(Foto: Lino Chipana / GEC)
(Foto: Lino Chipana / GEC)
María Alejandra Campos

La situación financiera de en nuestro país es sencilla: o quiebra ahora o sobrevive con respirador artificial el tiempo suficiente para terminar de esclarecer la verdad en torno al Caso Lava Jato. Tal como mostró un informe de la Unidad de Análisis Político de este Diario, publicado en julio, el dinero de Chaglla solo le sirve a la constructora brasileña como herramienta de supervivencia, pues el monto de sus deudas supera largamente a sus activos. Pero sin el saldo de la hidroeléctrica, la quiebra es un escenario virtualmente inevitable.

Sin embargo, hay quienes prefieren asegurar el cobro de la reparación civil y no devolverle el dinero a Odebrecht a riesgo de que la empresa deje de brindar información. Por ello, creo que vale la pena despejar algunos mitos respecto al acuerdo de colaboración eficaz.

1. “Nunca nos van a pagar”

Lo que está en juego no es si Odebrecht va a pagar la reparación civil de S/610 millones o no. El asunto es cuándo. El acuerdo de colaboración eficaz establece que la empresa va a cancelar la deuda con el Estado en cómodas cuotas anuales a 15 años. Es decir, los S/524 millones de Chaglla irían regresando de a pocos al erario. Mientras tanto, la empresa tiene liquidez para seguir operando.

2. “El Gobierno se ha coludido con Odebrecht para devolverle la plata”

El acuerdo de colaboración eficaz tiene tres firmas: la de Odebrecht, la de la fiscalía y la de la procuraduría. Esta última entidad pertenece al Poder Ejecutivo, pues se encuentra dentro del Ministerio de Justicia. Pero decir que hay colusión o alguna intención de ocultar los términos financieros del acuerdo es simplemente desinformar.

En primer lugar, la decisión final de que se pueda reembolsar el dinero de Chaglla ha estado en manos de la jueza María de los Ángeles Álvarez. Es decir, ha sido el Poder Judicial y no el Gobierno el que ha bendecido los términos del acuerdo. En segundo lugar, el plan de pago de la reparación civil a 15 años se conoció hace meses, cuando se firmó el acuerdo y la fórmula utilizada es pública. Si les va bien con las matemáticas, pueden leer el capítulo de la sentencia en el que la jueza revisa la fórmula y expresa su conformidad.

3. “Si no le devolvemos la plata a Odebrecht, podemos construir hospitales”

Esta falacia ha sido repetida a diestra y siniestra por los opositores de la colaboración eficaz. Es cierto que 500 millones no es poca plata, pero no es que al Estado le falte. Según la web del Ministerio de Economía, a la fecha solo el 66,6% del presupuesto público ha sido ejecutado. Es decir, el problema es que el Estado no gasta la plata que ya tiene.

4. “Igual los brasileños nos van a mentir”

La declaración de Jorge Barata en diciembre va a ser la primera que el exejecutivo de la constructora brasileña haga con el acuerdo oleado y sacramentado. Es por ello que la probabilidad de que termine de esclarecer los vacíos en el Caso Lava Jato es mucho mayor que en anteriores interrogatorios. Por supuesto, no se puede confiar en que los corruptos digan la verdad sin tapujos. Pero sin duda la investigación de la fiscalía no habría llegado hasta donde está sin su colaboración. Todas las piezas que puedan aportar para armar el rompecabezas de la corrupción nacional son valiosas.

TAGS RELACIONADOS