Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Opinión

ONPE debajo del radar, la columna de Fernando Tuesta Soldevilla

“La democracia no se reduce a elecciones, pero sin elecciones no hay democracia”

Aprueban reglas del concurso para elegir al nuevo jefe de ONPE

El próximo mes se elegirá al nuevo jefe de la ONPE. La no ratificación del actual jefe de la institución encargada de planificar y organizar los procesos electorales obliga al Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) a no solo elegir a quien dirigirá las importantes revocatorias de este año, las elecciones regionales y municipales del próximo año, sino quién se encargará de planificar las elecciones generales del bicentenario. Es más, si bien se elegirá a una persona por cuatro años, se debe pensar en ocho, en la medida en que, si no la ratifica, como ha ocurrido en esta oportunidad, tendrá que convocar a un concurso en medio de un proceso electoral, febrero del 2021, con todo lo delicado, por no decir grave, que eso puede significar.

Pero el perfil del jefe de la ONPE, pensado para hace más de dos décadas, debe ser revisado. En 1995, año de creación de la institución, se estableció que quien asumiría el encargo debería tener experiencia en administración e informática. Así fue elegido el primer jefe, que era un ingeniero, el más técnico posible. Sin embargo, la subordinación al poder llevó al descrédito de la institución, que tuvo su punto alto en las cuestionadas elecciones del 2000.

Desde las elecciones del 2001 la institución recobró el prestigio perdido y logró ganar la confianza ciudadana. Hoy la ONPE, conjuntamente con el JNE y el Reniec, constituye parte de las pocas instituciones que tienen altos niveles de aprobación pública. Este es el verdadero certificado de calidad.

Para esta oportunidad, el CNM ha modificado el reglamento del concurso, mejorando el anterior. Pero es insuficiente. En la evaluación se otorgan muchos puntos al tema de grados y títulos, cuando no se trata de un puesto académico. Cualquier diplomado, maestría o taller de capacitación no puede tener un puntaje igual. Lo mismo ocurre con los eventos y publicaciones. No es lo mismo escribir o exponer en un evento internacional sobre procesos electorales que, con todo el respeto profesional, sobre regulación de las comunicaciones o contabilidad empresarial. No todas las universidades otorgan buenas formaciones, ni todas las editoriales publican libros de calidad.

Debió darse más peso a la experiencia en sector público y procesos electorales. Temas que deben ser los ejes de un examen escrito y no tan específicos como los referidos a aspectos presupuestales, logísticos o legales. Para eso el funcionario elegido debe tener la capacidad de construir un equipo profesional y especializado en cada área. Él o ella tiene que ejercer liderazgo, confianza y conocimiento sobre procesos electorales y no llegar al puesto para aprender en el camino.

La democracia no se reduce a elecciones, pero sin elecciones no hay democracia. Su organización debe ser planeada y ejecutada con altos niveles de coordinación, de manera limpia y transparente, al servicio del elector y relacionándose de manera imparcial con partidos y candidatos. El CNM tiene una prueba de fuego, por lo que los radares deben obligar a captar el interés de la opinión pública.

MÁS EN POLÍTICA...

Ollanta Humala apelará fallo que le impide salir libremente del país ► https://t.co/s8OCOIkACi pic.twitter.com/fyOt77fUCN— Política El Comercio (@Politica_ECpe) 19 de enero de 2017

Tags Relacionados:

ONPE

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada