Bancada de Acción Popular, sus miembros muestran una gran dispersión con agendas de diversa naturaleza, que parecen responder a demandas regionales. (Foto: GEC)
Bancada de Acción Popular, sus miembros muestran una gran dispersión con agendas de diversa naturaleza, que parecen responder a demandas regionales. (Foto: GEC)

La bancada de (AP) ha estado en los titulares en tiempos recientes. Y no precisamente por la conmemoración del ultimátum de La Merced, el 1 de junio último.

MIRA: Alberto Fujimori acudirá al TC para pedir su excarcelación tras fallo adverso del PJ

En enero del 2020, AP había confirmado el buen momento electoral iniciado en el 2016, con la candidatura presidencial de . Habiendo alcanzado 25 escaños, se convirtió en el grupo más grande y quintuplicó la representación parlamentaria que había tenido hasta el 30 de setiembre.

Pero, a diferencia de la bancada de entonces, que presentaba a cinco parlamentarios con experiencia congresal, municipal o electoral, la de enero del 2020 incluía –en su mayoría– a rostros debutantes.

Al inicio del mandato, parecían replicarse en la bancada las tensiones propias de un partido democrático, con varios aspirantes a la candidatura presidencial del 2021. Pero con el correr de las semanas se podría graficar una dispersión mayor, con agendas de diversa naturaleza, que parecen responder a demandas regionales. Junto a APP, la de AP es la bancada que incluye una mayor diversidad regional.

Además, la hiperactividad en la producción de proyectos de ley se consolida como una de las características del grupo parlamentario. Hasta fines de mayo, uno de cada cuatro proyectos de ley (25%) tenía su origen en AP, un patrón que recuerda al entusiasmo con que se abocaba a su labor parlamentaria.

MIRA: Gerardo Sepúlveda: Poder Judicial amplía impedimento de salida del país por un plazo de 19 días

Algunos de los proyectos de ley han encendido alertas dentro y fuera de la bancada. El que hizo más bulla fue el que proponía declarar de interés nacional la realización de un referéndum para reformar total o parcialmente la Constitución, del congresista Orlando Arapa (Puno), al que luego le quitaron respaldo. El mismo Arapa es autor de un proyecto de ley que plantea dejar sin efecto el Pacto Mundial para una Migración Segura, de las Naciones Unidas.

La retórica de varios proyectos de ley producidos en Acción Popular, incluyendo aquellos que tocan a diversos sectores económicos, podría tranquilamente tener su origen en UPP, una bancada muy lejana del tradicional centrismo del partido de la lampa.

La bulla podría ser producto de una natural diversidad de puntos de vista en un conglomerado amplio, tanto en la bancada como en la militancia, que incluye puntos de vista capitalinos y provincianos. Al final de cuentas, la causa de la alarma son proyectos y no realidades.

Pero recién las siguientes semanas aclararán la ecuación que se plantea para entender el presente de Acción Popular: si se acerca más a la demanda irresponsable o a la reforma mesurada. Si el desenlace es el primero, en el 2021 el típico grito de campaña (“¡Adelante!”) solo llevaría al país al abismo.

VIDEO RECOMENDADO

Martín Vizcarra aclara su verdadera relación con Richard Swing


TE PUEDE INTERESAR