El presidente es un venerable adulto mayor de una formación humanista que combina la sensibilidad europea con el pragmatismo tecnocrático anglosajón. (Foto: Presidencia Perú)
El presidente es un venerable adulto mayor de una formación humanista que combina la sensibilidad europea con el pragmatismo tecnocrático anglosajón. (Foto: Presidencia Perú)

Un alma caritativa le ha sugerido al seor presidente que se remangue la camisa, se tome un expreso y ejerza el privilegio etario, pizarra al lado, de hablar didcticamente sobre lo que sabe. Como lo haca Fernando Belaunde. Como lo haca Petete.

Al resultado se le podra reconocer las virtudes propias de un bmeran Si bien ha refrescado la imagen grfica del presidente, evidencia lo ajeno que resultan al tecncrata los recursos estilsticos de la poltica, especialmente cuando no se tiene en claro qu es lo que se quiere comunicar. El cargo reclama el ejercicio del gesto, punto de encuentro del favor popular con una causa digna. O con una buena idea, sincerando expectativas ante la crueldad de las encuestas.

Uno es lo que es, deca Popeye. Y el seor presidente es un venerable adulto mayor de una formacin humanista que combina la sensibilidad europea con el pragmatismo tecnocrtico anglosajn. Tiene academia, pero no calle. Tiene saln, pero no patio. Igual eso lo hace una persona de saber muy por encima del poltico peruano promedio, que si bien no es valla muy alta, es especialmente valla, entendiendo esta como obstculo avalado por circulina y el don de la pualada. Tal como lo acaba de demostrar ejemplarmente el congresista de su propio partido que hasta antes de pedir la vacancia presidencial era un ilustre desconocido y as lo seguira siendo de no ser porque PPK lo llev al Congreso

Pero si esa singularidad presidencial se queda en esttica de currculum fonavista que a estas alturas ya no se necesita, o se pasma en la nomenclatura vaca de un lujo que las masas no valoran, pues deviene en ociosa. El estilo hace al lder.

Fernando Belaunde supo sacarle lustre a las competencias de su profesin, intercalando con igual honra el ttulo de presidente con el de arquitecto. Pasemos al mapa, su leit motiv, es la gnesis de la pizarra con la que una de las versiones del presidente Kuczynski se acompa esta semana en televisin.

Garca glosaba a Haya de la Torre y a Belaunde, y a la propia estima mayesttica que tena de s mismo. Del primero recogi la retrica hipntica. Del segundo, la visin de que un presidente ha de saber interpretar a su pueblo. Para ese fin iba desde el roce criollo con el Zambo Cavero hasta la potica onrica de Caldern de la Barca. As engalan con versos del Siglo de Oro un discurso en la plaza San Martn a pocos metros del cine Coln, donde Seka la Ertica, la Marilyn Monroe del porno, exhiba sus talentos psicomotores.

Pero el estilo sin humildad degenera en pose. Pedaleando sobre la bicicleta estacionaria de una retrica autogratificante, Garca devino en anacrnico, con un reguetn forzado como agravante.

Alberto Fujimori, astuto hasta lo amoral, hizo de sus primeros meses de gobierno un desfile permanente de vestimentas tpicas peruanas, paralelismo con el lbum de Topo Gigio que fungi de tcnica til a la hora de afianzar su eslogan: Un presidente como t.

Citemos a su hijo y futuro contendor a la presidencia: tampoco, tampoco. Sera una tragedia que el sueo comn de la peruanidad fuera postular al Senado del Japn (entre otros). Pero por ms fallida que fuera su escala de valores, la mmesis adaptativa al servicio de la imagen de hacedor le funcion con la misma eficiencia que a un camalen le sirve ser verde entre plantas, gris entre piedras, afectado entre huaicos.

A Ollanta Humala, con esfuerzo, se le recordar por su marcial dedicacin a una maratn ensimismada. Un Forrest Gump sin habilidades especiales orbitando en torno a la fuerza gravitacional conyugal.

Finalmente, Alejandro Toledo es al estilo lo que una licuadora es a un helicptero. Pero el destino es generoso con sus predilectos. Este ex presidente podra ser el primero en tener ante s una oportunidad dorada para demostrar carcter en medio de la dificultad.

Lo anterior es una manera elptica de sugerir, a quien corresponda, que no se recurra a la usual frazada de tigre para cubrir las esposas. Bajo la luz cegadora de este verano peligroso, que el acero inoxidable de las marrocas resplandezca como una aureola que se ignora, que se aparenta no percibir.

As es como un poeta peruano recomendaba comportarse frente a los propios vicios. Con estilo.

MS EN POLTICA



TAGS RELACIONADOS