Mario Vargas Llosa dedicó columna a Alan García. (Foto: GEC)
Mario Vargas Llosa dedicó columna a Alan García. (Foto: GEC)
Redacción EC

En su columna Piedra de Toque del diario "El País" de España, el escritor peruano escribió sobre el deceso del ex presidente  y consideró que sería “trágico” que debido a ello fiscales y jueces puedan ver interrumpida su labor en la lucha contra la corrupción.

► 

“En el Perú, desde hace algún tiempo, hay un grupo de jueces y fiscales que ha sorprendido a todo el mundo por el coraje con el que han venido actuando para combatir la corrupción, sin dejarse amedrentar por la hostilidad desatada contra ellos desde la misma esfera del poder al que se enfrentan, investigando, sacando a la luz a los culpables, denunciando los malos manejos de los poderosos”, escribió el Nobel en El País.

“Sería trágico que en la comprensible emoción que ha causado el suicidio de Alan García, la labor de aquellos jueces y fiscales se viera interrumpida o saboteada, y los contados periodistas que los apoyan fueran silenciados”, agregó.

Asimismo, Vargas Llosa destacó varias cualidades del ex presidente, como su carisma o energía “a prueba de fuego”, calificándolo como un “orador fuera de lo común”, sin embargo, también hizo un análisis crítico del líder aprista.

“¿Fue un político honesto, comparable a un José Luis Bustamante y Rivero o a Fernando Belaúnde Terry, dos presidentes que salieron de Palacio de Gobierno más pobres de lo que entraron? Yo creo sinceramente que no. Lo digo con tristeza porque, pese a que fuimos adversarios, no hay duda de que había en él rasgos excepcionales como su carisma y energía a prueba de fuego”, sostuvo el ganador del Nobel.

“Mucho me temo que participaba de esa falta de escrúpulos, de esa tolerancia con los abusos y excesos tan extendidos entre los dirigentes políticos de América Latina que llegan al poder y se sienten autorizados a disponer de los bienes públicos como si fueran suyos, o, lo que es mucho peor, a hacer negocios privados, aunque con ello violenten las leyes y traicionen la confianza depositada en ellos por los electores”, añadió.

Como se recuerda, Alan García se suicidó luego de que la policía acudiera a su inmueble junto con el fiscal Henry Amenábar Almonte, miembro del equipo especial Lava Jato del Ministerio Público, para detenerlo de manera preliminar por el Caso Odebrecht.