

Finalmente, la parlamentaria dijo creer que con el adelanto de elecciones el mandatario busca mantener su popularidad para tentar a la presidencia en un nuevo periodo posteriormente.

“La preocupación del presidente es mantener una popularidad. Evidentemente sus asesores le han recomendado, seguro, que para tener posibilidades en el futuro, tiene que irse con una popularidad del 50%, 70%. Estoy segura que si él termina el 2021, terminará 10% u 11%, por eso quiere irse”, indicó.