Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Opinión

Quince años después... Por Diana Seminario

La columnista afirma que es necesario desatarse de lo ocurrido durante el fujimorato para lograr un avance como país

Quince años después... Por Diana Seminario

El 14 de setiembre del 2000, el FIM de Fernando Olivera presentó al país el video que fue determinante para la caída de Alberto Fujimori. Ese día, Olivera no estaba solo, lo acompañaban el congresista Luis Iberico y Susana Higuchi, ex esposa de Fujimori, y por entonces también parlamentaria del FIM.

Quince años después, Iberico se encuentra ante otro reto de su carrera: tentar la presidencia del Congreso, y se apoya en el fujimorismo y en el Apra. 
Paradojas de la vida, Iberico nace como político para oponerse a Fujimori y Montesinos en el FIM, partido de ‘Popy’ Olivera, tenaz inquisidor de Alan García. Ahora, el único sobreviviente del desaparecido FIM es apadrinado por quienes fueran “los archienemigos” de ‘Popy’.

“Tenemos capacidad de mirar adelante. Hay una madurez en Keiko Fujimori que debo destacar. Podemos anteponer temas de interés nacional como la independencia del Congreso, el equilibrio de poderes. Durante el gobierno de Fujimori, Keiko era una jovencita y no puede responsabilizársele de las cosas que ocurrieron. El fujimorismo ha aprendido de las lecciones del pasado”. Estas palabras son del mismo congresista que consiguió el dinero para comprar el célebre primer ‘vladivideo’.

Iberico le devolvió el piropo a Keiko, quien días antes dijo de él: “En lo personal, lo veo con buenos ojos. Tiene liderazgo, experiencia y sabe consensuar con los otros grupos políticos”.

Pero Iberico no es el único que intenta pasar la página y pretende mirar la vida sin etiquetas. Fernando Rospigliosi no niega su simpatía por Keiko Fujimori, y admite haber votado por ella en el 2011. Y nadie podrá calificar a Rospigliosi de “corrupto fujimontesinista”, cuando fue precisamente él desde la trinchera periodística quien combatió al régimen de Alberto Fujimori.

“Creo que es una persona moderna, demócrata y que tiene una serie de capacidades. [...] No nos cerremos en odios que son inconducentes”. Así justificó Rospigliosi su acercamiento a Keiko.Quizás los dichos de Humala en España, las maniobras de Nadine Heredia para evadir la justicia y la mordaza que pretenden imponer a los procuradores nos tengan distraídos del hecho trascendente de que existan quienes están apostando por dejar de lado el odio y los prejuicios para pensar en el país.

No sé si lo de Iberico sea puro cálculo político o realmente está convencido de sus palabras. No somos nadie para juzgar conciencias, pero su solo gesto ya es un hecho histórico y de madurez, más allá de los resultados inmediatos. En el caso de Rospigliosi, él mencionó una palabra clave: odio. “No nos cerremos en odios que son inconducentes”. Nunca tan de acuerdo con él.

Ojalá que 15 años después podamos mirarnos con otros ojos. Son innegables los delitos y atropellos contra la democracia que se cometieron durante el fujimorato, pero también es innegable que como país no podremos avanzar si seguimos atados a un pasado vergonzoso y continuamos encerrados en nuestros prejuicios. Ya pasaron 15 años y los principales responsables de esa debacle están presos. ¿Y nosotros, cuándo nos liberamos?

LEE TAMBIÉN...

Demora en licitación impidió atender a víctimas de ola de frío ►http://t.co/H4WUqE2ZmK pic.twitter.com/RSyU79zcir— Política El Comercio (@Politica_ECpe) julio 13, 2015

Tags Relacionados:

Alberto Fujimori

Keiko Fujimori

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada