"El complot urdido por Vizcarra y un grupo de autoridades arequipeñas contra Tía María fue la gota que colmó el hartazgo no solo de Araoz, sino también de Bruce". (Foto: Andina)
"El complot urdido por Vizcarra y un grupo de autoridades arequipeñas contra Tía María fue la gota que colmó el hartazgo no solo de Araoz, sino también de Bruce". (Foto: Andina)
Diana Seminario

Analista política

Con la renuncia de , Carlos Bruce y Ana María Choquehuanca, se van los rostros más visibles de lo que fue el conglomerado electoral Peruanos por el Kambio que llevó a Pedro Pablo Kuczynski a la Presidencia de la República el 2016.

El alejamiento de estos tres parlamentarios se produce luego de que se dieran a conocer los audios en los que el presidente negocia con los extremistas de Arequipa la suspensión de la licencia del proyecto .

La incomodidad de la también vicepresidenta Mercedes Araoz no es nueva, se evidenció cuando Vizcarra anunció su propuesta de adelanto de elecciones durante el discurso de 28 de julio. Medida que no fue dada a conocer ni a ella ni a ninguno de los miembros de la bancada.

“La situación de quiebre de la democracia interna en la bancada de PpK es sistemática e intolerable”, dice uno de los puntos del comunicado en el que Araoz, Bruce y Choquehuanca anuncian su retiro de la bancada oficialista.

El documento señala también: “Nuestro trabajo parlamentario ha estado orientado a la defensa del Estado constitucional de derecho, a la promoción de la inversión privada y pública, como principal motor para generar empleo y estabilidad social en el marco de defensa del Estado constitucional”.

Como se ve, el complot urdido por Vizcarra y un grupo de autoridades arequipeñas contra Tía María fue la gota que colmó el hartazgo no solo de Araoz, sino también de Bruce, quien en entrevista con el diario “Correo” señala:

“Ver a un mandatario dialogando con activistas de ultraizquierda para ver de qué manera nos tiramos un proyecto de inversión abajo no es el estilo de presidente que yo apoyaría. Eso no está en el plan de gobierno de PPK; en el plan de gobierno está cómo facilitamos esos procesos de inversión, con procedimientos que hagan que la gente entienda que estos proyectos de inversión son favorables”.

Bruce califica a la administración de Vizcarra como una autocracia. “Este gobierno es una especie de autocracia. Son tres o cuatro personas las que toman las decisiones, que después se comunican al Gabinete y, luego de anunciado al país, se la comunican a la bancada”.

Como bien lo han denunciado Bruce y Araoz, las acciones que actualmente viene ejecutando este gobierno distan mucho del plan original que llevó a Kuczynski al poder.

En las elecciones del 2016, el Perú se expresó claramente por dos propuestas que promovían la inversión en el marco de una economía social de mercado. Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski, con diferentes matices, aseguraban la continuidad de un modelo económico que en los últimos 26 años había permitido que el Perú progresara significativamente.

No hay que ser muy perspicaz para advertir quiénes son los nuevos aliados de este gobierno, que se atreven a pedir una Asamblea Constituyente.

Vizcarra prefiere los cantos de sirena de una izquierda fracasada, antes que gestionar un país al que está llevando al hoyo. La misma izquierda que no llegó a la segunda vuelta en el 2016 es la que celebra las malas decisiones de Vizcarra. ¡Felicitaciones, presidente! Usted cuenta con un nuevo oficialismo.