Redacción EC

El empresario , esposo de , rechazó que el fiscal José Domingo Pérez le impute el presunto delito de lavado de activos. Ello durante la audiencia en la que se evalúa el pedido de impedimento de salida del país en su contra.

Vito Vilanella hizo uso de la palabra ante el juez Richard Concepción Carhuancho, quien en más de una ocasión le llamó la atención por calificativos contra la sala y el fiscal.

“Basta, por favor, basta ya. Este ajusticiamiento tiene que terminar. Esto para mi es una persecución perversa. Si mi delito es de ser esposo de Keiko, condénenme a la muerte. Pero si mi delito es ser lavador de activos, les digo que esto es falso. Yo no soy lavador, soy solo un gringo que trajo su capital para invertir en Perú. No soy un lavador, soy solo un empresario que tuvo un poco de éxito. No soy un lavador, solo soy el esposo de Keiko y le amo con todo mi corazón”, manifestó.

Como se sabe, el fiscal José Domingo Pérez abrió investigación preparatoria contra Mark Vito Villanella luego de acumular la pesquisa por los cocteles de Fuerza Popular (ocurridos en el 2016), en la que el ciudadano estadounidense estaba comprendido, con la de los presuntos aportes irregulares en la campaña del 2011 (Caso Odebrecht). La pesquisa se da además bajo la ley de crimen organizado.

Como parte de las investigaciones, la fiscalía analiza transacciones inmobiliarias del esposo de Keiko Fujimori. Por ejemplo, el pago de más de S/617.000 por dos lotes de terreno en Chilca entre el 2012 y 2015. Asimismo, un terreno de 1.000 metros cuadrados en Cieneguilla por US$145.000

En la audiencia, el fiscal indicó que Mark Vito Vilanella ha tenido ingresos que no se justifican; que ha recibido transferencias sospechosas de dinero desde el extranjero; y que el terreno de Cieneguilla habría sido adquirido con dinero de la campaña de su esposa para el año 2011.

El empresario también negó que en su caso exista riesgo de fuga y manifestó que es ciudadano peruano desde el 2009. En tanto, comentó que su madre se encuentra en Estados Unidos delicada de salud, por lo que pidió al juez le permita estar con ella en caso su situación empeore.

“¿No creen que ya fue demasiado? ¿Hasta dónde piensan llegar con todo este ajusticiamiento a mi familia? ¿No solo quieren quitar a la mamá de nuestros hijos, también quieren quitar este hijo de su mamá? Mi mamá si es enferma, lleva 9 días en la clínica y dónde estoy yo, aquí estoy, dando la cara. Y me dicen tengo riesgo de fuga”, cuestionó.